Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Ghoster, Ghosting: reflexionando sobre encontrar al que se fue a por tabaco


La palabra fantasma es un término que apareció recientemente, de la palabra inglesa " ghost " que significa fantasma. Es el acto de dejar a alguien sin avisarle, de la noche a la mañana y sin explicación. Se está haciendo el muerto: sin una última discusión, sin llamadas, sin correo electrónico whatssap o SMS. Hay, por tanto, una idea de desaparición, una triste metáfora de la muerte detrás de este fenómeno: jugar al muerto, al fantasma. Es un fenómeno que se amplifica en la seducción y las relaciones sentimentales, aunque últimamente aparece con ímpetu en las relaciones laborales así como en diversos grupos sociales de índole variada.

La relación con el otro, con los otros, se convierte cada vez más en una relación con el objeto. Con un clic, me pongo en contacto y con un clic dejo a la persona. Se ha convertido en un fenómeno de moda que lamentablemente define cada vez más las relaciones actuales de seducción y pareja.

Sin previo aviso o razón aparente, el ghoster decide cesar toda comunicación y todo contacto con la ex pareja. Ignora sus intentos de hablar, intercambiar, comprender. Juega al fantasma.

De repente, nada. Sin una explicación, desapareció, como cuando se iban a comprar tabaco y no volvían pero a lo bestia. No más mensajes, llamadas y momentos juntos. Para las víctimas del fantasma, se traduce en una desesperante búsqueda de la explicación, naufragando ya en la ausencia, la frustración y la incomprensión. No hay una ruptura real, no hay explicaciones, solo silencio y una desaparición repentina.

Fantasmas, un acto de cobardía

Hay quienes son demasiado tímidos o temerosos de romper, de decirle al otro que todo ha terminado. Desaparecer repentinamente del paisaje les resulta más fácil. Suena como aquellos que te dejan porque supuestamente eres "demasiado bueno" para ellos. Pero, sobre todo, ser o hacer el fantasma es simplemente un acto de cobardía, tal vez acorde a la normalidad social. Esta es la forma encontrada de cortar el enlace sin tener que dar explicaciones. Mensajes sin respuesta, desvío de llamadas a contestador automático, perfil eliminado e incluso bloqueado. Es increíblemente violento pasar de la intimidad a la indiferencia, al silencio, al desprecio. Por ninguna otra razón que no sea el juego. Hoy, puedes conocer a mucha gente con un solo clic. Las citas se han convertido en un pasatiempo y el compromiso es algo de lo que hay que alejarse.

El fantasma es para muchos la forma fácil de cambiar a otra cosa en lugar de perder el tiempo explicando los motivos de su salida, en lugar de sufrir reproches o lágrimas, simplemente eliminaremos el perfil de su lista. Y desaparecer. Prácticamente y de hecho. Nos quedamos en la lógica del clic, al siguiente, al rápido, al completo. El Ghoster simplemente entra y sale de la vida de alguien sin previo aviso, sin explicación. Es romper sin dejar al otro. En verdad hemos podido ver cómo este fantasmeo se entrena ¿cómo? a base de que te llamen comerciales, promotores, perseguidores de impagos…ni levantas el teléfono.

Un día vas a una entrevista de trabajo, vuelves, no sabes cómo decir que no quieres ese trabajo y desapareces. Otro día de los muchos que estás en un grupo de “amigos” por whatssap o faccebook y en efecto abandonas el grupo, porque al final no son más que metaversos.

En las relaciones amorosas, para la persona que se fue, hay un trabajo de duelo por hacer. Y es difícil llorar sin poder darle sentido a este final de la historia. A menudo, esto va acompañado de un cuestionamiento de la propia valía. No entendemos por qué el otro nos hizo esto. ¿Por qué no vimos venir nada? Y nos hacemos mil preguntas sobre lo que hicimos o no hicimos, o lo que deberíamos haber hecho. Ser víctima de fantasmas a menudo significa ver su confianza en sí mismo puesta a prueba y pasar por un período oscuro. El que queda se queda, ahí estará solo con sus preguntas. El que se va ha funcionado de una manera que el otro no veía venir. La incomprensión es total. De la noche a la mañana, el otro ya no está. El efecto fantasma provoca una pérdida de confianza, una profunda devaluación. Quien se quede se sentirá abandonado. Sin embargo, quizás sería acertado pensar que no tener una respuesta para todo pero que podremos reconstruirnos a nosotros mismos. La trampa es sentirse culpable. Mirar con lupa todo lo que hemos podido decir, hagamos o no, y decirnos a nosotros mismos que quizás no deberíamos haber actuado de tal o cual manera... es un círculo vicioso en el que lo más recomendable es no entrar. Para comprender este silencio repentino, legítimamente queremos una explicación. Por lo tanto, el primer instinto de una víctima de fantasmas es, por supuesto, intentar entrar en contacto con el otro. Su silencio es aún más devastador. Al principio, muchas personas entran en pánico y piensan que el otro ha tenido un accidente.

Durante el efecto fantasma, la persona que queda siente que es un objeto y que se desecha después de su uso. Más allá de la herida emocional, está la herida narcisista. Al considerar en exceso ser abandonado de forma tan brutal, la persona puede sentirse negada en su personalidad y sufrir una fuerte herida de abandono . Esta situación es, en efecto, de extrema violencia psicológica, tanto más si la víctima del fantasma tiene una debilidad en términos de autoconfianza.

Lo que más duele durante un fantasma es precisamente la reactivación de la herida de abandono. Hay sufrimiento, malentendidos y una poderosa sensación de vacío. Este vacío es ante todo la ausencia de un verdadero amor por uno mismo. Creemos que nos amamos, pero de hecho todavía no es así. En esta búsqueda desesperada del amor, le hemos dado todo el poder al otro y nos hemos olvidado de nosotros mismos.

Doctora en filosofía y letras, Máster en Profesorado secundaria, Máster ELE, Doctorando en Ciencias de la Religión, Grado en Psicología, Máster en Neurociencia. Es autora de numerosos artículos para diferentes medios con más de cincuenta publicaciones sobre Galdós y trece poemarios. Es profesora en varias universidades y participa en cursos, debates y conferencias.

Periodismo riguroso y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider