Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Socialismo democrático frente a socialdemocracia


No es socialdemocracia, ni socialismo ni comunismo; es socialismo democrático: socialismo y democracia como una unidad inseparable. Últimamente escuchamos estos términos utilizados por la derecha reaccionaria como un insulto, cuando no hay nada más noble y digno que utilizarlos llevando a cabo sus principios ideológicos, realizando sus políticas para el mayor bienestar de la mayoría. El socialismo democrático está a favor de los movimientos de base, con el objetivo de la creación inmediata de descentralización y democracia económica, superando y rechazando los métodos autoritarios del capitalismo.

Socialismo democrático suele utilizarse como sinónimo de socialdemocracia, como ha hecho Pedro Sánchez en su discurso de clausura del 40 Congreso del PSOE, pero no lo es; hay diferencias. No es crítica es clarificación. El socialismo democrático acoge, perfecciona y profundiza toda la estructura de libertades de la revolución burguesa de fines del siglo XVIII: derechos humanos, división de poderes, limitaciones jurídicas a la autoridad pública, o soberanía popular; también las preocupaciones por la equidad inherentes a las doctrinas socialistas, que las completa dialécticamente con sus propias aportaciones ideológicas de carácter democrático: organización popular, partidos políticos de masas, sindicalismo, pluralismo ideológico, elecciones, constitucionalismo social, los nuevos derechos humanos, las responsabilidades social y ecológica de la propiedad, y la equidad económica, a fin de alcanzar una fórmula política moderna y dinámica lo suficientemente flexible para que se adecue a las distintas circunstancias de lugar y de tiempo; superando el capitalismo para cambiarlo por vías democráticas.

Lo más parecido al socialismo democrático, queda reflejado en un manifiesto de Unidas Podemos que ha realizado en el final de la clausura de su Universidad de Otoño, bajo el título Brújula para ganar una década, donde ha dejado claro que quiere que la próxima década sea la de la verdadera revolución económica y social de España, para lo que es "condición indispensable" que el partido encabece el Gobierno como fuerza mayoritaria, una tarea para la que pide el apoyo de "la gente decente". Para ello, Podemos en su manifiesto ha dejado un listado de diferentes proyectos, y cambios económicos, sociales y políticos que "van a ser prioritarios" en los próximos años.

La socialdemocracia es una ideología política, social y económica, que busca apoyar las intervenciones estatales, tanto económicas como sociales, para promover la justicia social en el marco de una economía capitalista. Es un régimen de política que implica un compromiso con la democracia representativa, medidas para la redistribución del ingreso y regulación de la economía en las disposiciones de interés general. La socialdemocracia es una ideología surgida en la segunda mitad del siglo XIX en Europa, que defiende una economía mixta y un estado de bienestar. En la actualidad, los socialdemócratas defienden elementos del socialismo y del capitalismo, combinados en la llamada economía mixta, sin dejar de lado los ideales de justicia social.

En la clausura del 40 Congreso Federal del PSOE, Pedro Sánchez ha tenido la oportunidad de teorizar sobre la socialdemocracia. De hecho, la foto fija de la socialdemocracia, la hemos visto representada por Pedro Sánchez, Felipe González, Rodríguez Zapatero y Almunia y sus políticas. En algún momento ha utilizado el término socialismo democrático para referirse a la socialdemocracia, reivindicando al PSOE como referente de la socialdemocracia, que ha impregnado su mandato al frente del PSOE y también del Gobierno. Hasta una veintena de veces ha enarbolado esa bandera en su discurso de cierre del 40 Congreso en el que los socialistas ponen rumbo al ciclo electoral de 2023 en un momento en el que las encuestas no son favorables.

El presidente ha puesto en valor las medidas con la que España ha luchado contra la pandemia −los ERTE, la vacunación, por orden de necesidades médicas y no del tamaño de las carteras, la eutanasia, la subida del SMI o el Ingreso Mínimo Vital−. "Eso se llama socialdemocracia", ha repetido en un discurso en el que ha hilado el pasado y el presente, comparando lo que lleva de mandato con "conquistas" históricas de los socialistas como el sistema nacional de salud, el fin de la violencia de ETA, la ley de violencia de género, la de igualdad o al matrimonio igualitario. Pedro Sánchez se ha mostrado convencido de que la receta socialdemócrata a la salida de la crisis reforzará a los socialistas, reivindicándose frente a otras.

El socialismo democrático, es la ideología oficial del reformismo moderno, proclamada en el Congreso de Francfort de la Internacional Socialista en 1951. Las raíces teóricas del socialismo democrático arrancan del neokantismo, con su preconización del socialismo ético. Es un ideal moral, accesible por igual a los representantes de todas las capas de la sociedad. Se rechaza la lucha de clases, la revolución socialista y la dictadura del proletariado. El socialismo surge democráticamente, como resultado de una suma de medidas sociales y de tipo cultural y educativo.

En este trance, y en la actualidad, las múltiples fuerzas políticas e ideológicas de izquierdas deben unirse y no disgregarse, confluyendo en una estrategia común que aleje y aparte a la derecha reaccionaria que representa el PP y a la ultraderecha, que representa otros tiempos pasados y sufridos durante el franquismo, transformando el Sistema democráticamente para la implantación de otro más justo e igualitario.

Se ha celebrado el 40 Congreso Federal del PSOE y mucho recuerda a aquel Congreso de Suresnes, en el que se aprobó la nueva estrategia, políticas y nuevos objetivos, contra el franquismo en el interior y preparar el camino para la democracia. En 1974 el régimen de Franco agonizaba y la oposición democrática se preparaba para acceder a las instituciones. La alternativa pasaba por reforma o ruptura. Luego, la mayoría de quienes propugnaban la ruptura, reformaron y los de la reforma, hoy, anhelamos la ruptura. En el 40 Congreso, en el ámbito ideológico o programático no se han producido grandes cambios. La posición socialdemócrata del PSOE se mantiene en sus líneas básicas.

En la historia de España, la unidad de la izquierda no ha tenido final feliz. Pero unidad ha habido y lo negativo de la historia no tiene por qué repetirse, pese a la llamada de los voceros interesados, argumentando que volverán a ocurrir los males si no gobierna la derecha. La izquierda sigue dividida y en el peor de los casos enfrentada. La izquierda tiene que cuestionar el poder, sin olvidar que el objetivo de la acción política, consiste en la transformación de la realidad injusta y la función de las ideas y principios en cargarse de razones. Juntos contra el enemigo.

La derecha está unida, desde el centro, hasta su extremo: liberales, democristianos, conservadores, franquistas y la extrema derecha. Frente a ello los partidos de izquierdas se han caracterizado por marcar sus diferencias. Por si mismo no es negativo, si pretende fortalecer los debates y encontrar, mediante la razón, las ideas que lleven a superar la situación de injusticia que soporta la clase trabajadora, pero es innegable que esa desunión, hace que la derecha se mantenga en el poder y consiga sus fines.

El socialismo democrático está a favor ya sea de transición electoral al socialismo o la revolución espontánea de las masas desde abajo para distinguirse de los socialistas autoritarios que requieren un Estado de partido único, la posición del marxismo-leninismo. Por el contrario la socialdemocracia es una ideología política, en el marco de una economía capitalista, que propugna la intervención directa del Estado en la economía. El fin de la intervención es el de poder redistribuir la renta de una forma más social, garantizando el estado de bienestar y el interés general.

El socialismo democrático, como movimiento internacional, no exige uniformidad de enfoque. Ya sea que los socialistas construyan su ideología en el marxismo u otros métodos de análisis de la sociedad, ya sean inspirados por principios religiosos o humanitarios, si se aboga por la organización social y económica, basado en la propiedad y administración colectiva o estatal de los medios de producción y distribución de los bienes.

Unidas Podemos, en el manifiesto ya mencionado, expresa los diferentes cambios y medidas que se deben hacer en España para hacer la revolución social y económica. En esa lista aparecen medidas como implementar mejoras salariales, mejorar la sanidad y la educación, profesionalizar los cuidados y "recuperar su soberanía económica, industrial y productiva, irresponsablemente desmantelada durante demasiado tiempo". Unidas Podemos expresa en el texto, que España tiene que desplegar una estrategia de soberanía productiva y alimentaria, de economía circular y consumo de proximidad; contar con una industria fuerte y localizada, una cadena alimenticia de proximidad y reservas estratégicas de las materias primas esenciales.

En el plano político, Unidas Podemos considera que será necesario "romper el bipartidismo y extender la democracia a todos los ámbitos", incluidos la organización del Estado y la influencia de la iglesia católica, de modo que sea posible avanzar hacia la "irrenunciable e irremediable república solidaria y plurinacional en la que nuestro país se debe convertir mediante una nueva Constitución del siglo XXI".

Las teorías de un socialismo democrático representan un concepto igualitario de justicia, afirman el Estado democrático, luchan por la seguridad del estado de bienestar para todos los ciudadanos, quieren limitar la propiedad privada de una manera socialmente aceptable y socialmente integral, y regulan políticamente el sector económico.

El socialismo, comunismo, anarquismo, sindicalismo, ecologismo, feminismo, pacifismo, son ideologías, con demandas sociales, que desde lo específico, dan una visión global de la cuestión, para promover la igualdad, la justicia social y la solidaridad. Para conseguir sus fines tienen que llegar al poder y mejor unidos. Unidad desde la diversidad, frente a la derecha como enemigo común. Todo puede conseguirse uniendo, no disgregando, por el socialismo democrático.

Profesor y columnista.

Periodismo riguroso y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider