Quantcast
EL PERIÓDICO
Edición: ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
Apóyanos ⮕

Alemania: ¿tres son multitud?


Alemania tendrá nuevo gobierno la semana que viene, tras el acuerdo tripartito sobre un programa de 177 páginas alcanzado recientemente por socialdemócratas, verdes y liberales. Comienza una nueva etapa política, pero habrá continuidad en los asuntos fundamentales. No en vano, el canciller in pectore, Olaf Scholz, se presenta como un fiel heredero de la era Merkel.

Se trata de una paradoja aparente: la política alemana (como la europea, salvo en sus márgenes periféricos) está dominado por el llamado consenso centrista, que ha resistido el empuje del nacional-populismo, aunque haya asumido algunos de sus presupuestos. Pero en Alemania este principio rector de la política aparece reforzado por su condición de motor de la Unión, de líder de facto. Y por una tradición que procede del milagro de la recuperación económica de posguerra, basado, según creencia ampliamente compartida, en la capacidad de acordar en vez de discrepar.

La fórmula tricolor o semáforo (por el color de los tres partidos de la nueva coalición de gobierno) es inédita, y eso es quizás el único elemento realmente novedoso de la nueva etapa. Nunca ha habido un gobierno compuesto por tres fuerzas políticas en la República federal. El sistema electoral y la ciudadanía favorecían la conformación de mayorías estables.

Pero las crisis europeas de la última década (financiera, migratoria y sanitaria) han erosionado el predominio de los partidos centrales (CDU-CSU y SPD) y otorgado un plus de influencia a los menores (Verdes, FPD) y, con desigual fuerza, a los extremos (AfD y Die Linke). En otro país, esta coalición tripartita emergente sería Frankenstein político. No en Alemania. Aunque liberales y verdes se presentaron con programas muy discordantes en el ámbito económico y ecológico, el SPD ha oficiado como fiel de la balanza en las negociaciones del gobierno y, previsiblemente, lo seguirá haciendo en el ejercicio del poder. La pregunta es si será capaz de mantener unida la coalición.

Estas semanas, los medios alemanes han ido ofreciendo pistas del tira y afloja. Las negociaciones eran secretas y los participantes han respetado, con el rigor que les caracteriza, ese compromiso. Pero siempre hay filtraciones. En un detallado artículo, el semanario DER SPIEGEL (centroizquierda) ha ofrecido un relato jugoso de lo ocurrido estos últimos dos meses. La idea principal es que ya han empezado a surgir las primeras fracturas en la coalición (1).

SENSACIÓN AGRIDULCE EN LOS VERDES

Los Verdes, pese a su entusiasmo aparente, no están satisfechos por el resultado de las negociaciones. El principio cero carbón se adelanta a 2030, pero como objetivo “ideal” no como mandato efectivo. En cambio, consiguen que el 80% de la electricidad sea suministrada por energía renovables frente al 65% actual (2).

Como segundo partido en votos, los Verdes intentaron hacerse con el ministerio de Transportes, para dinamizar los cambios en un sector de gran impacto medio ambiental. Los liberales abortaron la maniobra reclamando la cartera de Medio ambiente, que los Verdes no podían perder. Al final, el colíder ecologista, Robert Habeck, ha obtenido La Vicecancillería y una supercartera de Economía, Ecología y Energía, desde la que intentará consolidar un diseño transformador de la estructura productiva. La otra palanca de cambio verde será Agricultura. Pero el líder liberal, Christian Lindner es el que tendrá las llaves de la caja fuerte federal. El pulso será intenso... y ruidoso. De momento, una de las propuestas verdes, la reducción de la velocidad máxima de los vehículos en las autopistas a 120 km/h (simbólica pero muy mediática) ha quedado descartada, por la oposición decidida de los liberales. En la base ecologista hay frustración, sobre todo en su corriente antes denominada fundi (por fundamentalistas); es decir, los más idealistas o puros, que temen una disolución de los principios en la espiral de la gestión cotidiana y los equilibrios políticos (3).

UNA POLÍTICA EXTERIOR CONTINUISTA

Los Verdes han conseguido Exteriores, pero es tradición en los gobiernos de coalición alemanes que el segundo partido se quede con esa cartera. La ministra será la candidata derrotada a la Cancillería, Annalena Baerbock, la otra componente del liderazgo bicéfalo del partido, que satisface así una ambición personal demasiado transparente. Pero, como también es de rigor, la política exterior, en los asuntos estratégicos, se conduce desde la Cancillería. Baerbock tratará de defender sus prerrogativas, pero Scholz conoce muy bien este axioma de la gobernación alemana. Aquí también se prevén conflictos internos. La futura ministra tiene posiciones más duras frente a China o Rusia y más ambiciosas en los asuntos de integración europea (especialmente en los económicos).

Scholz es más circunspecto. Con Moscú, no querrá arriesgar un entendimiento del que depende el suministro gasístico y la estabilidad del orden de posguerra fría. Los Verdes son más críticos con la OTAN, en particular con los asuntos nucleares (al cabo, de esa polémica nacieron, en los ochenta), mientras los socialdemócratas, desde Brandt, son partidarios de que el entendimiento con el Kremlin no se haga en perjuicio de la solidaridad atlantista. El SPD se asegura el Ministerio de Defensa, como se esperaba. Con Pekín, Scholz se cuidará de poner en peligro los intereses de la industria exportadora alemana. O sea, línea Merkel.

La primera prueba de la cohesión podría ser Ucrania. Las especulaciones sobre una inminente operación militar de Rusia, abonada por filtraciones de los servicios de inteligencia acerca de una concentración de tropas rusas en la frontera, han puesto en alerta a los principales responsables políticos y militares occidentales. No es la primera vez que surgen estos rumores, con motivo de maniobras o ejercicios rutinarios. Pero que el propio presidente ucraniano haya llamado al lobo ha disparado la atención mediática.

EL GASTO PÚBLICO, PRUEBA CLAVE DE LA COHESIÓN

Pero donde la estabilidad del próximo gobierno puede estar sometida a más presión es en la política económica. Los liberales han conseguido que se mantenga el llamado “freno de la deuda”, para disgusto verde, que quieren financiar generosamente el cambio ecológico. Habrá más flexibilidad que en el pasado, como ha ocurrido recientemente debido a los programas de activación contra los efectos depresores de la pandemia. Pero se mantiene el compromiso de reequilibrar las cuentas públicas en 2023, cuando se supone superada la crisis COVID (4).

En la extinguida Gross Koalition, Scholz defendió una política un poco diferente a la de los puristas de la austeridad de la CDU-CSU. Merkel dejó hacer, convencida de que la situación excepcional lo exigía. El entonces vicecanciller se rodeó de un equipo alejado del rigorismo que han ejercido los ministros de Hacienda alemanes (5). Pero si los brotes inflacionarios que ahora apuntan se confirmaran, los partidarios de la ortodoxia presionarían. Y los liberales serán sus máximos exponentes en el nuevo gobierno.

En el artículo de DER SPIEGEL mencionado más arriba, se indica que los Verdes no cuentan con el apoyo garantizado del SPD en un eventual choque con los liberales, y se basan en detalles de la negociación: por ejemplo, el alineamiento FPD-SPD a favor de la ratificación del tratado comercial con Canadá (CETA). Pero también en percepciones de química o de entendimiento personal. Scholz y Lindner han desarrollado desde hace tiempo una cálida relación personal, más allá de sus divergencias políticas. Paradójicamente, en asuntos socio-culturales (aborto, matrimonio, drogas, etc), los verdes están más cerca de los liberales que de los socialdemócratas. La base tradicional socialista/sindical es más tradicional.

LA HORA DE SCHOLZ

La capacidad de Scholz para conducir este proyecto a término dirá mucho sobre su valor como líder. El radicalismo de la primera hora como militante socialista quedó hace mucho tiempo en el olvido (6). Su pragmatismo avala el estilo negociador, conciliador, pactista que defendió como heraldo de su candidatura. Un merkelismo sin Merkel, con un acento social más retórico que sustancial. El SPD ha conseguido que los liberales acepten el salario mínimo a 12 euros la hora, a cambio de no avalar genéricamente las “alegrías presupuestarias” de los Verdes. La base socialista parece de momento satisfecha, porque ni el mejor de los sueños podían imaginar hace apenas seis meses que uno de los suyos volviera a ocupar la Cancillería, a la postre el puesto más decisorio, con coalición o sin ella. La fracción izquierdista del SPD no agitará el barco, salvo que las concesiones a los liberales sean demasiado evidentes. En todo caso, pronto puede surgir la impresión de que tres son multitud para conducir el destino próximo del país más rico y poderoso de Europa.

NOTAS

(1) “How stable is Germany’s new coalition? The first fractures become apparent in Berlin”. DER SPIEGEL, 27 de noviembre (versión en lengua inglesa).

(2) “Green shift. Germany’s new government holds great promise. It will need luck, too”. THE ECONOMIST, 24 de noviembre.

(3) “En Allemagne, Scholz présente un Accord de coalition placé sous le signe du ‘progress’”. THOMAS WIEDER (corresponsal). LE MONDE, 25 de noviembre.

(4) “Are Germany’s capitalists cool now?”. PETER KURAS. FOREIGN POLICY, 24 de noviembre.

(5) “Olaf Scholz’s quiet revolution in Germany economics”. CAROLINE DE GRUYTER. FOREIGN POLICY, 8 de octubre.

(6) “He convinced voters he would be like Merkel. But who is Olaf Scholz? KATRINN BENNHOLD. THE NEW YORK TIMES, 24 de noviembre de 2021.

Licenciado en C.C. de la Información, rama de Periodismo, por la Univ. Complutense y Licenciado en Filosofía y Letras, rama de Historia, por la Univ. Autónoma de Madrid.

OBRA LITERARIA

- “Después del final” (2012), novela publicada por ViveLibro

- “Luces del último siglo” (2020), novela publicada por Caligrama.

OBRA HISTÓRICA

“La resistencia socialista en Asturias (1937-1962)”. FUNDACIÓN LARGO CABALLERO. Madrid, 1986

Tu opinión importa. Deja un comentario...

Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider