Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Antonio Manuel Moral Roncal

1797: Libertad, Igualdad y Paz en Nuestro Señor Jesucristo

Como es sabido, el estado revolucionario francés surgido en 1789 comenzó una serie de guerras con países europeos a partir de 1793 que conllevaron la expansión de sus ideas. Por la paz de Campo Formio, que se firmó en octubre de 1797, Austria cedió a Francia la orilla izquierda del Rhin, Bélgica y el Milanesado, recibiendo a cambio la ciudad de Venecia. Los franceses crearon la República Cisalpina -en el territorio milanés- y la Ligur -en tierras genovesas- con el apoyo de una minoría de afrancesados. La diócesis católica de Imola quedó administrativamente adscrita a la Cisalpina. En ella, los franceses proclamaron la abolición de la nobleza pero sus oficiales frecuentaron los palacios de la aristocracia italiana; despojaron a los frailes de sus bienes, aunque fueron puntuales en el pago de las pensiones que les asignaron; nunca se ofendió violentamente al clero secular y sólo se insultó a sus obispos en tiempos de disturbios y luchas. Sin embargo, el nuevo orden no había sido resultado de la manifestación libre de los habitantes sino una imposición de Francia, que había creado una plataforma política para la conquista de otros territorios en Europa.

  • Publicado en Cultura

El carlismo durante la guerra civil

Al estallar la guerra civil en 1936, la prioridad carlista fue ganar la lucha a la España republicana. Desde un punto de vista militar, los requetés tuvieron una notable actuación en las primeras semanas de la guerra, sobre todo en el norte peninsular y en Andalucía occidental. Durante el verano su número aumentó espectacularmente, en un clima de exaltación bélica que la propaganda oficial no dudaba en calificar de "cruzada". La mayor parte de los voluntarios pertenecían a la clase media urbana, aunque también había arrendatarios rurales, obreros y empleados. El carlismo llegó a organizar y sostener en el transcurso del conflicto más de 40 tercios de requetés, aproximadamente, unos 30.000 hombres. Desde un punto de vista organizativo, se creó la Junta nacional carlista que confirmó el liderazgo de Manuel Fal Conde, al que pronto inquietaron tres problemas.

  • Publicado en Cultura

La primera etapa de Napoleón como cónsul de Francia

Tras el golpe de Estado de 1799 que hundió la república burguesa, Francia pasó a ser un consulado cuya figura principal era el general Napoleón Bonaparte. El Consulado fue un gobierno colegiado integrado por los tres cónsules y cuatro asambleas (Tribunado, Senado, Consejo de Estado y Cuerpo Legislativo). Pero, en realidad, de quien dependió toda la política fue de Napoleón; los otros dos cónsules se convirtieron en sus meros asesores. De ahí que, en este período, Francia volviera a una forma de despotismo ilustrado aunque con una mayor presencia del estamento militar surgido de la Revolución.

  • Publicado en Cultura

Maestras en los gremios madrileños durante la Ilustración

En 1775, Madrid contaba con Cinco Gremios Mayores, formados por ricos y poderosos comerciantes, y más de cuarenta gremios menores, cuya difícil situación económica había provocado que el rey Carlos III decidiera eximirles del pago de los grandes impuestos. Todos se regían por sus propias ordenanzas, en las cuales no se reconocía a la mujer la posibilidad de obtener el grado de maestro y, con ello, la apertura de una tienda, a menos que fuera viuda. En este último caso, los maestros permitían que una mujer pudiera quedar al frente de un obrador, pero tan sólo en el plazo de un año. Así, en ningún gremio el número de mujeres, legalmente registradas, superaba al de hombres en la dirección de los talleres. No obstante, algunas corporaciones decidieron no limitar claramente el tiempo de viudez. Tal fué el caso de comerciantes menores de mercería, joyería y droguería, los tratantes de ropas usadas, los bodegueros, los confiteros y los menuderos. No resulta extraño que las cifras de mujeres legalmente registradas en estos oficios fueran las mayores de todas las corporaciones.

  • Publicado en Cultura

La Segunda Guerra Carlista (1846-1849)

En 1846 estalló la guerra de los Matiners (madrugadores) llamada así porque su principal escenario bélico fue Cataluña, durante casi tres años. Algunos autores se niegan a llamarla Segunda Guerra Carlista debido a este hecho aunque otros, en cambio, lo defienden pues se intentó ampliar su teatro de operaciones al resto de la península. A la hora de analizar las causas de la guerra debemos tener en cuenta varios hechos.

  • Publicado en Cultura

¿Murió envenenado Napoleón Bonaparte?

A veces, en la isla de Santa Elena, en aquel desierto de amargura y aburrimiento donde las potencias europeas le desterraron, el emperador Napoleón Bonaparte (1769-1821) lamentó en más de una ocasión no haber muerto en Moscú o en Waterloo, aunque finalmente se resignó a su suerte. Existen hombres que, habiendo experimentado la gloria, son capaces de distanciarse de su propia vida, se alzan sobre ella y la contemplan como una obra de arte. Pero Napoleón, en sus momentos de completa lucidez, supo que Santa Elena era el sórdido, sublime e indispensable epílogo de la historia de su vida. Y, para algunos historiadores, también logró salir victorioso de su derrota. Si su tumba en la cripta de los Inválidos de París se ha convertido en un lugar de constante peregrinación para el pueblo francés, no se debe al recuerdo de las victorias militares de Austerlitz o Borodino, sino a que la Francia contemporánea sabe que -desde un punto de vista jurídico y administrativo- ha sido modelada por la mano de Bonaparte y sus colaboradores políticos.

  • Publicado en Cultura

La independencia de Grecia en el siglo XIX

El proceso de independencia griego del imperio otomano hunde sus raíces en el siglo XVIII, cuando la negligencia e indiferencia del estado turco y la corrupción e imprevisión de sus funcionarios, más que algún tipo de opresión sistemática aumentaron el malestar de los pueblos balcánicos. El desorden público aumentó, creándose bandas de forajidos y ladrones en las cordilleras montañosas y flotas de piratas en el Mediterráneo oriental. Los pueblos dominados mantuvieron su identida propia gracias a la Iglesia, por lo que la Sublime Puerta fue incapaz de anularles culturalmente aunque tampoco pretendió hacerlo seriamente. La mayoría de altos dirigentes y cargos técnicos no estaban desempeñados por musulmanes de raza sino por renegados o libertos; pero los cristianos de los Balcanes formaban masas compactas, cuerpos extraños en el Imperio, que les reconoció bastante autonomía. La corrupción y la desidia inundaron todas las ramas del gobierno, la dinastía fue incapaz de salir de su propia decadencia, sumida en luchas de serrallo; el Imperio era un gigante con pies de barro. Sin embargo, las grandes potencias orientales fueron también incapaces de ponerse de acuerdo en la desmembración de su vecino enfermo, lo que ayudó a su supervivencia. Rusia ambicionaba una salida al Mediterráneo pero fue frenada por Austria que deseaba los territorios balcánicos, como heredera del viejo reino medieval de Hungría. Por su parte, Francia y Gran Bretaña trataron de impedir la expansión de estos estados, sosteniendo al viejo Imperio turco. Sin embargo, su desfase cada vez fue más evidente; mientras Occidente consolidó sus instituciones, en Turquía se disgregaron; la ciencia conoció en la Europa Atlántica un verdadero impulso, mientras la técnica y el saber permanecieron anclados en el tiempo en los estados del sultán.

Viudas y huérfanas en los gremios del Madrid de Carlos III

En la mayoría de gremios de la Monarquía hispánica se aceptaba que la dirección de un taller o tienda a la muerte del maestro pasara a manos femeninas. Paradójicamente, la mujer no era educada para ello, por lo que muchas viudas tan sólo podían contar con la experiencia de algunos familiares o vecinas y con su propio proceso de acomodación a las nuevas competencias.

  • Publicado en Cultura

La conquista turca de los Balcanes (1354-1541)

En 1354 el ejército turco ocupó la península europea de Galípoli, en pleno corazón del Imperio bizantino. Desde esa punta de lanza, las tropas de la dinastía otomana comenzaron la conquista de la península de los Balcanes, al remontar el río Maritsa y saquear no sólo ciudades pequeñas y zonas agrícolas, sino la mismísima ciudad de Adrianópolis y otros importantes centros bizantinos.

  • Publicado en Cultura

La vida cotidiana en los Balcanes otomanos (siglos XVI-XVII)

La conquista de Constantinopla por Mehmet II y la destrucción final del Imperio bizantino en 1453 no fueron tanto el presagio conmovedor de una nueva etapa histórica como la culminación de un siglo y medio de expansión otomana casi continua por los territorios bizantinos e islámicos, y más allá de ambos, por Asia y Europa. Cuando el fundador de dinastía, Osman I (1300-1324) tomó el mando de las tribus turcas, sus dominios estaban enteramente comprendidos en Bitinia, al noroeste de la península de Anatolia. El reino turco era pequeño e insignificante pero, pronto, la caótica situación de los estados vecinos favoreció su expansión territorial, alcanzado en breve tiempo los Balcanes europeos.

  • Publicado en Cultura

La mayor escultura del mundo del siglo XX: el Monte Rushmore

En Dakota del Sur, se halla el monte Rushmore, cercano a la localidad de Rapid City. Su principal característica es que fueron esculpidos en la roca viva de la montaña los rostros de los presidentes norteamericanos George Washington, Thomas Jefferson, Theodore Roosevelt y Abraham Lincoln, si se observa desde izquierda a derecha.

  • Publicado en Cultura

Ferrante Aporti, un pedagogo renovador en la Italia del siglo XIX

El sacerdote italiano Ferrante Aporti nació en San Martino dell´Argine el 20 de noviembre de 1791 y falleció en Turín, ciudad del reino de Piamonte-Cerdeña, el 14 de noviembre de 1858. Se le conoce como investigador de los métodos de enseñanza infantil de su época, a los que quiso mejorar y dar otra orientación, y como fundador de los Asili d´infancia o escuelas gratuitas.

  • Publicado en Cultura

El exilio republicano y Juan Carlos I

La vicepresidenta Carmen Calvo anunció, hace unos días, que se presentaría en el Congreso de los Diputados próximamente una ley para “saldar una deuda pendiente de la democracia española con el exilio”.

El Crystal Palace (1851-1936)

En pleno reinado de Victoria I de Gran Bretaña, se decidió la organización de una gran exposición universal en Londres en 1851. Fue consecuencia del éxito de tres anteriores, dedicadas a manufacturas y organizadas por la Royal Society of Arts y el príncipe Alberto, consorte de la reina. La exposición siguiente debía demostrar al mundo la superioridad industrial de Inglaterra, exhibiendo equipo industrial, inventos, instrumental ligado al desarrollo científico y también obras de arte. Londres debía demostrar que era la Atenas del siglo XIX.

  • Publicado en Cultura

Antonio Monedero, un impulsor de sindicatos católicos agrarios

Antonio Monedero Martín nació en el pueblo de Dueñas en 1872, en una familia acomodada, pues su padre llegaría a ser diputado y senador por el partido conservador. Precisamente en esta ciudad, Antonio Monedero estudió interno en el colegio San José de los jesuitas de Valladolid (1884-1886), una experiencia apuntaló su religiosidad. En Valladolid se doctoró en Derecho y comenzó a mostrar su interés por la vida pública, a través del impulso del asociacionismo agrario.

La revolución Meiji, ¿una revolución burguesa?

Durante el reinado efectivo del emperador Mutsu Hito (1868-1912), conocido como época Meiji, Japón realizó un cambio fundamental en su economía, política y sociedad que impidió, al contrario que otros estados asiáticos, convertirse en una colonia o en un protectorado de las potencias europeas o de Estados Unidos.

La novela histórica de Alejandro Núñez Alonso

Durante su juventud, el asturiano Alejandro Núñez Alonso (1905-1982) intentó ganar fama como autor de teatro y, por lo tanto, se trasladó a Madrid, meca de numerosos escritores que pensaban triunfar en la capital. Sin embargo, no logró ningún éxito por lo que tuvo que trabajar en varios periódicos, como El Heraldo y La Libertad, ejerciendo en este último como crítico de cine. A finales de 1929 decidió probar fortuna en México, donde volvió a ejercer como periodista en varios diarios, aunque fundó dos revistas: Imagen, Mapa y Arte y Plata. Pero allí logró sus primeros laureles como escritor, pero no de teatro sino de novelas: Konco, Mujer de medianoche y Días de huracán. En tierras mexicanas logró reconocimiento y paz, mientras España se desangraba en una guerra civil y, más tarde, el mundo padecía la Segunda Guerra Mundial.

  • Publicado en Cultura

Francesc Xabier Butinyà y sus religiosas obreras

Francisco Javier Butiñá nació en Bañolas el 16 de abril de 1834, donde su familia dirigía una fábrica de hilos, oficio que desarrollaron sus antepasados en Bañolas desde que se establecieron, procedentes del Rosellón, a inicios del siglo XVIII. A pesar de ser el hijo mayor y, por lo tanto, destinado a seguir la tradición, decidió ingresar en la Compañía de Jesús. El 24 de octubre de 1854 entró en la casa de Loyola donde comenzó sus estudios para llegar a ser jesuita. Después de un periodo en el exilio en Mallorca debido a la fuerte corriente anticlerical que se desató como consecuencia de la revolución de ese año, que abrió el llamado bienio progresista (1854-1856), regresó a Loyola para continuar sus estudios.

La novela histórica de Frank G. Slaughter y William DuBois

Continuamos recordando, como ya hicimos en un artículo anterior Mika Waltari, la obra de escritores que publicaron populares novelas históricas que se convirtieron en best-sellers en el siglo XX. En este caso recordaremos a Frank G. Slaughter (1908-2001) nacido en Washington D. C. Sus padres se trasladaron a una granja cercana a la ciudad de Oxford, en el estado de Carolina del Norte, donde transcurrió su infancia. Estudió medicina en la Duke University, especializándose en cirugía en varios hospitales civiles y de campaña, al ser movilizado durante la Segunda Guerra Mundial en el ejército (1942-1945). Una vez licenciado, compaginó la práctica médica con la escritura y, ante el éxito conseguido, abandonó su profesión médica, centrándose en la literatura. Llegó a vender más de 60 millones de libros, lo que le transformó en un escritor de obras de indiscutible éxito.

  • Publicado en Cultura

La novela histórica de Mika Waltari

Una novela histórica no debe confundirse con un libro de historia, firmado por un especialista formado en estudios universitarios especializados, pero forma parte de Historia. Este género ha ocupado su lugar en la literatura de numerosos países, ha sido -es- muy popular y, pese a numerosas licencias históricas (cuando no grandes errores) ha ayudado a fomentar el gusto por la lectura y por el conocimiento del pasado. Muchos fueron los literatos del siglo XX que escribieron alguna que otra novela histórica de calidad, por lo que nos gustaría recordarles, comenzando por alguien que vino del frío norte europeo.

  • Publicado en Cultura

El turismo marítimo en la España de Alfonso XIII

En el siglo XIX, cuando se produjo la sustitución de la vela por el motor en los barcos, las compañías navieras pudieron fijar horarios regulares para sus líneas marítimas. La segunda revolución industrial fue acompañada de una revolución de los transportes que potenció, aún más, el traslado de población a grandes distancias, pero también un tráfico regular más seguro, favoreciendo, a la larga, el turismo marítimo.

  • Publicado en Cultura

La fundación de la Real Academia de Bellas Artes en 1752

Los orígenes de una Real Academia de Bellas Artes en España no se comprenden si el patronazgo artístico de la Corona desde el siglo XVI, cuando, gracias al aumento de rentas provenientes de América, los monarcas emprendieron un intenso programa de construcción de obras artísticas, así como de su adorno interior y exterior. Las figuras de Felipe II o de Felipe IV no pueden entenderse en su totalidad sin la faceta de mecenas de las artes, como Fernando Checa y Alfredo Alvar han demostrado en sus estudios. Los Borbones, en el siglo XVIII, continuaron, en la medida de sus posibilidades, siendo patronos de arquitectos, escultores, pintores, bordadores, relojeros, miniaturistas, cristaleros, etc. De esa manera entroncamos la pintura de Ranc o Van Loo con el reinado de Felipe V o al mismo Goya con el de Carlos IV.

  • Publicado en Cultura

Descubriendo el mecanismo celestial: estrellas y predicciones en el Renacimiento

En la Europa del Renacimiento (siglos XV y XVI) apenas se había variado la concepción del Cosmos forjada en la época clásica griega y romana. El geocentrismo -la idea de que la tierra era el centro del Universo- y la percepción del mundo con el ser humano como centro predominó en las elites culturales y científicas hasta la época del barroco. A partir de entonces triunfó la idea heliocéntrica -en torno al sol giran los planetas- del científico polaco Nicolás Copérnico. No hubo hasta entonces, pues, una ruptura clara entre el mundo inorgánico y el ser humano.

  • Publicado en Cultura