HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Gorbachov y yo


(Tiempo de lectura: 3 - 6 minutos)

“Soy un cosaco en liberad. No tengo nada que hacer. El destino de un jubilado solo consiste en existir de un día para el otro y en esperar el fin. Una vejez ociosa que no es fácil para nadie. Es mucho más difícil para alguien que ha tenido una carrera tan agitada como la mía. Ahora, después de toda una vida dedicado a capear innumerables tormentas, estoy varado en tierra.“. Prólogo, Memorias, Nikita Kruschev, pág.9 1975

No voy a hablar de una biografía y recuerdo al uso de Mijail Gorbachov. Príncipe de paz y persona fundamental para la evolución del pueblo ruso. Sus resultados no fueron los esperados, razones muy complicadas estaban detrás. Durante la Perestroika, yo vivía en esas tierras, razones no viene ahora al caso. Siempre hay que estar en los lugares para ver cómo se respira y cómo lo hace el pueblo ante su dirigente. Entiendo que cualquiera puede ver su biografía, también en la prensa rusa ¿o no leéis prensa rusa porque Zelensky no os deja?

Lenin había promovido el principio de establecer relaciones normales con todos los países, cualesquiera que fueren sus sistemas sociales y políticos. Es suya la famosa afirmación de que, si no quisiéramos reconocer a los países capitalistas de este planeta, tendríamos que volar a la Luna, teniendo particularmente importancia aquellos países con los que compartían y comparten frontera común.

La Perestroika y Glasnost fueron reformas basada en la reestructuración del sistema económico llevada a cabo en la Unión Soviética, en la década de 1980. Cuando en 1985 el reformista Mijaíl Gorbachov fue elegido secretario general, se convirtió en el máximo dirigente soviético, en la reunión del Comité Central del PCUS de abril de 1985 se decidió poner en práctica dicha reforma. El programa consistía en convertir a la Unión Soviética, en 500 días, en una economía de mercado, dando lugar a aperturas económicas y relaciones con occidente. Se aceptó la propiedad privada en artículos personales básicos. Desde la época de Lenin hubo muchos conflictos y controversias sobre la forma de economía que debía fungir como transitoria hacia el comunismo real. De hecho, uno de los conflictos más intrincados fue la existencia o no de un sistema de mercado basado en oferta y demanda en una economía marxista. El objetivo principal era pasar de un sistema de economía centralmente planificada a un sistema de economía de mercado (ley de oferta y demanda), para lo cual se permitió una cierta autonomía local y se procedió a la liberalización de precios. También se pretendía luchar contra la corrupción, el alcoholismo y el absentismo laboral, según la nueva teoría, el pleno propugnando la liberalización económica, permitiendo a las empresas tomar decisiones sin consultar a las autoridades y fomentando la empresa privada y las sociedades conjuntas con un número limitado de compañías extranjeras, impulsando así la inversión. Así mismo, se implantó una cierta democratización de la vida política. Pero la oposición seria como de costumbre muy potente. Los intereses grandes. ¿De quiénes? Con todo el dirigente no pudo evitar la caída y desmoronamiento de la URSS.

Mijaíl Gorbachov heredó los 20 años de gobierno de Breznev, un régimen de tradición conservadora y, nacionalista, la tradición de una ya larga historia soviética, que se había transformado en historia nacional durante la guerra, abrazando así importantes elementos del tradicional nacionalismo de Rusia. Una de las grandes losas que aún viven hoy. Gorbachov pensaba que la iniciativa privada impulsaría la innovación, de modo que les permitió a individuos y cooperativas ser propietarios de negocios por primera vez desde los años 20. Además, promovió las inversiones extranjeras en las empresas soviéticas. Y les concedió a los trabajadores el derecho a huelga para exigir mejores salarios y condiciones laborales.

El 16 de abril de 2020, ante la pandemia por coronavirus, Gorbachov, entre otras cosas dijo que para vencer al coronavirus habría que reducir y recortar los gastos militares. Gorbachov no era un militar, estaba cerca de lo agrícola como su antecesor Kruschev y eso quiere decir mucho en un país como la URSS. Los militares son hombres que están dispuestos a sacrificar su vida por la patria. Sin embargo, los dirigentes deberían tener cuidado y no mirar el mundo a través de los ojos de los militares. De lo contrario, aparecería un cuadro terriblemente sombrío. Esto seguimos viéndolo. Los gastos militares siempre han sido muy grandes y el Gobierno ruso-soviético empezaría a gastar todo su dinero y loas mejores energías de su pueblo en armamentos, con el resultado de que el país muy pronto habrá perdido los zapatos y hasta los pantalones en la carrera de armamentos. El gobierno de un país -y esto lo reconocían Kruschev y Gorbachov- a pesar de las cualidades “morales” de sus militares siempre insistirán en poseer las armas más modernas y en alcanzar una superioridad cuantitativa y cualitativa sobre el enemigo. Este ha sido sin duda el principal escollo de este noble pueblo empujado por dirigentes de algo calibre belicoso. El nivel de vida de un país sufre si el presupuesto se sobrecarga con asignaciones a favor de ramas improductivas del gasto. Y hoy día, como ayer, los desembolsos más improductivos son todos aquellos que se hacen en las fuerzas armadas. Había que ser cuidadoso y no convertir a los militares en ídolos, pero eso siempre ha sido complicado, como los intereses de algunos lobbys de potentados rusos que habían invertido ya.

Gorbachov, nombró lo que se considera como «resultados positivos de su política», tales como: la firma de los acuerdos de desarme nuclear entre Estados Unidos y la URSS, el final de la Guerra Fría, elecciones alternativas, el surgimiento de un sistema multipartidista, la libertad de expresión, reunión y religión en el territorio de la Unión Soviética. «llevamos el proceso de cambio al punto en que se hizo imposible revertirlo. Por lo tanto, fracasó el golpe en agosto de 1991. Aunque el daño causado por él fue enorme: fue un golpe para el presidente y la Unión Soviética. Después, radicales y separatistas acabaron con la URSS, sin pensar en las consecuencias», consideró el expresidente soviético.

Estas fueron sus últimas palabras antes de su dimisión.

“Dada la situación creada con la formación de la Comunidad de los Estados Independientes, ceso mi actividad como presidente de la Unión Soviética. Tomo esta decisión por consideraciones de principio. Se ha impuesto la línea de la desmembración del país y de la desunión del Estado, lo cual no puedo aceptar. Además, estoy convencido de que resoluciones de tal envergadura deberían haberse tomado basándose en la voluntad expresa del pueblo (es decir, un referéndum). El destino quiso que cuando me vi al frente del Estado ya estuviera claro que nuestro país estaba enfermo. Hoy estoy convencido de la razón histórica de los cambios iniciados en 1985. Hemos acabado con la Guerra Fría, se ha detenido la carrera armamentista y la demente militarización del país, que había deformado nuestra economía, nuestra conciencia social y nuestra moral. Nos abrimos al mundo y nos ha respondido con confianza, solidaridad y respeto”

Mijaíl Gorbachov, 5 de diciembre de 1991

Doctora en filosofía y letras, Máster en Profesorado secundaria, Máster ELE, Doctorando en Ciencias de la Religión, Grado en Psicología, Máster en Neurociencia. Es autora de numerosos artículos para diferentes medios con más de cincuenta publicaciones sobre Galdós y trece poemarios. Es profesora en varias universidades y participa en cursos, debates y conferencias.

Tu opinión importa. Deja un comentario...

Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.