Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Mercedes Peces Ayuso

Frankenstein o el moderno coronavirus

«Cuántas cosas estamos a punto de descubrir si la cobardía y la dejadez no entorpeciera nuestra curiosidad»

Frankenstein o el moderno Prometeo, 1818, Mary Shelley.

  • Publicado en Cultura

El rey Lear y el coronavirus

«Los pequeños vicios traslucen a través de los andrajos de la miseria; mas las finísimas pieles y los trajes de seda lo ocultan todo.

Dale al vicio un broquel de oro y la espada de la justicia se quebrará contra él, sin mellarlo; pero cubre su broquel con andrajos y un pigmeo lo atravesará con una simple paja»

El rey Lear, William Shakespeare, 1606

  • Publicado en Cultura

Odiseo, los viajeros y el coronavirus

«¡Ay, ay, cómo culpan los mortales a los dioses!, pues de nosotros, dicen, proceden los males. Pero también ellos por su estupidez soportan dolores más allá de lo que les corresponde»

La Odisea, Homero.

  • Publicado en Cultura

Gargantúa, Pantagruel y el coronavirus

«Según la auténtica disciplina militar, nunca hay que reducir al enemigo a la

desesperación» (Gargantúa, capítulo XLIII)

Gargantúa y Pantagruel, François de Rabelais

  • Publicado en Cultura

La rebelión de las masas y el coronavirus

«Hay, sobre todo, épocas en las que la realidad humana, siempre móvil, se acelera, se embala en velocidades vertiginosas. Nuestra época es de esta clase porque es de descensos y caídas»

  • Publicado en Cultura

Las flores del mal vuelven en la época del coronavirus

«Ángel lleno de salud, ¿conoces las fiebres,

Que a lo largo de los murallones pálidos del hospicio,

Como exiliados, se marchan arrastrando los pasos,

Buscando el raro sol y moviendo los labios?

Ángel pleno de salud, ¿conoces las fiebres?»

Las flores del mal, poema XLIV Reversibilidad, Charles Baudelaire.

  • Publicado en Cultura

El Jarama y el coronavirus

«—El día que se fastidie se fastidió — contestaba Macario —. Entonces sálvese quien pueda; quiere decir que les habrá llegado a ellos y a su madre el turno las apreturas, y a bandeárselas como sea y tirar para alante. Hasta entonces no hay más narices que dar uno de sí lo que estiren las gomas de los músculos»

El Jarama, 1955, Rafael Sánchez Ferlosio

  • Publicado en Cultura

Moby Dick y el capitán Ahab en aguas del coronavirus

«El viejo está empeñado en perseguir a esa ballena blanca, y este diablo trata de enredarle y hacer que le dé a cambio su reloj de plata, o su alma, o algo parecido, y entonces él le entregará a Moby Dick»

Moby Dick, Herman Melville

  • Publicado en Cultura

Don Juan Tenorio y don Coronavirus

«Llamé al cielo, y no me oyó.

Mas, si sus puertas me cierra,

de mis pasos en la Tierra

responda el cielo, no yo»

Don Juan Tenorio, José Zorrilla y Moral

  • Publicado en Cultura

El gatopardo y el coronavirus

«Nosotros fuimos los gatopardos, los leones. Quienes nos sustituyan serán chacalitos y hienas, y todos, gatopardos, chacales y ovejas, continuaremos creyéndonos la sal de la tierra»

  • Publicado en Cultura

La colmena, las vidas entrelazadas y el coronavirus

«La historia tiene ya el número de páginas suficientes para enseñarnos dos cosas: que jamás los poderosos coincidieron con los mejores, y que jamás la política (contra todas las apariencias) fue tejida por los políticos (meros canalizadores de la inercia histórica)»

La colmena, Camilo José Cela.

  • Publicado en Cultura

Maquiavelo, el príncipe y el coronavirus

«Las injusticias se deben hacer todas a la vez a fin de que, por probarlas menos, hagan menos daño, mientras que los favores deben hacerse poco a poco con el objetivo de que se aprecien mejor»

El príncipe, Nicolás de Maquiavelo

Qué pena que Maquiavelo sea hoy en día sinónimo de astucia torticera y engaño doloso, cuando sus enseñanzas están llenas de sensatez y conocimiento real y verdadero de la naturaleza humana. Allá por 1553, ya fallecido el autor, en la Roma de los poderosos Medici, se publica este tratado de política y filosofía moderna en italiano, que se entienda bien, una obra polémica que defiende, y que define, el Estado moderno, mientras deja en pañales a los políticos que tenemos, ellos que siguen creyendo estar en principados acotados a los que no llega el clamor popular.

  • Publicado en Cultura

Niebla y coronavirus

«Los hombres no sucumbimos a las grandes penas ni a las grandes alegrías, y es porque esas penas y esas alegrías vienen embozadas en una inmensa niebla de pequeños incidentes. Y la vida es esto, la niebla. La vida es una nebulosa»

Niebla, Miguel de Unamuno

  • Publicado en Cultura

Greguerías y coronavirus

«Un tumulto es un bulto que le sale a las multitudes»

«El camello tiene cara de cordero jorobado»

Greguerías, Ramón Gómez de la Serna1

Toda la sabiduría de este gran vanguardista y trasgresor cultural de la Generación de 1914 se concentra en el choque entre ingenio de artista y realidad para conseguir, mediante la simbiosis del humorismo y la metáfora, una greguería, más sinóptica aún si cabe que un haiku, pues solo consta de una frase, con el que comparte el deseo de provocar asombro y emoción; don Ramón hizo de la greguería algo con categoría de género literario que vino a enriquecer el acervo de la imaginería poética de principios de s. XX y que deberíamos rescatar en los albores de este amargado s. XXI. Una greguería es arte de vida que huele y transpira bullicio y algarabía. Todo eso que hemos perdido.

  • Publicado en Cultura

Cañas y barro en el coronavirus

«Él era como el pastor de la leyenda: había acariciado de pequeña a la serpiente, la había alimentado, prestándola hasta el calor de su cuerpo, y al volver de la guerra asombrábase viéndola grande, Poderosa, embellecida por el tiempo, mientras ella se le enroscaba con un abrazo fatal, causándole la muerte con sus caricias»

Cañas y barro, Vicente Blasco Ibáñez

  • Publicado en Cultura

El cuervo y el coronavirus

«Y el cuervo nunca emprendió el vuelo.


Aún sigue posado, aún sigue posado


en el pálido busto de Palas.


en el dintel de la puerta de mi cuarto»

El cuervo, Edgar Allan Poe

  • Publicado en Cultura

El viejo y el mar del coronavirus

«Debiste haber traído muchas cosas, pensó. Pero ahora no es tiempo de pensar en lo que no hiciste. Piensa en lo que puedes hacer con lo que tienes aquí».

El viejo y el mar, Ernest Hemingway

  • Publicado en Cultura

Ana Karenina asoma por el coronavirus

«El respeto lo han inventado para llenar un vacío donde debiera estar el amor». Ana Karenina, León Tolstói

La entrega femenina, abierta y generosa, a un amor reprobado por la sociedad es uno de los grandes temas recurrentes de finales del s. XIX, que arranca en 1857 con Mme. Bovary y continua con Ana Karenina (1878), La Regenta (1884) y Effi Briest (1895), por poner otros ejemplos clásicos de unos amores adúlteros cuyo precio terminan pagando muy caro sus protagonistas, algo que parecía estar ya superado. Craso error, como sabemos. Me comentaba un amigo que durante el confinamiento había aumentado de forma abrumadora la cantidad de mujeres con pareja que se apuntaban a redes sociales de citas, lo cual bajó notablemente cuando la vida volvió a la ‘normalidad’, y él lo achacaba al aburrimiento de la vida marital y las horas de encierro en casa. Se le olvidó mencionar cuántos hombres hacen lo mismo sin que eso mismo le sonara raro.

  • Publicado en Cultura

Matadero 5, coronavirus 6

«Billy se dejaba guiar por el miedo y por la falta de miedo. El miedo le decía cuándo debía detenerse. La falta de miedo le decía cuándo debía seguir adelante». Matadero 5 o La cruzada de los niños, Kurt Vonnegut

  • Publicado en Cultura