Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Ana Noguera Montagud

Doctora en Filosofía por la Universidad de Valencia.

Tutora de Sociología en la UNED (Valencia)

Miembro del consejo de redacción de la revista Temas para el Debate, y crítica de libros de la revista Sistema.

Articulista en la revista digital Sistema Digital.

Miembro de las asociaciones literarias Concilyarte y Clave.

Ha codirigido cursos de la UIMP (Valencia)

Miembro de varias ONG Greenpeace, Médicos Sin Fronteras, Cruz Roja, Amnistía Internacional y Fundación Hugo Zárate.

Coordinadora de actos culturales: mesas redondas, presentaciones de libros, encuentros literarios y exposiciones.

Varias publicaciones: artículos de prensa, críticas de libros, artículos de reflexión filosófica, antologías poéticas, novela y ensayo.

“El juego del calamar” del Partido Popular y Vox

Una vez más, y como nos tiene acostumbrada la oposición parlamentaria, tanto PP como Vox, sus debates en el hemiciclo, semana tras semana, dejan mucho que desear. No se les pide un alarde de imaginación ni siquiera de constructivismo social; se les pide tan solo respeto y educación.

¿En manos de quién deben estar las redes sociales?

No voy a demonizar las redes sociales cuando todos las utilizamos de forma cotidiana, porque ya no podemos vivir sin ellas. Social y culturalmente somos seres tecnológicos. Y bienvenida sea la tecnología que tanto nos facilita la vida, el trabajo y las relaciones.

Debates estériles de la oposición política

Escribo este artículo tras escuchar el debate del Congreso de Diputados que se inicia después del periodo estival. Y qué decirles. Como si el tiempo no pasara, Casado y Abascal continúan con un discurso agrio y falaz con sus matices personales.

  • Publicado en Opinión

40 años de izquierda socialista

Permitan que mi reflexión de esta semana sea para recomendar la lectura del artículo de Antonio García Santesmases, “Cuatro años”, publicado en el nº 42 de la revista Argumentos Socialistas ([1]).

  • Publicado en Opinión

Afganistán: El secuestro de la razón

Ha sido un verano de luces y sombras, como siempre ocurre. Vemos cómo va avanzando la vacuna como solución a la pandemia del coronavirus, pero no acaba de erradicarse definitivamente el problema, ya que surgen nuevas variantes y todavía el ritmo de vacunación a nivel mundial es bajo (en España vamos a un altísimo ritmo).

  • Publicado en Opinión

Con el mundo por montera

Comprendo que resulta difícil elevar la mirada social un poco más allá de nuestras propias fronteras nacionales, autonómicas o, a veces, incluso locales. Porque la complejidad de lo que ocurre “fuera” se nos hace, no solo incomprensible, sino inabarcable.

Sobre la justicia

Desde estas páginas, Javier García Fernández analiza con ejemplos la sentencia del Tribunal Constitucional. Podemos encontrar la explicación jurídica a lo que está ocurriendo en sus artículos.

De manadas a jaurías

Si algo hemos conseguido en nuestro país, con mucho esfuerzo y años de convivencia democrática, es un estado de seguridad importante que resulta fundamental para desarrollar nuestros derechos cívicos, para convivir, para salir a las calles de nuestras ciudades con relativa tranquilidad. Al menos, la inmensa mayoría nos movemos con libertad y con tranquilidad.

¿Qué amenaza supone Hungría para los valores de Europa?

Si hoy hay una noticia que me ha despertado sobresaltada ha sido, sin duda, la polémica normativa aprobada en el Parlamento húngaro que prohíbe hablar de la homosexualidad en los programas escolares, que se prohíbe exponer contenidos sexuales a los menores de 18 años, que incluso prohíbe anuncios publicitarios donde aparezcan dos hombres, que prohíbe lecturas juveniles que pueda considerar perjudiciales, incluso podemos ver cómo se cuestionan películas que visibilizan la homosexualidad desde el respeto, la dignidad y el amor como puede ser el caso de Billy Elliot (como así indican opositores húngaros), y que tiene cargas de profundidad homófobas siguiendo la estela iniciada por Putin en Rusia, como señalan entidades de derechos humanos que comparan estas medidas legislativas con la ley rusa de 2013.

Irene Vallejo: el infinito de sus palabras

Ya sé que la convulsa actualidad no cesa de generar polémicas, gritos, polarizaciones, extremismos, enfados, palabras malsonantes, insultos, y no sé cuántas cosas más que exacerban nuestros ánimos, nos enemistan y no separan en orillas difícilmente reconciliables.

  • Publicado en Cultura

¿El adiós de Pablo Iglesias?

Decir que Pablo Iglesias se equivocó en muchas cosas, sobre todo, en su estilo y en sus formas, también en su estrategia, no aporta nada nuevo.

Resaca madrileña

Resulta muy difícil realizar análisis sobre elecciones cuando no se comprende el voto ciudadano. Y yo confieso que no lo comprendo. He entendido la estrategia del PP y su magnífica campaña “ayusista”, pero eso no quiere decir que comprenda ese nacionalismo madrileño, que se ha ido fomentando desde los sentimientos más exacerbados e insolidarios, y que ha calado de forma tan sólida.

Los medios de comunicación y los negacionistas

Seguramente mi opinión no coincida con una gran mayoría de la ciudadanía, pero todos tenemos derecho a tener una opinión, aunque no todas las opiniones sean respetables. Por eso, aún corriendo el riesgo de que quizás mi opinión caiga en el saco de las inservibles o impronunciables, la voy a realizar bajo el máximo respeto.

El vil ataque del presidente de Turquía contra las mujeres

Sé que estamos todos muy ocupados con las mociones de censura y con las elecciones de Madrid, que nos han hecho olvidar de algún modo si existe o no la pandemia. Pero ya tendré ocasión de comentar sobre estas situaciones próximas, porque hoy necesito GRITAR por lo ocurrido en Turquía. Y no quiero que pase por alto por la gravedad que tiene.

Isabel Díaz Ayuso asfixia a Pablo Casado

Durante muchos meses he evitado escribir sobre Díaz Ayuso por dos razones: una, porque, en mi opinión, era darle una publicidad inmerecida e innecesaria que genera hartazgo, y es que, todo lo que ella dice, por el hecho de estar en Madrid, se convierte en importante para los medios de comunicación, aunque sea una supina tontería, y España es muchísimo más que Madrid (nadie se imagina que algún presidente autonómico tuviera tantos titulares con tan poca miga). Y, dos, porque me resulta difícil calificar a este personaje, y procuro emitir opiniones razonadas (aunque siempre no lo consiga), pero en este caso, tengo mi razón alborotada ante este huracán de despropósitos que es Isabel. Lo más educado que podría decirle es que es digna heredera de Trump, pero seguramente eso le haría sentirse orgullosa.

Por la visibilidad de las mujeres: por un mundo más justo

Llega el 8 de marzo, una fecha esencial para el reconocimiento de los derechos de la mujer y que, sin duda, es importante para las mujeres y para los hombres. Sí, también para los hombres. Muchos lo han entendido: todos aquellos hombres que no tienen miedo a perder privilegios sustentados sobre el poder del varón y la sumisión de la mujer porque prefieren encontrar una compañera, una amiga, una amante, una mujer libre que una vasalla. Sobre todo, porque ellos ganan también: se liberan de estereotipos, pueden ejercer de padres, dejan de ser los “machotes” violentos, y pueden dejar de fingir.

La responsabilidad de la libertad

Cuando recordamos con amargura los 40 años del intento de golpe de estado, aquel 23 de febrero que pudo ser fatídico y que, afortunadamente, la joven democracia española pudo frenar, convivimos con ciertas contradicciones, algunas de ellas fruto del desconocimiento o del olvido.

¿Qué ha cambiado en Catalunya?

Hay una tendencia a equiparar votos con escaños como si habláramos de lo mismo. Y así, quienes con menos participación obtienen los mismos escaños, suelen disfrazarse de “ganadores”. Es cierto que no hay otra forma de distribuir los votos en el parlamento que con la distribución de escaños; pero la abstención no cuenta, no suma, no resta, pero sí distorsiona las lecturas. Y una lectura electoral intencionada siempre es peligrosa, mucho más en las elecciones catalanas, en las que no parece que se haya resuelto el camino a seguir. Mucho me temo que los independentistas volverán a equivocarse de nuevo (aunque lo hacen con clara intencionalidad) al pretender afirmar que, una vez más, el pueblo catalán apoya la independencia.

¿Por qué no limitar la remuneración del fútbol español?

Me niego a aceptar que los aficionados al fútbol, los apasionados de los colores de un equipo (sea el Barcelona CF o el Real Madrid, por las dimensiones que manejan de salarios de sus jugadores) aceptan impasibles lo que a mí me remueve hasta los higadillos.