Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

El socialismo


  • Escrito por Paul Lafargue
  • Publicado en Déjà Vu

“El Socialismo es el único partido que aporta una solución á la situación creada por la concentración capitalista.

Los socialistas piden que todos los instrumentos de trabajo concentrados, tales como caminos de hierros, talleres, fábricas, minas, Bancos, etc., se transformen en propiedad nacional y sean entregados á los trabajadores organizados, los cuales los explotarán, satisfaciendo un capítulo de cargos, no ya en provecho de algunos capitalistas, sino en beneficio de toda la nación.

El objeto que persiguen los socialistas, no es una utopía: basta fijarse, para darse cuenta de ello, que el Estado ya posee líneas férras, establecimientos metalúrgicos, los correos, tabacos, la fabricación de la moneda, etc., y que fatalmente las industrias centralizadas caerán bajo su «control» en un porvenir más ó menos lejano.

Si las industrias monopolizadas por el Estado, que en lugar de representar los intereses de todas las clases de la nación sólo funcionan en beneficio de la clase capitalista, no cumplen el ideal socialista, es debido á que no son explotadas por los obreros asociados en interés de la nación, sino por funcionarios que obran impulsados por interés del presupuesto. Por esta monopolización, que se cumple fatalmente, indica la marcha que sigue necesariamente la evolución industrial y comercial de nuestra época.

Expropiar la clase capitalista en beneficio de la nación; poner los grandes instrumentos industriales á disposición de los trabajadores organizados en Sociedades de producción, comprendiendo todos los capacitados intelectuales y manuales necesarios á su buena explotación, tal es el objeto final del Socialismo científico.

Esta transformación de la propiedad capitalista en propiedad nacional creará el bienestar social, pues no sirviendo los inventos y los perfeccionamientos industriales para enriquecer á algunos individuos, acrecentarán los medios de solaz de todos los miembros de la sociedad. ¿Es esto una utopía, es el sueño de un cerebro criminal? No: es una obra grandiosa, que merece se le dedique la vida.

Y no obstante, los socialistas, que consagran su energía á realizar esta transformación social, son acusados de excitar á la matanza y al pillaje y son condenados á presidio.”

(Vida Socialista, 26 de octubre de 1911)