HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Tener un gaslighter en la vida


(Tiempo de lectura: 3 - 6 minutos)

¿Esa bruja que cuelga de la lira de la luz de gas? Se mueve siempre como buscando un niño que comerse, pero no le ha encontrado aún. Las noches de los sábados se pone más inquieta que nunca. 1948. Gómez de la Serna, Ramón. Automoribundia. Pág. 498.

Un gaslighter es una persona que practica el gaslighting1, una técnica de manipulación que puede compararse con el lavado de cerebro. ¿Cuáles son las señales? ¿Existe una prueba para saber si te están iluminando con gas? Es un patrón de abuso emocional en la que la víctima es manipulada para que llegue a dudar de su propia percepción, juicio o memoria. Esto hace que la persona se sienta ansiosa, confundida o incluso depresiva. Es una manipulación encubierta, que por lo general al manipular la realidad del otro, es el comienzo del abuso/maltrato, pero no solo se produce en parejas, ni son los hombres frente a mujeres…nada de eso. Si nos dicen «¿de qué estás hablando?», «no hagas dramas» o «¿por qué siempre estás a la defensiva?» de manera esporádica, no es necesario prestarle demasiada atención, pero cuando estas y otras frases se repiten en nuestro diálogo con personas que nos rodean, deberíamos comenzar a activar todas las alarmas porque muy probablemente estamos siendo víctimas de ese efecto.

"Es un nuevo nombre para un fenómeno que viene de lejos. El Gaslighting se refiere a un largo proceso de manipulación abusiva que es similar al lavado de cerebro. Es una forma de acoso que pretende crear dudas en la víctima. La víctima se cuestiona constantemente y tiene "la impresión de estar loca", afirma la psicóloga Dana Castro2. Igual que le sucedió a don Alonso Quijano (El Quijote) cuando le quemaron todos los libros o a Fortunata (Fortunata y Jacinta de Galdós) con doña Lupe la de los pavos, que le hacía creer que era mala, o que estaba endemoniada. Pero realmente ¿cómo saber si te están “ iluminando “ con gas? Este caso se ha dado mucho en la educación, por ejemplo. En nuestra época, un docente tenía todo el poder de hacerte creer que eras culpable de tus resultados académicos, del sufrimiento de tus padres…de todo. En la actualidad, los médicos nos culpabilizan haciéndonos creer que estamos locas -en especial las mujeres en edad de menopausia- que nos inventamos las enfermedades, los hombres también, cuando están más mayores, tienen todos demencia. Solo porque dicen lo que piensan sin pasar por el filtro de la ética. Eres el responsable de tener sobrepeso, hipertensión…aunque sean enfermedades genéticas, da igual, el médico va a decir que eres tu el que come mucho o que te tomas las cosas a la tremenda. Unidas ambas, ya tenemos el perfil del obeso y el médico se cura en salud.

No es fácil darse cuenta de que se es víctima del gaslighting, porque es un proceso de manipulación que lleva tiempo y que puede terminar en suicidio, por ejemplo. No hay una prueba real para saber si eres una víctima o no. La mejor prueba es uno mismo. Tienes que preguntarte si eras más feliz, tenías más confianza y estabas menos aislado antes de conocer a una determinada persona o entidad. Si tu propia familia te hace excluirte, determinadas amistades, pareja, compañeros de trabajo o el propio médico. Hay que preguntarse si cuando vemos a alguien en concreto, nos provocó ansiedad, culpa, miedo y cuestionamiento de la realidad. Si tenemos dudas, no obstante, debemos hablar con los que nos rodean y preguntarles si han visto un cambio en nuestro comportamiento. Aunque en cierto modo, sería cuestionarnos a nosotros mismos, pero a veces, hay que hacerlo.

¿Cómo se reconoce el/la gaslighting?

"Es muy difícil porque es un proceso largo que se desarrolla en varias fases", dice Dana Castro. En un principio, como todo en la vida, el/la gaslighter es siempre extraordinario. Suelen ser personas encantadoras. Por ejemplo, en la pareja, todo es genial y la intimidad se crea inmediatamente. La persona demuestra su amor comprando regalos, teniendo atenciones, regalando flores...". El objetivo de esta fase (Castro 2021) es atrapar a la víctima, tenerla bajo su control y luego pasar al lavado de cerebro y al acoso. Las jóvenes juegan también con dicha manipulación a través de la sexualidad, creando un efecto inverso en el hombre, que empieza a dudar de su potencia y de otras cosas. En efecto, después de la fase de encanto, viene la fase en la que el/la gaslighter alterna los insultos y las estrategias de menosprecio con una estrategia positiva de halago y valoración.

En este caso, debemos tener en cuenta algunos signos como, por ejemplo, cuando llega a nuestra vida alguien de forma repentina e intensa. Cuando la intimidad se crea muy rápidamente. Cuando una persona dice cumplidos y luego nos desprecia. Cuando una persona niega los hechos incluso con pruebas (foto, etc.). Cuando la persona dice mentiras inverosímiles afirmando, por ejemplo: "eres tú quien delira", hace que el hecho parezca una alucinación cuando tienes pruebas de que tienes razón. En cualquier caso, trabajar con nosotros mismos, seguir nuestra intuición, mantenerse firme con el “mal-trato” que nos dan los demás, tener la mente abierta y no buscar la aprobación de los demás, son conceptos fundamentales de los que nos debemos apropiar para ratificarnos en nuestra manera de ser.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------

1 A principios de los cuarenta llevaba Georg Cukor al cine Gaslight, una obra teatral de Patrick Hamilton, autor también de La soga —memorable versión de Hitchcock— y hoy poco menos que olvidado. En Luz de gas —Luz que agoniza en su versión española, por esa cursi e inveterada obsesión nuestra por añadir dramatismo a los títulos— un taimado Charles Boyer, mediante un perverso goteo de manipulaciones psicológicas, llega casi a conseguir su propósito de volver loca a su cándida partenaire, nada menos que una Ingrid Bergman en la plenitud de su carisma. El éxito de la película hizo que la expresión “hacer luz de gas” saltase incluso hasta el vocabulario psicológico y hoy gaslighting se ha convertido en uno de esos tópicos inevitables que infestan los consultorios de internet. Recuperado de https://sietelineas.wordpress.com/2020/06/30/luz-de-gas-en-el-quijote/

2 https://danacastro.com/

Doctora en filosofía y letras, Máster en Profesorado secundaria, Máster ELE, Doctorando en Ciencias de la Religión, Grado en Psicología, Máster en Neurociencia. Es autora de numerosos artículos para diferentes medios con más de cincuenta publicaciones sobre Galdós y trece poemarios. Es profesora en varias universidades y participa en cursos, debates y conferencias.

Tu opinión importa. Deja un comentario...


Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider