HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

La pandemia amplió las desigualdades en España, según la Encuesta de Condiciones de Vida


(Tiempo de lectura: 3 - 6 minutos)

En junio de 2022 el INE publicó los resultados de la Encuesta de Condiciones de Vida (ECV) correspondiente al ejercicio de 2021. De tales resultados se deduce que persisten importantes niveles de desigualdad en la distribución de la renta en España. Dicha desigualdad se acentuó en 2020. Además, la encuesta citada revela que el aumento de la proporción de hogares que vive de alquiler se concentra sobre todo en la población extranjera y en el segmento joven de población.

La proporción de hogares jóvenes que vive de alquiler ha pasado desde el 28,2% de 2006 hasta el 52,5% en 2021

La ECV se realiza en todos los países de la Unión Europea y se dispone de resultados de la misma desde 2004. El objetivo de la encuesta consiste en obtener información sobre los niveles de renta, pobreza y su composición y la exclusión social. Los ingresos se refieren al año anterior al de realización de la encuesta, que en este caso fue 2020, mientras que el resto de resultados se refiere a 2021. Se trata de una encuesta de panel, realizada en el tercer trimestre de 2021, cuyo tamaño muestral fue de 52.000 personas.

El nivel de ingresos medios por persona en España fue de 12.269 euros en 2020. Tras alcanzar un nivel mínimo en 2013, consecuencia de la pesada recesión sufrida por la economía española en el periodo 2008-2013, el ingreso medio por persona aumentó un 18,3% entre este último año y 2019. En 2020 dicha magnitud retrocedió en un 0,2% sobre el año anterior, consecuencia de la breve pero intensa recesión que provocó la pandemia de Covid-19 en ese ejercicio, en el que el PIB de la economía española disminuyó un 11%. El 20% de los hogares con mayores ingresos obtuvo en 2020 unos ingresos 6,2 veces superior al 20% con ingresos más reducidos (5,8 en 2019).

El umbral de riesgo de pobreza se fija, según Eurostat, en el 60% de la mediana de los ingresos por unidad de consumo de las personas, esto es, se situó en 9.535 euros en 2020. Según la última ECV el 21,7% de la población española se encontraba en riesgo de pobreza en dicho año (21,0 en 2019). Más de diez millones de españoles disponían de ingresos inferiores al 60% de la renta mediana disponible. Para los menores de 16 años dicha proporción se elevó al 28,7% (27,6% en 2019).

Las proporciones citadas, unidas a los niveles alcanzados por el coeficiente de Gini, que pasó desde un nivel de 32,1 a 33,0 en 2020, confirman que en ese año aumentó la población de España con riesgo de pobreza, o lo que es lo mismo, en ese año se acentuó la desigualdad de ingresos entre las personas a un lado y otro del 60% de la renta mediana. Según las características de la población, los mayores riesgos de pobreza se presentan en las personas que solo tienen educación primaria o inferior (38,4%), en los parados (58,6%) y en la población extranjera de fuera de la Unión Europea (65,2%).

En cuanto a las dificultades económicas de los hogares, en 2021 el 32,8% no podía permitirse ir de vacaciones fuera de casa al menos una vez al año. El 33,6% no tenía capacidad para afrontar gastos imprevistos. El 8,6% de los hogares sufría de mucha dificultad para llegar a fin de mes. El 11,0% tuvo retrasos en los pagos relacionados con la vivienda principal.

Por comunidades autónomas, destaca en primer lugar, el que los mayores ingresos por persona correspondieron al País Vasco, con 15.544 euros, y Navarra (15.269 euros), mientras que el nivel más reducido fue el de Extremadura, con 9.500 euros, y Andalucía (9.915 euros).

Frente a un 21,7% de la población en riesgo de pobreza para el conjunto de España en 2021, en las Comunidades Autónomas de País Vasco y Navarra, que tienen el menor riesgo de pobreza, dicha proporción se reduce al 12,2% y 9,8%, respectivamente. El mayor riesgo de pobreza corresponde a las autonomías de Extremadura y Andalucía (32,3% en ambas autonomías) y Canarias (28,4%). El fuerte desarrollo turístico de Canarias es compatible, pues, con unos ingresos relativamente reducidos en los hogares (10.161 euros fue el ingreso medio por persona en dicha autonomía).

En cuanto a la forma de tenencia de la vivienda, la ECV de 2021 señala que el 75,8% de los hogares españoles residía en dicho año en viviendas en propiedad. El 18,0% residía en viviendas de alquiler y el 6,2% lo hacía en viviendas cedidas gratuitamente. La proporción de hogares que vive de alquiler ha crecido desde el 13% de 2005 hasta alcanzar el 18,0% en 2020-2021. Cuando los políticos dicen que en España la población que vive de alquiler está por encima del 24% se está sumando al alquiler la proporción de hogares que reside en viviendas cedidas gratuitamente.

El alquiler es la forma más frecuente de tenencia de la vivienda entre la población extranjera residente en España, sobre todo la procedente de fuera de la Unión Europea (72,6%). También es elevada la proporción de extranjeros procedentes de la Unión Europea que vive de alquiler (62,6%). Pero la evolución más relevante se presenta en el caso de la población de entre 16 y 29 años de edad, en la que la proporción de hogares jóvenes que vive de alquiler ha pasado desde el 28,2% de 2006 hasta el 52,5% en 2021. Por autonomías, en ese año, Baleares tenía la mayor proporción de hogares viviendo en alquiler (31,7%), seguida por Cataluña (26,7%). Galicia tiene la proporción más reducida de hogares vivienda de alquiler (11,1%), junto con el País Vasco (12,9%).

Los resultados de la última Encuesta de Condiciones de Vida del INE correspondiente a 2021 revelan, pues, que la pandemia de Covid-19 iniciada en 2020 ha contribuido a aumentar el nivel de desigualdad existente en España entre hogares y entre personas. Dicha circunstancia ha frenado el aumento de la proporción total de hogares que vive de alquiler, aunque dicha proporción ha seguido aumentando entre la población joven de 16 a 29 años y entre la población extranjera procedente de la Unión Europea. Los resultados comentados revelan la necesidad de llevar a cabo en España políticas que, además de estimular el crecimiento, favorezcan un reparto de la renta con menos desigualdad que lo que ha revelado la última Encuesta sobre Condiciones de Vida de 2021.

 

Vocal del Consejo Superior de Estadística del INE. Doctor en CC. Económicas por la UCM (1977). Es Estadístico Superior del Estado, en situación de excedencia, y Economista Titulado del Banco de España, en situación de jubilación. Ha sido consejero de Economía de la Junta de Andalucía, presidente del Banco Hipotecario de España, presidente de Caja de Ahorros de Granada, presidente del Consejo Social de la Universidad de Granada y gerente de la Universidad de Alcalá de Henares. Actualmente es miembro de Economistas frente a la Crisis y de la Plataforma por una Banca Pública.

Tu opinión importa. Deja un comentario...

Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.