Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Comunicación de ida y vuelta


Desde los primeros cursos, en todos los libros de Lengua aparece la lección que trata sobre la Comunicación: han mejorado los mapas conceptuales, dibujos, diagramas, esquemas y demás aspectos visuales y gráficos de todos los elementos que configuran dicho fenómeno tan importante, esencial y básico desde tiempos inmemoriales para las relaciones humanas. Y hoy más que nunca en nuestra actualidad sea presente o en línea.

Pues bien: por recordar algo de ese entramado, citaré la importancia de la bidireccionalidad, y sin ánimo de ponerme exquisita con la terminología, acudo a la raíz del proceso que nos ocupa: el emisor envía, “emite” un mensaje a un receptor, que se supone y espera, lo “recibe”.

En este caso concreto, ambos, emisor y receptor, conocen el código lingüístico (español) y el canal, la escritura.

Si yo, emisora, mando un mensaje a un receptor y este da la callada por respuesta, la comunicación entre ambos dista mucho de producirse, vamos, que mi mensaje se pierde en el ciberespacio, en el correo electrónico, en la carta postal o en cualquier otro canal por el que yo lo he lanzado. Y se me pone cara de tonta y rictus de pasmo. Y no es porque esté esperando la respuesta inmediata, no…lo único que recibo es la nada. Silencio absoluto.

Voy llegando a mi objetivo de hoy: muchas de las instituciones oficiales de nuestro país, organismos públicos, entidades varias y variopintas, que sostenemos con nuestros impuestos, hacen caso omiso de nuestros mensajes que los hay de todo, cierto: informativos, peticionarios, quejosos y hasta reivindicativos, agradecidos y laudatorios. Esa actitud de total indiferencia muestra un desinterés palmario de nuestros representantes que lucen en la página web de su respectivo negociado un departamento de comunicación, y alguno más rimbombante hasta hace gala de “relaciones exteriores”; y me planteo yo si solo es una pestaña a la que pulsar, esperar y observar que no se despliega nada, o como mucho, una dirección de contacto a la que dirigirse, pero eso sí…la respuesta: llegará o no. Toda una incertidumbre. Constato que en la mayoría de casos, no hay receptor.

Me dirán los ínclitos responsables que no tienen tiempo, ni recursos, ni…ni…ganas, diría yo.

Hace algunos años, mi hija estaba en USA haciendo un curso académico, y para una asignatura eligió el tema de la sanidad en dicho país. Su profesor la animó a que mandara el trabajo a la Casa Blanca y a vuelta de correo, recibió una respuesta exhaustiva, firmada por Obama.

No somos tan ingenuos como para creer que el presidente se tomó la molestia de empuñar estilográfica y estampar su nombre, ni tan siquiera que el equipo de comunicación leyó el trabajo de una escolar extranjera.

Pero, hete aquí, que alguien avispado en relaciones sociales y en comunicación, debió inventar una plantilla, una rúbrica con diferentes ítems según el pelo de los mensajes (“cienes y cienes” de ellos) que permitía la respuesta: automática, mecánica, impersonal, robotizada.

Pero ya se había producido la comunicación.

En España nos hemos puesto las pilas, pero como en algunos aspectos, vamos a rebufo y a medio gas.

El día que yo sea ministra, contrataré a alguien o a “alguienes” para garantizar ese proceso tan necesario como es el encuentro entre emisor y receptor.

Y como solo se dice el pecado y no el pecador, en esta ocasión eludo y omito el nombre de alguna diputación, algún ayuntamiento y algún ministerio cuya respuesta a mis mensajes brilla por su ausencia.

Doctora en Ciencias de la Educación, Licenciada en Filología Hispánica y Diplomada en Filología francesa. Actualmente Profesora de Lengua Española en la Universidad Pontificia Comillas (Madrid) donde ha desarrollado distintas responsabilidades de gestión.

Ha impartido cursos de doctorado y Máster en Didáctica de Segundas Lenguas en la Escuela Diplomática del Ministerio de Asuntos Exteriores de España y en universidades extranjeras, entre otras: Wharton College, en la School of Law de Seattle University, Université de Strasbourg, y desde 2002, es profesora invitada en la Copenhagen Bussiness School de Dinamarca, en el Tecnológico de Monterrey (México), en la UNAM de DF (México) y en la Universidad de Ginebra (Suiza). Forma parte del claustro de la Universidad de Maroua en Camerún.

Destacan entre sus publicaciones, Con eñe, Lengua y Cultura españolas; Cuadernos didácticos para el guión de cine (C.D.G.); En el aula de Lengua y Cultura; Idea y redacción: Taller de escritura, y ediciones críticas de diferentes obras literarias enfocadas a la enseñanza: La tesis de Nancy, El conde Lucanor, Romancero, Fuenteovejuna…

Asiste como ponente invitada a congresos internacionales, entre los que destaca el último celebrado en La Habana sobre Lingüística y Literatura. Ha participado en la Comisión para la Modernización del lenguaje jurídico del Ministerio de Justicia y en diferentes Jornadas de Innovación docente. Dicta conferencias y publica artículos sobre la interconexión lingüística en traducción.

Su investigación se centra en la metodología de la enseñanza del español (lenguaje para fines específicos) y análisis del discurso.

Actualmente coordina el proyecto de investigación Violencia y Magia en el cuento infantil y forma parte del programa Aglaya sobre la investigación en mitocrítica cultural.

Periodismo riguroso y con valores sociales
Necesitamos tu apoyo económico para seguir contando lo que otros no cuentan. Para donar haz clic en el botón "COLABORA" de abajo. Muchas gracias por tu apoyo.
Slider