HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

¿Qué es una francmasona? (a propósito de las elecciones francesas)


(Tiempo de lectura: 4 - 7 minutos)

En un comunicado de prensa del 13 de abril de 2022 y con motivo de las Elecciones presidenciales: Siete obediencias masónicas llamaron a la movilización republicana de la siguiente manera:

“Las próximas elecciones serán un gran reto para nuestro país. Amenazas preocupantes se ciernen sobre nuestra sociedad, agitando el racismo, el rechazo y el odio a los demás, y los impulsos identitarios. Ejercer el derecho al voto, el deber ciudadano, es más esencial que nunca para preservar nuestra democracia.

En cada elección se observa una erosión de la participación de los ciudadanos en los distintos comicios. Si la creciente abstención debe llevar a los responsables políticos y gubernamentales a cuestionar su responsabilidad ante el pueblo, para las Obediencias Masónicas francesas, es esencial que los ciudadanos aprovechen esta oportunidad para afirmar el principio democrático del sufragio universal. Sin prejuzgar las razones o justificaciones de la abstención, las Obediencias Masónicas Francesas firmantes llaman a todos y cada uno a ejercer su poder a través del voto.

Si bien no es su función interferir en las decisiones individuales de los ciudadanos, sí lo es alertar a sus miembros sobre la incompatibilidad de trabajar en sus talleres y de favorecer, con su voto, a movimientos que propugnan el odio y la discriminación.

Las Obediencias Masónicas francesas firmantes recuerdan su compromiso con la paz, la libertad, la dignidad humana, la igualdad absoluta entre hombres y mujeres, el laicismo y la justicia social, la construcción de sociedades fraternas, ¡principios opuestos a toda forma de segregación, discriminación y repliegue! Desean recordar los valores y principios fundamentales que deben unirnos y no dividirnos en la perspectiva del bien común”.1

Su lucha es incesante en la búsqueda de un bien mayor, superior. Este domingo primero de mayo, grupos de masonas se reunieron en Célébration de la mémoire de Louise Michel desde el centro de investigación de la GLFF, y los actos se han multiplicado en las ciudades para celebrar la laicidad y el derecho de ser.

Una francmasona es una mujer común y corriente con, además, un requisito: así es como Gisèle Faivre2, antigua Gran Maestra, define a una mujer masona. En una sociedad en la que la coeducación es la norma y en la que las mujeres comparten el trabajo y las responsabilidades cívicas con los hombres, ¿por qué una obediencia femenina?

Si en el pasado la afiliación no mixta excluía y discriminaba a las mujeres, también puede ser una opción, una forma de desarrollarse. Las mujeres que han elegido unirse a la Gran Logia Femenina de Franciaproceden de todos los ámbitos de la vida y de todas las culturas. Trabajar en una logia4 ofrece un lugar privilegiado para conocerse mejor, confrontando la propia visión y las ideas con la diversidad de personalidades y puntos de vista de otras mujeres.

Les permite compartir experiencias profesionales y expresarse libremente para descubrir lo que determina su especificidad profunda y singular. Construirse como mujer libre de estereotipos y condicionamientos, es un requisito previo para ocupar un lugar consciente y autónomo en la sociedad, y los masones de la obediencia francesa creen que este proceso se ve facilitado por la no mezcla de géneros. Los masones, en busca de sentido, aspiran, a través del trabajo masónico, a fortalecer su autonomía, hacer valer sus derechos y su dignidad como ciudadanos. Sin embargo, profundamente apegadas a los principios de apertura y de compartir sin exclusión ni discriminación, las mujeres de la Gran Logia Femenina de Francia acogen en sus logias a cualquier francmasón o francmasona de obediencia amistosa que desee compartir su trabajo.

Actualmente nos encontramos en un periodo de agitación que está cambiando las relaciones humanas. Ayer, como hoy, y más aún mañana, la masonería es el lugar del debate, de la reflexión, del aprovisionamiento y de la huida; no hay en ello absolutamente nada que sea un pensamiento "prefabricado" sino más bien un cuestionamiento constante.

Unirse a la masonería es buscarse a sí misma, estar abierta al pensamiento creativo, actuar para la mejora de todos. Significa dar o encontrar un sentido a la propia vida. El camino iniciático que propone la masonería es una experiencia de libertad. El método masónico pretende ampliar la "brújula" intelectual y humanista: a través de la palabra liberada, a través del pensamiento estructurado. El estudio y la comprensión de los símbolos son herramientas eficaces para el progreso moral y espiritual. La espiritualidad en el enfoque masónico puede ser para algunos una trascendencia, para otros un cuestionamiento libre de todo dogma.

Transmitir valores, crear intercambios intergeneracionales, construir una sociedad más ilustrada, tomar conciencia de uno mismo y confiar en los demás, es siempre un proyecto de futuro. Los masones de la Gran Logia Femenina de Francia están comprometidos con la igualdad de derechos y deberes de todos los seres humanos.

Reflexionar sobre uno mismo, construir una sociedad armoniosa, elegir las propias formas de construcción, dar un sentido a la propia existencia, tales son las razones para hacerse o ser masona.

Una de las especificidades de la Gran Logia Femenina de Francia es que no hay mixtura. Cuando se decidió la pertenencia no mixta es libremente aceptada y no discriminatoria; es un medio de autorrealización para la libre expresión en busca de sus propias especificidades. Como sociedad iniciática, la masonería apela a lo más profundo e íntimo de las mujeres, vivida entre mujeres, aporta una dimensión particular a la experiencia de cada una.

Como todas las obediencias adogmáticas, la Gran Logia Femenina de Francia garantiza la libertad de pensamiento. No abogan –afirman- por un pensamiento único, sino todo lo contrario. La masonería es una llamada a la intuición, a la imaginación, a la creación continua de la que cada uno es portador, libre de todo juicio.

La GLFF promueve los valores de la defensa de los derechos de la mujer, el laicismo, la ética y la bioética. Está muy apegada al principio del laicismo, que garantiza la emancipación de la mujer y su liberación de la tutela patriarcal. Cuenta con numerosos alojamientos en Francia y en el extranjero.

Para el próximo 6 de mayo, La Grande Loge Féminine de France et l’association Cercle Philosophique Féminin de Brive organizarán algunas conferencias alrededor de la temática: ser masona y mujer, pertenecer a una logia5. Pero ¿Qué significa el secreto masónico que tanto asusta a los anónimos que desconocen los significados? Cabe mencionar dos explicaciones.

Si la masonería es difícil de contar, es esencialmente porque hay que vivirla. Sus métodos de trabajo, sus ceremonias fuera de contexto, pueden parecer complejas para los no iniciados, porque lo que se propone es un conjunto, un camino progresivo que merece ser vivido. Ahí está la esencia de la necesidad de discreción: preservar para cada postulante sus descubrimientos. Podemos añadir un deseo de discreción en este compromiso que a menudo se vive como una elección íntima. Probablemente para las masonas/masones sus reuniones son consideradas sagradas, no secretas. Es su forma de respetarlo, protegerlo.

En el plano histórico, los masones, como tantas otras minorías, guardan un recuerdo tan urticante de épocas oscuras en las que ser masón bastaba para ser deportado, que a veces conlleva una cierta cautela. En general, todo aquello que no se conoce, produce miedo porque no se puede dominar.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

1 Fuente: Grande Loge Féminine de France. https://glff.org/

2 Rose Marie Angèle Stefani, nacida el 27 de septiembre de 1902 en Macinaggio (municipio de Rogliano) en Córcega y fallecida el 24 de agosto de 1997 en París, fue una feminista y masona francesa, fundadora y varias veces elegida Gran Maestra de la Gran Logia Femenina de Francia. Su actuación destacó por el desarrollo que dio a la primera obediencia femenina creada en 1945.

Catherine Lyautey, es la nueva Gran Maestra de la GLFF elegida el 29 de mayo de 2021.

Una logia es un lugar donde las mujeres se reúnen una o dos veces al mes para compartir sus pensamientos y su trabajo; las reuniones se llaman salidas.

Una logia es un lugar donde las mujeres se reúnen una o dos veces al mes para compartir sus pensamientos y su trabajo.

Doctora en filosofía y letras, Máster en Profesorado secundaria, Máster ELE, Doctorando en Ciencias de la Religión, Grado en Psicología, Máster en Neurociencia. Es autora de numerosos artículos para diferentes medios con más de cincuenta publicaciones sobre Galdós y trece poemarios. Es profesora en varias universidades y participa en cursos, debates y conferencias.

Tu opinión importa. Deja un comentario...


Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider