Quantcast
HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

"Rebeca": 80 años de enfrentamientos y fantasmales recuerdos


  • Escrito por Silvia García Herráez
  • Publicado en Cine
La actriz Joan Fontaine en el momento de entrar en el Palacio del XXX Festival Internacional de Cine de San Sebastián. La protagonista de ""Rebeca"" de Hitchcock recibió el premio que en un principio se había destinado a Gloria Swanson. Efe/ig/Archivo La actriz Joan Fontaine en el momento de entrar en el Palacio del XXX Festival Internacional de Cine de San Sebastián. La protagonista de ""Rebeca"" de Hitchcock recibió el premio que en un principio se había destinado a Gloria Swanson. Efe/ig/Archivo

Drama, romance e intriga se unen en "Rebeca", una de las muchas obras maestras de Alfred Hitchcock y su primer filme estadounidense, que arranca con una de las frases más célebres del cine: "Anoche soñé que volvía a Manderley". Mañana cumple 80 años una historia tan seductora delante como detrás de la pantalla.

Basada en la tercera novela homónima publicada dos años antes, en 1938, por la escritora inglesa Daphne Du Maurier, "Rebeca" llegó a la gran pantalla casi por casualidad y después de serios duelos abiertos en varios frentes.

El primero entre Hitchcock y el productor de la película, David O. Selznick, dos "pesos pesados" del cine de la época que como los polos de un imán se atraían y repelían casi a la vez.

Interesado en trabajar con el director británico y después de asistir al estreno de su gran éxito del momento, "Lo que el viento se llevó", el productor contactó con Hitchcock para trabajar en una película sobre el hundimiento del Titanic, un proyecto que atraía a ambos.

Sin embargo, este proyecto nunca culminó y emprendieron el de "Rebeca", una novela que ya les había enfrentado en la adquisición de sus derechos cinematográficos por los que ambos pujaron.

El guion –a Selznick no le gustó la primera adaptación del director, que calificó de "versión deformada y vulgarizada del libro"–, la elección de los actores, de la música, de la fotografía, de los lugares del rodaje…, todo era cuestión de encendido debate.

Pero no acabaron ahí los desencuentros. Tampoco estaba contenta la novelista con la elección de Hitchcock para dirigir la adaptación de su libro. Du Maurier no había quedado nada contenta de la versión que hizo el director de su cuarta novela, "La posada de Jamaica".

Y menos satisfecho quedó el actor Laurence Olivier cuando se enteró de que la elegida para interpretar a la segunda señora de Winter era Joan Fontaine y no su esposa en aquel momento, la protagonista de "Lo que el viento se llevó", Vivien Leigh. Ese fue el enésimo enfrentamiento entorno a la película.

Porque después de probar con casi una decena de actrices, incluida la propia Vivien Leigh, Hitchcock finalmente se decantó por Joan Fontaine para disgusto de Olivier, que durante el rodaje le hizo literalmente la vida imposible a su compañera de reparto.

Como relata el escritor Juan Tejero en su libro "¡Este rodaje es la guerra! Segunda parte", la principal preocupación del equipo técnico era Fontaine, una actriz poco segura de sí misma que debía soportar duras horas de ensayo, exigentes pruebas fotográficas y hacer frente a la hostilidad de Olivier.

De todo ello sacó partido Hitchcock hasta conseguir que ese tormento que perseguía a la actriz se reflejara en su personaje, una mujer acomplejada, infeliz, insegura, acosada. Casi desequilibrada.

La película es un ejemplo del castizo refrán de cuanto peor, mejor, ya que fue un éxito de taquilla, fue elegida entre las diez mejores películas de ese año y obtuvo once nominaciones a los Óscar, incluyendo mejor película –que, finalmente ganó–, mejor director y mejor actriz y actor principal, entre otros. Años más tarde, en 2001, el Instituto Americano del Cine la incluía entre las 100 películas estadounidenses más emocionantes de su historia.

Estrenada el 12 de abril de 1940 en Estados Unidos, a España no llegaría a sus pantallas hasta el 10 de diciembre de 1942, más de dos años y medio después. Sin embargo, fue todo un éxito.

Tal fue su popularidad que "Rebeca", ese personaje fantasmagórico que sin aparecer un solo segundo da título a la película, fue a partir de entonces el nombre que se dio a la chaqueta de punto y sin cuello que luce la protagonista en varias escenas.

Ahora, 80 años después, "Rebeca", –otra paradoja más–, sigue muy viva. La plataforma Netflix ya ha anunciado una nueva versión protagonizada por Armie Hammer ("Llámame por tu nombre") y Lily James ("Mamma mia!").

Concluida la grabación y en proceso de posproducción, en breve se volverá a escuchar esa voz en off que nos invita a cruzar el umbral de una sombría mansión, mudo testigo de fantasmales visiones y recuerdos. 

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider