HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Mary Hamilton quiso ser libre llamándose Charles


(Tiempo de lectura: 2 - 4 minutos)

La mujer inglesa de los siglos XVIII-XIX no tenía derechos, estaba expulsada del mundo de la enseñanza y la cultura y vivía subyugada a la voluntad de los hombres. Muchas mujeres se opusieron ello.

A las mujeres no se les suponía deseo sexual, la medicina no las trataba mejor que a los animales de compañía. En los registros de la oficina quirúrgica de Cambridge, entre la pesca de la ballena y la salud del vice-rector, se encontraron una amplia relación de casos en los que un tutor masculino (padre o esposo) llevaba a una mujer para que le practicaran la clitoridectomía por unos 200 o 300 guineas. Es decir, un hombre podía llevar a su hija, hermana o esposa al médico para una "ablación de clítoris, para curar su "histeria".

En este estado de cosas algunas mujeres optaron por travestirse y llevar una vida libre simulando ser un hombre. Muchas de estas mujeres intentaron seducir a otras mujeres, para casarse y, una vez celebrada la boda, huir con el dote. Muchos trabajos las califican como lesbianas, transexuales masculinos o simplemente mujeres libres. Una de estas personas fue Mary Hamilton, también conocido/a como Charles Hamilton. Charles-Mary Hamilton fue condenada por fraude por "hacerse pasar por hombre".

Su biógrafo señala que ya con 14 años se juntó con otra joven metodista, Anne Johnson. Descubierta tuvo que huir a otra ciudad, mientras Anne se casó, dejando a Mary en un estado de desesperación. Tras esta relación Mary optó por una identidad masculina hasta su ingreso en prisión en 1746.De nuevo aparece en Dublin, donde sedujo a una rica viuda con la que se casó sin mostrar su verdadera identidad, huyendo con la dote al ser descubierta. Dos nuevas bodas le siguieron, Tras Dublín marchó a Totness, al sur de Inglaterra, allí fingió ser médico, poco después huyó con una joven paciente con la que se casó, regresando a la ciudad. Allí celebraron su regreso al estar casadas y el honor de la joven salvado, el padre pensaba que era Charles y no Mary. El matrimonio duró hasta que la esposa descubrió la desnudez del marido que de nuevo tuvo que huir.

Esta vez llegó a la localidad de Somersetshire donde conoció a Mary Price, una joven incauta desconocedora de todo lo concerniente al sexo, tal era el desconocimiento de la sexualidad por parte de la mujer inglesa a finales del siglo XVIII. Se casaron en julio de 1746, el matrimonio duró dos meses. Charles fue reconocido por un antiguo paciente de Totnes. Su relato llegó a oídos de su suegra, que sometió a su hija a un duro interrogatorio Mary Price quiso defender a su esposo con escaso éxito. Charles fue expulsado de su casa y agredido por las vecinas que antes le adoraban, La policía le detuvo y solo su esposa le defendió con el frágil argumento de que todo era mentira.

Finalmente, y ante la posibilidad de ser también procesada, María tuvo que admitir que había sido engañada "por las prácticas más viles y engañosas", Ella declaró que "Después de su matrimonio se acostaron varias noches y que Charles Hamilton "había entrado en su cuerpo varias veces", lo que le hizo creer que Hamilton era un verdadero hombre ". El juicio evidenció el uso de un consolador por parte del doctor. El caso recuerda el proceso contra Anastasio-Catharina Margaretha ejecutado por cometer sodomía con instrumento inadecuado en la Prusia de 1720.

No existía ninguna ley a la que atenerse por parte del tribunal. Las leyes perseguían la "sodomía" masculina, pero no decía nada sobre las relaciones entre mujeres, no se les suponía capacidad para ello. Pero la prensa aireó, exageró e inventó para vender periódicos a expensas de Hamilton. Llegó a decir que se había casado hasta catorce veces, hecho del que no hay evidencia alguna. Fruto de estas presiones fue condenada por fraude, siendo azotada públicamente en los mercados de las ciudades que había vivido. Tras ello tuvo que cumplir una sentencia de 6 meses en prisión. Tras su ingreso en prisión se le pierde la vista.

Fue una época con multitud de casos similares. En el registro matrimonial de la parroquia de Taxal, Cheshire, aparece un dato asombroso: el matrimonio de Hannah Wright y Gaskill Ana en 1707 y el de Ane Norton y Alice Pickford, un año más tarde. ¿Cómo fue posible? Robert Aldrich nos señala que existe la posibilidad de muchos casos de uniones ilegales y clandestinas en la Inglaterra del s XVIII, unas uniones mucho más flexibles que las heterosexuales y ejercidas en libertad y basadas en el amor y la amistad.

Mas información:

Rictor Norton: "Lesbian Marriages in 18th-century England"

Robert Aldrich, “Gais y lesboanas, vida y cultura” Ed Nerea.

Experto en historia LGTBI.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider