HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

La contaminación trumpista de Castilla y León


(Tiempo de lectura: 2 - 4 minutos)

Hace ya tiempo que el populismo ha entrado en crisis como estrategia de la izquierda y por el contrario se ha afianzado en el espacio más conservador, primero en la extrema derecha, luego en el PP de Ayuso en la Comunidad de Madrid y finalmente en la propia dirección de Génova en su enconado pulso con estos dos últimos.

A cuatro semanas de las elecciones en Castilla y León, todo apunta a la extensión de la mencionada estrategia populista a Castilla y León, que hasta ahora se había mantenido con Galicia y Andalucía en el lado de la moderación. Al menos a eso apuntan tanto la convocatoria anticipada como las primeras consignas y declaraciones en precampaña electoral.

Primero como la demostración palmaria de que la mentira anticipa la guerra: Otra vez sobre la amenaza inminente de una supuesta moción de censura y el objetivo de eliminar al hasta ahora aliado de Ciudadanos, todo para recomponer una nueva mayoría trumpista con la ultraderecha de Vox.

Luego con las fake News y la manipulación de lo obvio: Las consecuencias catastróficas de las macrogranjas transformadas en un ataque de los rojos urbanitas a la ganadería y a la España despoblada.

Y sobre todo con los maniqueos anticomunistas, mediante un vídeo electoral en que contrapone la ganadería y el comunismo, remedando la consigna trumpista de Madrid de comunismo o libertad.

En las elecciones de Castilla y León coincide la supuesta amenaza de la moción de censura como el desencadenante y coincide también con el maniqueo de comunismo o libertad. Sin embargo, lo que triunfó en las elecciones madrileñas no fue solo el mensaje ideológico para cerrar filas frente a Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, frente al social comunismo, muy por contrario fue sobre todo haber sabido aprovechar el cansancio pandémico para subirse a la necesidad de buena parte de la ciudadanía de acelerar el final de la pandemia, también con la base material de la apertura de la economía y la libertad del consumo, logrando romper con todo ello las fronteras ideológicas tradicionales entre derecha e izquierda. Sin embargo, las elecciones autonómicas realizadas previamente, en la primera mitad de la pandemia, en las comunidades autónomas denominadas históricas, fueron un espaldarazo a los gobiernos y los partidos tradicionales en aras de la seguridad. Cabe preguntarse entonces qué influirá más ahora, cuando se percibe el final de la pandemia y el inicio de la recuperación económica, si primará la seguridad o la polarización populista.

Porque en el caso de las elecciones en Castilla y León se ha visto claramente la utilización de la convocatoria anticipada en clave de los problemas y la disputa interna del partido popular y por tanto su instrumentalización como elecciones primarias de las andaluzas y generales, más que con la finalidad de garantizar una gobernabilidad, supuestamente en peligro. Y sobre todo, en los últimos días, las elecciones también han aparecido como un intento de adelantarse a las posibles consecuencias electorales de los procesos judiciales en marcha contra el partido popular de Castilla y León.

Las encuestas realizadas hasta ahora, si bien mantienen la mayoría conservadora con el apoyo de la extrema derecha, muestran sin embargo un panorama muy ajustado con la aparición de las nuevas candidaturas.

La duda es si se mantendrá la mayoría del PSOE y las consecuencias de su frustrada moción de censura y si la izquierda con la nueva coalición de Podemos e Izquierda Unida, pero sin la plataforma anunciada por la vicepresidenta Díaz, mejorará o no sus resultados. Aunque la principal incógnita también está en los nuevos partidos que pretenden representar a la España vacía y finalmente en su inclinación por el continuismo o por el cambio. La lección de Ciudadanos es clara y la declaración de Ayuso sobre León también.

Médico de formación, fue Coordinador General de Izquierda Unida hasta 2008, diputado por Asturias y Madrid en las Cortes Generales de 2000 a 2015.

Tu opinión importa. Deja un comentario...


Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider