Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

Mucho trapo

El lunes ha estado dominado en los medios por la reunión entre el presidente del Gobierno y la presidenta de la Comunidad de Madrid ante la grave situación en la que se vive en la Comunidad, y especialmente en la capital del Estado. Esta reunión y la posterior rueda de prensa nos motivan a realizar una serie de preguntas y reflexiones desde El Obrero.

En primer lugar, ¿era necesaria una reunión para crear un grupo de seguimiento ante la Covid-19?, ¿tienen que reunirse el presidente del Gobierno y la presidenta de una Comunidad Autónoma para que se coordinen dos Administraciones ante un problema, aunque sea grave?, ¿no han funcionado los canales de información y coordinación entre el Ministerio de Sanidad y la Consejería de Sanidad madrileña? La gravedad de la situación, entendemos, lleva a adoptar políticas donde se deben hacer. Y si la situación es tan grave por la intensa negligencia de una de ellas, la Autonómica, a lo mejor la petición de Izquierda Socialista sobre la aplicación del 155 sería más efectiva y ayudaría más. Si ya se aplicó ante la disparatada aventura del nacionalismo catalán que podía provocar una fractura en Cataluña, además de vulnerar la legalidad, ¿no hay motivos para hacer lo mismo ante la tragedia que se vive en el centro de España?

En segundo lugar, ¿por qué la reunión en la Puerta del Sol y no en la Moncloa?, ¿se hubiera dicho lo mismo o el mensaje hubiera sido igual desde la sede de la presidencia del Gobierno que el que se ha dado en la antigua Real Casa de Correos?, ¿estamos ante un ejercicio de marketing político de dos Administraciones?, ¿por qué el presidente del Gobierno acude allí?, ¿el mensaje es venimos a arreglar las cosas?, ¿y las intenciones de Díaz Ayuso?, ¿consigue con eso un respiro acosada ya hasta por parte de su propio Partido, cansada de los fichajes estrellas de Casado?

Y, por fin, la rueda de prensa, llena de banderas, muy a la americana. Al parecer, ante los problemas se deben sacar todas las banderas para crear una sensación de unidad, pero que a todas luces es falsa. Quizás sería mejor sacar menos símbolos, hacer menos ruedas de prensa extraordinarias, y sí más reuniones donde se deben hacer, aunque sean telemáticas, sin focos ni cámaras, para coordinarse, y sobre todo, gastar el dinero para esta emergencia, pensando en el fortalecimiento de la sanidad pública, pero también de la enseñanza, y de los transportes para que no haya horas punta. La ciudadanía está cansada de tanta fanfarria, pompa y circunstancia.