Quantcast
HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

David Moragas, en su primer largo, cuestiona la relación entre razón y amor


  • Escrito por Francisco Ávila
  • Publicado en Cine
El cineasta David Moragas (Almoster, Tarragona, 1993) cuestiona en su primer largometraje, 'A Stormy Night', que la razón y el amor "puedan ir de la mano", en una película intimista, rodada en blanco y negro, que clausurará este fin de semana la edición del D'A Film Festival Barcelona 2020. EFE/Quique Garcia El cineasta David Moragas (Almoster, Tarragona, 1993) cuestiona en su primer largometraje, 'A Stormy Night', que la razón y el amor "puedan ir de la mano", en una película intimista, rodada en blanco y negro, que clausurará este fin de semana la edición del D'A Film Festival Barcelona 2020. EFE/Quique Garcia

El cineasta David Moragas cuestiona en su primer largometraje, "A Stormy Night", que la razón y el amor "puedan ir de la mano", en una película intimista, rodada en blanco y negro, que clausurará este fin de semana la edición del D'A Film Festival Barcelona 2020.

El cine de Moragas (Almoster, Tarragona, 1993) tiene múltiples referencias fílmicas, retazos de la 'nouvelle vague' de Agnès Varda, apuntes del primer Woody Allen e influencias como las del crítico cultural esloveno Slavoj Zizek, que fue una de sus inspiraciones.

"Si tienes razones para amar a una persona, entonces no la amas. Es una frase de Zizek, que me inspiró mucho, porque la película pone en duda esto, que la razón y el amor no pueden ir de la mano, y en el momento que interseccionan se contradicen entre ellos y se destruyen", asegura el cineasta en una entrevista con Efe.

En cierto modo, "A Stormy Night" es el resultado de un viaje, de Almoster (1.361 habitantes) a Nueva York (8,5 millones), donde no hay solo 6.200 kilómetros de distancia, sino dos mundos. Apenas 75 minutos para resumir un recorrido de sus 27 años de vida.

Un guión escrito en 15 días durante unas vacaciones, 13 días de rodaje y un presupuesto tan bajo que está muy por debajo de lo que es una película de bajo presupuesto", dice Moragas, que dirige, interpreta y realiza el guión de su ópera prima.

"A Stormy Night" narra la historia de Marcos, un cineasta español interpretado por Moragas, atrapado en Nueva York porque su vuelo es cancelado a causa de una tormenta. Acaba alojándose en el apartamento de Alan (Jacob Perkins), que comparte piso con Clara, una compañera de universidad de Marcos.

En pocas horas, los dos personajes homosexuales cuestionan sus concepciones sobre la vida, el amor y la felicidad. “En esta historia, cada personaje interpreta una versión de mí mismo. En realidad lo que hago es poner en escena dos formas de entender el mundo que inevitablemente alguna vez han convivido en mí", analiza Moragas.

Hasta los diecisiete años, Moragas pensaba que iba a ser ingeniero de telecomunicaciones. En Almoster no tenía referentes artísticos y dedicarse al cine era “una idea marciana”.

“Entonces ocurre una fisura que tiene que ver con un proceso de descubrimiento personal en el que empiezo a retarme, a preguntarme si las cosas pueden ser distintas y a cuestionarme la teórica imposibilidad de que no puedo ser director de cine”, expone. Y esa convicción le llevó a estudiar comunicación audiovisual.

“En mi tercer año de carrera, supe que o me dedicaba al cine o no sería feliz”, insiste. Acabada su formación, recibió una beca para continuar estudiando en Estados Unidos. "Estudié en la TISCH School of the Arts, que es la división de artes de la NYU (Universidad de Nueva York), donde antes habían pasado Martin Scorsese, Woody Allen o Julie Delpy, y tutelado por profesores como Spike Lee o Todd Solondz”, cuenta.

Admite que escribir el guión de "A Stormy Night" fue el resultado de un proceso de reflexión que se ha alargado durante sus 27 años de vida, pero que tardó quince días en escribirlo. "Hablando con Alfonso Herrera Salcedo, el director de fotografía con el que había trabajado en varios cortometrajes, pensamos que podíamos forzar un poco más la máquina, porque rodábamos con los recursos que teníamos, que eran muy pocos.

Fui a Nueva York con una beca, pero sin dinero”, explica. Recuerda que empezó a “escribir un corto” y se dio cuenta de que “era un largo” y siguieron adelante. Todo ello sin tener firmado nada para la postproducción de la que se encargó Oberon Media.

La película la editó con Bernat Aragonés (“La Hija de un ladrón” de Belén Funes). “Teníamos la película acabada, pero no sabíamos cuándo se iba a estrenar y después la seleccionaron para el festival de Málaga. Parecía que era el final del túnel, pero cayó la crisis sanitaria", insiste.

Su cine bebe de muchas fuentes. Desde el cine de Kelly Riechhardt (‘Old Joy’), al minimalismo de Hong Sang-Soo o el movimiento cinematográfico ‘Mumblecore’ (los hermanos Duplass o Greta Gerwick). Moragas admite que se siente muy bien fuera de su zona de confort.

“La vida es un conjunto de cicatrices que van dando forma a mi identidad. En el momento en el que uno siente un cierto cosquilleo, es que está saliendo de la zona de confort y fuera de ella me han pasado las cosas más maravillosas de mi vida”, argumenta.

La película es curiosamente una historia de confinamiento, aunque de pocas horas. No se estrenó en Málaga, pero le abrió la posibilidad de clausurar el D’A gracias a Filmin. No sabe si el sábado, cuando se estrene su película, se vestirá para la ocasión.

“Me había comprado una corbata preciosa para ir a Málaga, creo me la pondré”, cuenta divertido. Lo que más echará de menos será no poder verla junto a sus padres. “Han vivido mi sueño conmigo. Se imaginaban un estreno y que nos sentaríamos juntos, pero nos privaremos de esta experiencia. Ellos quieren esperar a verla conmigo, aunque sea en el sofá de casa y celebrar como toca mi primera peli”, concluye David Moragas. EFE.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider