HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Al hilo psiquiátrico de la pandemia


(Tiempo de lectura: 4 - 7 minutos)

Los gobiernos y los medios de comunicación describieron en su momento, la pandemia y la crisis sanitaria de Covid 19 como una "guerra", con un "enemigo invisible", que afectaba a toda la población. La excepcional situación sanitaria y su cobertura mediática generaron una sensación de miedo y estrés global. En una situación de crisis, los niños dependen esencialmente de los adultos de referencia (padres, tutores, profesores, etc.) para determinar sus respuestas emocionales y de comportamiento. Se ha demostrado que cuando las "figuras de referencia" son capaces de tranquilizar al niño y explicarle la situación, éste tiene un mayor nivel de bienestar psicológico. Por el contrario, tener un padre ansioso o deprimido durante una epidemia aumenta el estrés que siente el niño. Para los niños ha sido una etapa extraña de no poder ver el rostro de su maestro/a, de no poder ver por ejemplo, la manera en que se pone la boca para decir los fonemas cuando aprenden a leer.

Los estudios realizados en poblaciones adultas durante los primeros meses de la epidemia de Covid 19 encontraron asociaciones entre el inicio de la enfermedad y el aumento de la ansiedad, la depresión y el estrés. A mayor ansiedad, mayor probabilidad de enfermar. Además, en consonancia con las investigaciones sobre las consecuencias psicológicas de Covid 19 en China por ejemplo, y las investigaciones sobre pandemias anteriores, parece que el impacto percibido en la vida cotidiana está asociado a un aumento de la ansiedad. Li et al (2020)1 descubrieron que las personas mostraban más emociones negativas (ansiedad, depresión e indignación) y menos emociones positivas durante la crisis sanitaria de Covid 19. Adibelli y Süme2 descubrieron que, durante la epidemia, el 41,5% de los niños aumentó de peso, el 34,2% incrementó las horas de sueño y el 69,3% aumentó el uso de Internet. Además, las familias que experimentaban miedo y ansiedad por el Covid 19 tenían una calidad de vida inferior a la de las familias que no tenían estas emociones negativas.

Las medidas de cuarentena resultantes de las epidemias también van acompañadas de consecuencias psicológicas y psiquiátricas negativas. Tull et al3 descubrieron que tener que quedarse en casa como consecuencia de una decisión gubernamental se asociaba con mayores niveles de ansiedad y soledad. Estas consecuencias negativas están estrechamente relacionadas con este tipo de mandatos, tanto desde una perspectiva teórica como práctica.

Estos diversos síntomas pueden explicarse por varios factores, como los cambios en el estilo de vida, la reducción de la interacción social y la exposición repetida a medios de comunicación e información. El cierre de los colegios, la falta de actividad al aire libre y los patrones aberrantes de alimentación y sueño pueden alterar el estilo de vida habitual de los niños y favorecer la monotonía, la angustia, la impaciencia, la vergüenza y diversas manifestaciones psiquiátricas. Además, la angustia de los padres y/o tutores del niño durante la crisis sanitaria y el confinamiento se correlacionó con un aumento de los problemas psicológicos y psiquiátricos en los niños pequeños.

Sin embargo, algunos investigadores señalan que la contención también puede haber tenido beneficios para los niños y las familias. Se ha observado una reducción del estrés diario, una modificación de las rutinas familiares, una disminución de las presiones escolares y sociales y una reducción de los conflictos con los compañeros. Para algunos niños, estos cambios condujeron a la reducción de ciertos síntomas y a la mejora de la sensación de bienestar. Una de las vías mencionadas para ayudar a los niños y adolescentes durante el encierro se refiere al mantenimiento de las actividades físicas. De hecho, Alves et al4 demostraron que los niños que eran físicamente activos durante el confinamiento tenían niveles más bajos de ansiedad y estrés que los que eran menos activos físicamente.

En resumen, las medidas de cuarentena en los niños generaron intensos sentimientos negativos. Los periodos de reclusión son una fuente de ansiedad y estrés que puede dar lugar a patologías psiquiátricas como la depresión o el estrés postraumático.

Para muchos niños, la pandemia supuso un riesgo de traumatismo acumulativo. Es bien sabido que la respuesta de un niño a una situación de crisis depende de su exposición previa a acontecimientos traumáticos. De hecho, los traumas acumulados aumentan el riesgo de desarrollar patologías, especialmente cuando los eventos traumáticos se experimentan en la infancia. Muchos padres se enfrentan a dificultades económicas en relación con la pandemia actual o están muy estresados por las medidas sanitarias en el trabajo, especialmente el teletrabajo. Los estudios sobre pandemias pasadas (por ejemplo, la epidemia de H1N1) muestran que los efectos acumulativos del estrés de los padres y el miedo a enfermar aumentan el riesgo de traumatismo secundario en los niños. Además, los niños que han perdido a un ser querido durante la pandemia de Covid 19 deben recibir una intensa atención psicológica y psiquiátrica, para que puedan beneficiarse de una atención adecuada para evitar el desarrollo de consecuencias mayores. Estos cuidados deben reconocerse en el contexto del duelo en condiciones traumáticas y, especialmente, del trauma colectivo. Este fenómeno –aunque de lejos- podemos verlo en el fenómeno social que supone la guerra.

Por último, se ha comprobado que los incidentes de violencia doméstica y abuso infantil aumentaron durante el confinamiento. Esta última observación se ve corroborada por los comentarios clínicos que se reciben sobre el terreno y debe recibir toda la atención necesaria. Varios factores han sido implicados en el aumento de la violencia doméstica y los abusos. Cohen y Bosk5 mencionan las dificultades económicas, el estrés y la ansiedad relacionados con la pandemia, las posibles interacciones familiares negativas, pero también el acceso limitado a los recursos sanitarios y legales. De hecho, muchos servicios (protección de la infancia, educadores, trabajadores sociales) han disminuido las visitas a domicilio y las visitas de mediación como resultado de Covid 19.

En una reciente revisión bibliográfica, Peterman et al identifican varios factores implicados en el aumento de la violencia contra las mujeres y los niños en tiempos de pandemia. Las crisis sanitarias generan una inseguridad económica que puede conducir a un intenso estrés relacionado con el riesgo de pobreza, lo que a menudo se traduce en un aumento de la agresividad y el nerviosismo que puede conducir a la violencia. Las medidas de contención o cuarentena resultantes de las pandemias aíslan socialmente a los individuos vulnerables. Esto suele ir asociado a las dificultades de las víctimas para acceder a los primeros auxilios, que suelen reducirse por la falta de recursos.

Asumir estas características ayudará a poder manejar otras posibles crisis.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

1C. Huang, Y. Wang, X. Li, L. Ren, J. Zhao, Y. Hu, et al. Clinical features of patients infected with 2019 novel coronavirus in Wuhan, China J Lancet, 395 (2020), pp. 497-506 ArticleDownload PDFView Record in ScopusGoogle Scholar

2Fuentes: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33071408/

3M. Tull, K. Edmonds, K. Scalmado, J. Richmond, J. Rose, K. Gratz Psychological Outcomes Associated with Stay-at-Home Orders and the Perceived Impact of COVID-19 on Daily Life Psychiatry Res (2020) [113098] Google Scholar

4M. Alves, A.G. Yunker, A.W. Defendis, A.H. Xiang, K.A. Page Associations between Affect, Physical Activity, and Anxiety Among US Children During COVID-19 medRxiv (2020) Google Scholar

5R.I.S. Cohen, E.A. Bosk Vulnerable youth and the COVID-19 pandemic Pediatrics, 146 (1) (2020) Google Scholar

Doctora en filosofía y letras, Máster en Profesorado secundaria, Máster ELE, Doctorando en Ciencias de la Religión, Grado en Psicología, Máster en Neurociencia. Es autora de numerosos artículos para diferentes medios con más de cincuenta publicaciones sobre Galdós y trece poemarios. Es profesora en varias universidades y participa en cursos, debates y conferencias.

Tu opinión importa. Deja un comentario...


Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider