LA ZURDA

Antonio Daganzo

Pantomima

Que todo se moviera dibujando el silencio,

celebrándolo

al convencerse heridas las palabras,

cuando el ancho equipaje

y el suicida en las hoces.

En la alta ausencia

Si te entrego mis ojos con la mirada baja

verás tu soledad,

tu insuficiente pompa,

la abdicación absurda de reflejarte muerto.

 

Hoplitas bajo el sol

Tantas veces los años,

ni siquiera ambiciosos,

llevándonos a Persias imposibles.

 

Qué duro ser consciente

Fuera y dentro

Fuera madrugo,

rindo mi mejor ley

a los horarios

por si acaso mi nombre

no acertara a burlarse de sí mismo.

Viajada noche

Viajada noche,

concluye el solo reino,

la altura que no sabe y nada ostenta,

la abdicación del cóndor.

Cuando viajar es derruir un templo oscuro