HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Cuando la libertad es la esfera en la que uno persigue su propia felicidad


(Tiempo de lectura: 2 - 3 minutos)

Russell ha sido uno de los filósofos de mayor visión prospectiva con respecto a la sociedad. Desarrolló una filosofía moral y política racionalista por la paz y el amor. Podría decirse que tiene su matriz en un pacifismo, basado en su horror a la violencia, la tiranía y el fanatismo. Durante la Primera Guerra Mundial se opuso a la guerra, apoyó a los objetores de conciencia y fue encarcelado durante cuatro meses en 1917, perdiendo su puesto en la Universidad de Cambridge. Sin embargo, su pacifismo no era sistemático y ciego: frente a un Hitler que ponía en peligro la civilización, reconoció que la guerra era necesaria.

Su pacifismo no sólo fue práctico, sino que también tuvo un gran significado teórico. Le inspiró a buscar una sabiduría moral y política basada en la razón. Para él, la felicidad, que es el fin de la vida humana, sólo puede alcanzarse si los seres humanos consiguen lograr un equilibrio en el triple conflicto entre ellos y la naturaleza, sus semejantes y ellos mismos. El ser humano debe pacificar primero su relación con la naturaleza a través de la ciencia, que es la única que, al ayudarnos a ver el mundo tal como es, nos libera de los temores irracionales que nos inspira lo desconocido, cuando no conocemos las causas de los fenómenos. La difusión del espíritu científico, que consiste en "el hábito de juzgar sobre la base de las pruebas y de suspender el juicio cuando éstas faltan" [Russell, 1954]

Para este gran filósofo, es absolutamente necesario luchar contra el fanatismo. Para pacificar nuestras relaciones con nuestros semejantes, es necesario un determinado contexto social y político. En un texto que Russell escribió junto a Dora Black, afirmó que: "El objetivo de un sistema social es dar a los individuos la mayor libertad posible de desarrollo. Para ello, es necesario un compromiso entre justicia y libertad"2.

Para garantizar esta libertad, la vida social y política debe basarse en la tolerancia y el pluralismo. Este contexto social y político no sólo es la condición de unas relaciones equilibradas con los demás seres humanos, sino que también es necesario como condición para la paz interior: hacer las paces con uno mismo implica liberarse de los miedos y las culpas: "la esperanza y no el miedo es el principio creador de los asuntos humanos"3.

Claro, desde el punto de vista político, criticó, al igual que hacemos hoy, la propaganda nacionalista de los Estados, que apoyan o trabajan con argumentos irracionales y apasionados en exceso y preparan las mentes para la guerra. Mañana podría ser en nuestro país una región frente a otra. La competencia, que es fuente del odio, debería ser sustituida por las relaciones de cooperación, que deben organizar tanto las relaciones internas de las naciones como las internacionales. Russell abogaba por un gobierno mundial, que era, dicho sea de paso, la única forma de evitar las guerras. Ya se ha visto que tampoco funciona. En resumen, sus ideas políticas se acercan a un socialismo reformista no marxista con tendencia libertaria, que pocos podrían asumir hoy con honestidad. Es todo por hoy, el que tenga oídos que oiga.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

1P. Devaux, Russell, Paris, Seghers, 1967, p. 104.

2B. Russell, The prospect of industrial civilization (with Dora Russell), Londres, Allen & Unwin, 1923, p. 279.

3B. Russell, Principles of social reconstruction, Londres, Allen & Unwin, 1916, p. 123 ; trad. fr. Principes de reconstruction sociale, Québec, Presses de l’université Laval, 2008, révision de la traduction, introduction et notes par N. Baillargeon.

 

Doctora en filosofía y letras, Máster en Profesorado secundaria, Máster ELE, Doctorando en Ciencias de la Religión, Grado en Psicología, Máster en Neurociencia. Es autora de numerosos artículos para diferentes medios con más de cincuenta publicaciones sobre Galdós y trece poemarios. Es profesora en varias universidades y participa en cursos, debates y conferencias.

Tu opinión importa. Deja un comentario...

Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider