HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Aquellos polvos (y Filomena) trajeron estos lodos


(Tiempo de lectura: 2 - 4 minutos)

Veo fotos y fotos, recordatorio de comuniante de aquel 8 de enero, no tan lejano, sobre la nevada que cegó a gran parte del centro de la península (Ibérica, para más señas).

A mí no me hizo gracia ni el primer día, ni estampa navideña, ni postal artística ni mandangas al uso: debe ser que tengo poco sentido del humor, menos cintura y no le veía el romanticismo por ningún lado. Creo que pudo y sigue pudiendo mi pesimismo realista, mi pie a tierra. No cedo un ápice al idealismo de aquel parón instantáneo y coyuntural que nos pilló con el pie cambiao, por no decir con cierta parte del cuerpo al aire.

Y de ese polvo, otro y otro…una ristra de polvos que hoy nos enlodan: no sé si somos capaces de reaccionar ante cifras y datos, incidencia y saturación, llamamientos y alarma; nos hemos acostumbrado en este joven 2022 a más de lo mismo.

Ocurre que cuando conocemos una baja de un profesor, un confinamiento de un amigo, un positivo de un alumno, son personas con piernas y ojos, con cara y DNI, o sea, con nombre y apellidos (dos en nuestra cultura)…

Y ahora toca volver al lodo, o al tajo o sea al cole, al insti y a la uni: y andan los comités de crisis llenos de ídem: mascarillas, geles, puntos señalando distancia, presencialidad, nuevos requisitos…o sea, más de lo mismo. Y miedo, mucho miedo: susto, y que corra el aire y que a mí no me toque el bicho.

Nada. Tanto polvo para nada: no hemos aprendido ni a hacer la o con un canuto.

Las comunidades autonómicas a la gresca, los medios de comunicación con titulares a su gusto, sobre todo partidistas y partidarios de sus respectivas ideologías, el gobierno dando bandazos (creo que la “carne roja” de Garzón ha sido un cebo para ver si distraían el punto de atención, pero no ha funcionado) y los señores diputados calentando motores para ocupar el congreso el lunes y… vuelta la burra al trigo. Nada. Más de lo mismo.

Después del ataque meteorológico de esa fémina con nombre de antigualla, seguimos con cara de pasmo, sin saber qué hacer o a quién acudir.

Bueno, algo sí hemos aprendido: acudir a nuestro propio sentido común, está claro, y mira qué gratis y que fácil les ha salido a nuestros políticos; y da igual que vivamos en la comunidad de la libertad o en otras con restricciones de ocio nocturno.

Toca pararse y reflexionar, darle una pensada y luego de sopesar los pros y los contras, actuar; eso sí calzarse las botas bien altas para no enfangarse.

Poco va a faltar para que algún que otro mandatario europeo mande a “escaparrar” a su población, a regar a esos negacionistas, y a los desobedientes, insolidarios e irresponsables que tocan las narices porque se levantan con el pie de “aquí manda mi raqueta”.

Aquellos días de 2021 se paralizó hasta la pandemia, el corona congelado y el Capitolio asaltado, ertes iban y ertes venían; poco a poco casi todo se recuperó, es decir, volvió a la “normalidad” del “horribilis” 2020: variantes, olas, picos y muertos.

¡¡Vaya polvos!!, ya lo creo: por eso ahora en 2022 el barro nos llega hasta las rodillas. Y parece que aquí nadie se despeina, bueno a Macron se le ha soltado la lengua tan fina y “la politesse” al carajo con un “joder” modo puñetazo en la mesa a ver si llega la inmunidad de rebaño, borregos al margen.

No puedo evitar el pellizco en el estómago, pero sigo confiando en el criterio de las autoridades sanitarias: virólogos, investigadores, epidemiólogos… (a pesar de alguna voz disonante del propio gremio).

Vaya barrizal para este mes de enero.

Doctora en Ciencias de la Educación, Licenciada en Filología Hispánica y Diplomada en Filología francesa. Actualmente Profesora de Lengua Española en la Universidad Pontificia Comillas (Madrid) donde ha desarrollado distintas responsabilidades de gestión.

Ha impartido cursos de doctorado y Máster en Didáctica de Segundas Lenguas en la Escuela Diplomática del Ministerio de Asuntos Exteriores de España y en universidades extranjeras, entre otras: Wharton College, en la School of Law de Seattle University, Université de Strasbourg, y desde 2002, es profesora invitada en la Copenhagen Bussiness School de Dinamarca, en el Tecnológico de Monterrey (México), en la UNAM de DF (México) y en la Universidad de Ginebra (Suiza). Forma parte del claustro de la Universidad de Maroua en Camerún.

Destacan entre sus publicaciones, Con eñe, Lengua y Cultura españolas; Cuadernos didácticos para el guión de cine (C.D.G.); En el aula de Lengua y Cultura; Idea y redacción: Taller de escritura, y ediciones críticas de diferentes obras literarias enfocadas a la enseñanza: La tesis de Nancy, El conde Lucanor, Romancero, Fuenteovejuna…

Asiste como ponente invitada a congresos internacionales, entre los que destaca el último celebrado en La Habana sobre Lingüística y Literatura. Ha participado en la Comisión para la Modernización del lenguaje jurídico del Ministerio de Justicia y en diferentes Jornadas de Innovación docente. Dicta conferencias y publica artículos sobre la interconexión lingüística en traducción.

Su investigación se centra en la metodología de la enseñanza del español (lenguaje para fines específicos) y análisis del discurso.

Actualmente coordina el proyecto de investigación Violencia y Magia en el cuento infantil y forma parte del programa Aglaya sobre la investigación en mitocrítica cultural.

Tu opinión importa. Deja un comentario...


Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider