Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Manuel Román Lorente

Nacido en 1967, es economista desde 1990 por la Universidad Complutense. En 1991 se especializó en Ordenación del Territorio y Medio Ambiente por la Politécnica de Valencia, y en 1992 en Transportes Terrestres por la Complutense, empezando a trabajar en temas territoriales, fundamentalmente como profesional independiente contratado por empresas de ingeniería.

Ha realizado planeamiento urbanístico, planificación territorial, y evaluación de impacto ambiental. En 2000 empezó a trabajar en temas de desarrollo rural, y desde 2009 en cuestiones de políticas locales de cambio climático y transición con su participación en el proyecto de la Fundación Ciudad de la Energía (en Ponferrada, León).

En 2012 regresó a Madrid, hasta que, en diciembre pasado, previa oposición, ingresó en el Ayuntamiento de Alcalá de Henares, en el Servicio de Análisis Económico.

Cambio climático y acción política

Incendios devastadores, olas de calor mortales, sequías pavorosas, inundaciones catastróficas, riadas arrasadoras,… los huracanes están al caer, dicho sea de paso, y no pongo la pandemia porque ésta, concretamente, no puede ser asociada de manera clara y directa, lo que no quiere decir que no tenga como origen nuestro modelo de producción y consumo. Sí, estamos hablando de cambio climático. Es un recorrido por esas predicciones que se hacían hace tres décadas y motivaron la famosa frase de Aznar de que podría ser, o no, un problema para nuestros nietos.

Comer menos carne, insisto

Decíamos ayer que hay que comer menos carne, y que la respuesta del Presidente Sánchez a su ministro era una estupidez de la que debería retractarse de manera notoria. Como respuesta, y en una hábil maniobra de distracción, el propio Sánchez ha puesto patas arriba su gobierno intentando eludir la cuestión de fondo, pero no ha sido posible y sigue ocupando la atención de los medios…

Comer menos carne

No me andaré por las ramas: el ministro Garzón está en lo cierto. Hay que comer menos carne. Las razones son las que ha expuesto, para quien quiera escuchar y entender. Y la propuesta es no solo importante, sino urgente, por lo que para variar estaría bien tener un debate razonable. Puestos a subrayar lo que dijo, se trata de comer menos cantidad y que la que se consuma sea de más calidad.

Peajes y fiscalidad verde

La siempre animada actualidad nacional, antes de que el pasado viernes nos regalara con la publicación en el BOE de la ley de cambio climático, de la que habrá que hacer un análisis a fondo, tuvo una pincelada ecofiscal con la inclusión, en un informe enviado a Bruselas desde el Gobierno, del plan de establecer peajes en las vías de alta capacidad. Antes que ninguna cosa mínimamente reflexionada, me llegó una petición de firmas en Change.org para protestar y rechazarla. Solo algo después conseguí enterarme de que no es más que eso, un plan genérico.

Una situación singular, cuatro escenarios y algunas preguntas

¿Era posible una respuesta “contenida” al desafío murciano? ¿Era una ingenuidad lanzar ese asalto sin considerar una respuesta de envergadura? Si este fuera un país de comportamientos racionales primaría la lógica de la minimización de riesgos, pero no tiene sentido ya quejarse de actos pasados. La presidenta Ayuso decidió apretar el botón rojo. Eso y el contraataque del PP murciano comprando voluntades dice mucho de lo que está en juego. Supongo que no soy el único que piensa que para demasiada gente del PP ya no es sólo poder; perder el gobierno puede suponer terminar en la cárcel.

Beneficios fiscales, objetivos políticos y sociedades de inversión

Final del trayecto. Con esta quinta entrega llegamos al final de la revisión del estudio que la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) dio a conocer el pasado mes de Julio en torno a los beneficios fiscales. Hemos atendido a través de ellos sobre todo al IRPF, y en el artículo anterior nos centramos en el IVA, por lo que para cerrar el ciclo hemos de fijarnos en la imposición sobre sociedades.

  • Publicado en Capital

Beneficios, IVA y progresividad

El pasado mes de julio, la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) publicó un estudio sobre beneficios fiscales de enorme interés. Tan interesante que esta es la cuarta entrega, y penúltima, de análisis sobre algunos de los beneficios analizados. Estos, como explica el propio informe, son instrumentos de política fiscal que persiguen objetivos económicos y sociales mediante exenciones, tipos reducidos, reducciones o deducciones en sus cuotas tributarias. Repito esta definición cada vez porque es importante tenerla en cuenta.

  • Publicado en Capital

Ahorro y beneficios fiscales

Hay que ahorrar. No importa el contexto de la exhortación, se puede aplicar en cualquier momento y lugar. Que ahorrar es bueno forma parte del acervo de la ciencia económica y de la vida cotidiana, y lo mismo te lo dice tu abuela, tu asesora fiscal o la ministra de Hacienda. Para esta tercera entrega de la revisión del informe sobre beneficios fiscales que el pasado mes de julio publicó la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), es el momento de entrar en uno de los temas sagrados de la economía, un concepto muy cargado de ideología, que concita un amplio consenso y, en consecuencia, ha de tener buen trato fiscal.

  • Publicado en Capital

Igualdad y beneficios fiscales

¿Es posible adoptar medidas fiscales que promuevan la igualdad entre hombres y mujeres? Esta pregunta tiene otra subyacente (el subtexto, vaya) ¿Son posibles medidas fiscales que discriminen a la mujer? La respuesta es claramente afirmativa, como reconoce la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) en el estudio sobre beneficios fiscales del pasado verano. Ya hice un primer análisis introductorio (véase...), y ahora es el momento de entrar en materia.

Una mirada a los impuestos y beneficios fiscales

Que nuestro sistema fiscal necesita una revisión a fondo es una obviedad que entiende cualquiera que conozca un poco como funciona, y lo que parece necesario discutir es su profundidad. Yo empezaría por la Ley General Tributaria, y de ahí, en adelante, lo que tal vez una forma un poco larga de decir que la revisión ha de ser integral. Ahora bien, una primera cuestión importante esta contenida en la primera frase: “cualquiera que conozca”. Lo cierto es que la mayoría solo tiene vagas nociones, y hay muchas cuestiones con supuestos ideológicos subyacentes muy discutibles que se pasan por alto, son sutilezas sobre las que el enfoque tecnocrático al uso no permite reflexionar debidamente.

Ritmo y perspectiva

Ritmo, al final todo es cuestión de ritmo. Y algo de perspectiva. Tenemos muchos datos, pero no información. Si al comienzo de la epidemia eran un bien escaso, ahora estamos bastante surtidos, y hemos entrado en el problema habitual de la sociedad de la información, el exceso. Hay cada vez más entidades y personas haciendo análisis, difundidos por medios y redes sociales, el ritmo empieza a ser frenético y entramos en el terreno de la intoxicación informativa y la saturación mental.

Los abstencionistas del futuro

Hace pocas semanas, aquí en El Obrero, se publicó una interesante reflexión sobre los resultados electorales en la Comunidad de Madrid evaluando el papel de la izquierda en ellos. Una reflexión interesante con conclusiones a tener en consideración, aunque personalmente no comparta algunas. Lo más importante de ese ejercicio fue su ejecución, porque al parecer solo nos fijamos en esos resultados en el momento en el que se producen, y es con una visión más sosegada y estratégica (o sea, con distancia) con la que hay que pensar en ellos para construir el futuro. Como he indicado, tengo varias objeciones respecto de las conclusiones, pero la principal se dirige a una grave debilidad analítica, dado que no tuvo en cuenta un componente, esencial en cualquier proceso electoral, que condiciona poderosa y sutilmente el resultado: la abstención.

El momento del cambio

Estas dos últimas semanas, mientras en España hemos estado discutiendo sobre “salvar las navidades”, sea lo que sea lo que tal expresión quiera decir, en Estados Unidos han recogido los resultados de su fiesta de Acción de Gracias, una festividad que en la práctica implica toda la semana y culmina en el muy conocido Black Friday. Como cabía suponer, los contagios, las hospitalizaciones y la mortalidad se han disparado, y las tendencias no pueden ser más desoladoras. En otras palabras, que no hay situación tan mala que no sea susceptible de empeorar, que es lo que vamos a ver cuando recojamos la factura del puente de la Constitución. Si en algún momento fuéramos capaces de escarmentar en cabeza ajena, veríamos que, simplemente, no merece la pena el riesgo.

  • Publicado en Opinión

Lecturas y Compras

Ya he escrito aquí en El Obrero en otras ocasiones que, por lo que respecta al cambio climático y la degradación de nuestro medio ambiente, la responsabilidad de que las cosas cambien es integral. No van a depender estos sólo del gobierno correspondiente (nacional, regional o local), de las empresas (grandes, medianas o pequeñas) o de los ciudadanos (con independencia de su nivel económico). Todos tenemos que tomar iniciativa y responsabilizarnos, porque en esa medida influiremos en el comportamiento de los demás.

  • Publicado en Opinión

En los huesos

En esta vorágine de alarmas, confinamientos, toques de queda y cierres diversos que nos abruma para detener el ritmo de contagio del virus, parece que el debate se ha trasladado ahí ¿cerramos las discotecas? ¿confinamos un barrio? ¿decretamos toque de queda en toda España o solo una Comunidad Autónoma? Esas preguntas nos distraen, y no debemos olvidar que las herramientas más eficaces no son esas, y si hay que usarlas es porque las otras ahora mismo no tienen capacidad de respuesta.

  • Publicado en Opinión

Salud y economía

Un jornalero murió trabajando en el campo, el patrón recogió el cuerpo y lo dejó en la puerta de un centro de salud. Lo leímos en los medios, pero la noticia, sin embargo, no era esa. La noticia fue que el magistrado responsable del caso ha considerado que ese “emprendedor agrario” se limitó a cometer una falta administrativa: no debió llevarse el cuerpo de donde se desplomó. Al parecer, la prosperidad económica pasa por admitir cierto grado de “riesgos para la salud” que pueden terminar siendo fatales. Hay que admitir este tipo de incidentes, y normalizar que la epidemia se lleve por delante a diario a casi tres centenares de personas ¿Es esto tolerable? ¿es ahí donde ha de estar nuestro nivel ético?

La fusión no es como nos la están contando

La noticia bomba del arranque de septiembre es sin duda el anunciado proyecto de fusión de Bankia y Caixabank. Y como todo lo que suceda este año, será por causa de la epidemia, que al parecer le está poniendo las cosas muy difíciles a los bancos. Ahora bien, como cualquiera se puede imaginar, construir una entidad financiera de unos 620.000 millones de euros en activos no es algo que se haga en una mañana, por lo que esa causa es dudosa, si bien las actuales circunstancias la han facilitado.

  • Publicado en Opinión

Razones de un fracaso

Con la urgencia y las restricciones que imponen las situaciones límite, la pandemia desvela algunos debates de calado que, si no los teníamos en el fondo del armario, casi. Uno de ellos, que quedó un tanto orillado por la violencia del primer shock y la misteriosa desaparición de los liberales, es el de la gestión de los bienes públicos y, específicamente, de la salud.

Dos ideas malas y una prometedora

Resulta natural emplear la palabra, parece que hasta lo necesitamos psicológicamente, pero debemos olvidarnos de la reconstrucción. Lo que necesitamos es construir algo nuevo, un modelo diferente, y dirigir la inversión y el gasto a las actividades que permitirán una transición justa. Hay que olvidar la reconstrucción porque en el mejor de los casos nos lleva al lugar en el que estábamos, y no era precisamente deseable. Necesitábamos un cambio radical, y salir de este pozo es una buena oportunidad para empezar a hacer las cosas de manera diferente. Decir esto es sencillo, hacerlo es otra cosa incluso en condiciones normales. En el contexto en el que estamos, vista la reacción de la derecha y sus palmeros, decir que es difícil es incluso ingenuo, pero tal vez es por eso que nunca tendremos mejor momento…

De la reconstrucción que no necesitamos

La política de estos días, antes de la nueva vorágine electoral, ha venido marcada por la finalización de los trabajos de la comisión parlamentaria para la Reconstrucción Social y Económica. Ahora se buscará el máximo consenso para tener una estrategia colectiva, porque ya el Banco de España, en sus últimas previsiones, anticipa una pérdida de PIB de hasta el 12,4% y el gobernador no dudó en pedir un acuerdo para varias legislaturas.

Madrid y la Responsabilidad Fiscal

El gobierno acaba de anunciar la dotación de un fondo extraordinario para las Comunidades Autónomas, con la finalidad de apoyar la financiación de los gastos extraordinarios debidos a la emergencia sanitaria, así como la previsible caída de recaudación fiscal. Cabe recordar que antes de que este apoyo financiero se configurase ya había propuestas interesantes encima de la mesa. Una en concreto me pareció sumamente acertada, pues reclamaba que se tuviera en cuenta, entre otras cosas, la responsabilidad fiscal de cada Comunidad Autónoma. Una reclamación más que pertinente visto el comportamiento pasado y presente de la Comunidad de Madrid.

Alimentación, biodiversidad y bulos

La avalancha de noticias falsas y bulos, aderezada con las intervenciones cuando menos pintorescas de algunos líderes políticos, es una de las cosas más fascinantes de estos tiempos convulsos. Uno de mis favoritos es el que patrocina el propio Donald Trump, acusando a China de haber “fabricado” el virus. Dejando al margen lo pintoresco, llama mi atención la fe en la tecnología de quienes lo hayan considerado cierto, que no serán pocos, porque en realidad estamos muy lejos de poder crear vida en un laboratorio, aunque sea tan simple como un virus.

Todo cambiará... o todo seguirá igual

Suele ser más fácil decir cuando algo ha empezado que cuando ha acabado. La realidad en la que nos movíamos sufre una interrupción brusca, y nunca se vuelve al punto en el que las cosas quedaron. En algún momento recordaremos estos días y constataremos los límites del suceso. La cuestión ahora es tomar conciencia de si esto va a ser un aprendizaje para futuros eventos, o si va a ser “ese acontecimiento del que usted me habla”. ¿Lo veremos como un suceso aislado, un caso único, o vamos a ser conscientes de que ha sido una primera vez? Porque como ya he denunciado anteriormente, esta pandemia no es una maldición bíblica ni un experimento que ha salido mal, sino la consecuencia de nuestro modelo de desarrollo. Y que las cosas vuelven a la vía por la que discurrían garantiza que volveremos a tropezar con la misma piedra.

Ensayo general

Después de dos semanas de confinamiento, y cuando tenemos por delante otras tantas, parece muy generalizada la idea de que tras la tempestad las aguas no van a volver a su cauce. Es una reflexión que comparto, porque los acontecimientos tienen un calado que va más allá de la respuesta a esta situación.