Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Rafael Fraguas

Retrato póstumo de Floro Pérez, sindicalista indómito

La reciente muerte de Florencio Pérez Villar (Elda, 1949) deja un hondo hueco en la memoria colectiva de todos cuantos participaron en las luchas del sector de Artes Gráficas y en la gestación y despliegue del diario El País, hace ahora 45 años. Aquejado de cáncer, murió el domingo en el Hospital de Villalba próximo a su vivienda en la localidad madrileña de Moralzarzal. El hueco que su ausencia deja lo llenaba hasta ayer su trayectoria de lucha incesante en pos de la mejora y afianzamiento de las condiciones laborales, salariales y vitales de los centenares de trabajadores del diario de la calle de Miguel Yuste. Todos hallaron en Florencio uno de los mejores escudos y una de las más afiladas lanzas en la defensa y la conquista de los derechos de quienes, con sus manos y sus mentes, convirtieron El País en el emblema periodístico de la Transición en España.

El principal problema de España

Nadie se enfrenta contra todos los gigantes a la vez. Salvo la izquierda en España. Han sido y son aún muchos los gigantes contra los cuales la izquierda ha consumido lo mejor de su energía: amén de las lacras crónicas de la desorganización, el apoliticismo, el espíritu inquisitorial y el dogmatismo religioso, combatió con denuedo, el latifundismo, los caciquismos, señoritismos y fascismos. Y prosigue su combate contra el capitalismo más desalmado. Eso sí, sin olvidar la denuncia de las injerencias estadounidenses, inglesas, alemanas, francesas y hoy mismo, marroquíes, en la política exterior, incluso interior, españolas. Muchos y muy poderosos enemigos históricos. Pero, en esa lid, la izquierda, es decir, las organizaciones políticas movidas por la defensa y el progreso de la mayoría social, ha incurrido en un error evidente: convertirse en esclava de sus propios ideales de igualdad, solidaridad y justicia social. La libertad se la quedaron los mercados.

“La falta de educación arquitectónica y urbana es el principal enemigo del patrimonio”

Javier García-Gutiérrez Mosteiro es arquitecto y catedrático de la Escuela Superior de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Madrid (2007), de la que también ha sido subdirector de Doctorado, Postgrado e Investigación. Dirige el Máster Universitario en Conservación y Restauración del Patrimonio Arquitectónico que organiza la ETSAM madrileña. Profesor invitado en distintas universidades españolas y extranjeras, colabora en las principales revistas de Arquitectura. Ha sido comisario de distintas exposiciones dentro y fuera de España; entre otras, «Guastavino Co. (1885-1962) La reinvención de la bóveda» (2001), en colaboración con la Columbia University. Autor de numerosos artículos y libros sobre patrimonio arquitectónico, disciplina en la cual es considerado como uno de los principales expertos en España.

  • Publicado en Capital

Rafael Arrúe, viaje al origen de la creatividad

Definir el Arte es quimera inalcanzable. Casi nunca se consigue completar su traza. Concepto, el suyo, lastrado por demasiadas proyecciones nuestras. Se quiere que el Arte sea: excelso, sublime, magno, perenne... Mas, como siempre se puede añadir un adjetivo, nunca podrá completarse del todo su definición. La proyección que más pesa sobre el Arte es la de trascendencia. Obligadamente y de partida, siempre se la atribuimos. Un trascender impuesto a sangre y fuego que hoy ha hecho olvidar, tras densa opacidad, la salvífica brisa de la creatividad, instancia generatriz previa al quehacer artístico. Solo unos pocos se avienen hoy a la tarea de hacerla aflorar. Y se comprometen a sacarla de su postración soñolienta. Quieren, así, retornar a las fuentes de donde el Arte mana. Es el caso de Rafael Arrúe (Donostia, 1952).

  • Publicado en Cultura

Ojo por diente, más allá del Talión

La Política es una armoniosa ecuación entre el poder de la fuerza y la Ética. Si de las prácticas políticas desaparece la Ética, la política se reduce a mera fuerza bruta. Igual axioma debe aplicarse en la arena política internacional. Vemos que, en ella, un primer ministro en funciones, Benjamín Netanyahu, ha desencadenado una atroz matanza entre el pueblo de Palestina. Pretexta el lanzamiento contra territorio israelí de cohetes desde la Franja de Gaza por parte de la organización islamista Hamas. Y ha enviado a la aviación israelí para, desde una salvaje asimetría, castigar a los responsables de los disparos de cohetes en los cuerpos indefensos de la población civil palestina, allí cercada.

Hallazgos al trasluz de las urnas

Las urnas son fanales acristalados. Las papeletas que contienen, transparentan componentes muy dispares. Desde convicciones y principios razonados, hasta emociones viscerales súbitas. Cuando priman los primeros, los resultados consolidan la democracia, la estabilizan y fortalecen. Pero si se sobreponen la emotividad y la visceralidad inmediatas, las urnas pierden su tarea estabilizante. Y preludian incertidumbre y zozobra. Permítaseme afirmar que esto último es lo que pienso que ha sucedido en las elecciones del pasado 4 de mayo en Madrid.

De la autocrítica

En Política, la autocrítica es una práctica desarrollada en el ámbito de la izquierda. Obedece al propósito, democrático, de rendir cuentas ante el grupo de adscripción, los electores o la sociedad, de los actos políticos que han resultado ser fallidos, por error u omisión de quien los decidió u omitió. Su ejercicio tiene por objeto la enmienda de la actividad errónea, más el cambio de rumbo al respecto. Si quien se somete a autocrítica persuade a sus destinatarios de la comprensión del error cometido y de su propósito de enmienda, podrá eludir la desfavorable sanción política correspondiente. Si no, recibirá un correctivo por parte del grupo ante el que presenta su rendición de cuentas. Puede acarrear, incluso, la expulsión del cargo o de la organización concernida.

Elecciones en Madrid, euforia para hoy, sofocos para mañana

Euforia electoral comprensible para hoy, sofocos muy graves para mañana mismo. La victoria electoral de Isabel Ayuso en las elecciones madrileñas, con una participación record, tiene múltiples lecturas. Aquí, en lo inmediato, significa el fin de la política basada en argumentos racionales para convertirse en un mero juego de alardes y gestos de corto recorrido, cuanto más triviales y frívolos, mejor y más eficaces. Veamos en qué ha consistido.

Cinco opciones ante las urnas

Cinco opciones hoy ante las urnas. Permítaseme una estimación muy personal al respecto. A un lado, la sensatez de Gabilondo, la profesionalidad de Mónica y la pasión política de Pablo. Al otro, la frivolidad de Ayuso y el rencor de Monasterio. A la izquierda, el anhelo común por recobrar el Estado de Bienestar: protección al trabajo, seguridad sanitaria, educación para la mayoría. A la derecha, nacional-madrileñismo, elitismo de casta y rechazo al emigrante. En el primer campo, planificación económica, distribución justa de recursos propios y por llegar, escudo social frente a la pandemia. En el segundo, negocios de hospitales privados, corridas de toros con aforo de 6.000 personas y bares de par en par en plena crisis sanitaria.

Carta a los dueños del capital

Señoras y señores: me dirijo a Ustedes desde la mayoría trabajadora-contribuyente-ciudadana. Esta mayoría es la que saca adelante cada día la realidad plural que llamamos España. Y lo hace con trabajo de décadas, impuestos que paga religiosamente al Estado y con mucha resiliencia, esto es, capacidad para afrontar la adversidad en todas sus manifestaciones, como la actual pandemia. Pertenezco pues a la espina dorsal de nuestro país. Como Ustedes desempeñan importantes funciones en el mismo escenario, aunque de otro tipo bien distinto a través de los beneficios que detraen de nuestros salarios, creo que son los interlocutores indicados a los que debo dirigirme.

Retablo de unas elecciones con trasfondo

Perdónenme que sea muy directo. La candidata del capitalismo más especulador para seguir presidiendo el Gobierno regional se comporta como perfecta marioneta. Los hilos están en manos de dos escuderos sin escrúpulos, que la guían hacia donde el más inescrupuloso mundo del dinero desea llevarla: el ámbito de las decisiones económico-financieras, donde se barajan miles de millones de euros procedentes de Europa y de los impuestos de [email protected] [email protected] Pero no de los impuestos de los más ricos porque, como se sabe, en Madrid los millonarios apenas tributan gracias a [email protected] [email protected] de la candidata y a ella misma.

Grandeza y miseria de las personalidades políticas

La personalidad política puede ser descrita de numerosas maneras. A grandes rasgos cabe clasificarla entre quienes se caracterizan por saber administrar, quienes tienen capacidad de teorizar o quienes simplemente agitan. Esta es una primera caracterización. Para el votante más sensato, se trataría de averiguar entre las personas candidatas quiénes cuentan bien con capacidad de gestión-organización, bien con aptitudes para la ideación o si poseen dotes agitadoras, respectivamente. Cuando concurrimos a unas elecciones, conviene clasificar previamente bajo esta primera catalogación a la persona destinataria de nuestro voto. Desde luego, las mejor dotadas para la representación política democrática suelen cumplir estas tres dimensiones; pero resulta muy raro que dispongan simultáneamente de las tres.

Nueve décadas después

La masa crítica de contradicciones antagónicas que acosan nuestro horizonte como país es densa e inquietante. Por eso nos atemoriza. Pero la batalla no está perdida. Tenemos recursos humanos, sociales, políticos, gubernamentales, económicos -e imaginativos- suficientes para afrontar el desafío del futuro.

Carta a un votante asiduo del PP

Saludos, desconocido votante asiduo del Partido Popular. Te hablo desde la izquierda ideológica, pero me dirijo a ti en calidad de madrileño. Como llevamos demasiado tiempo de espaldas, quiero girarme hacia ti y ayudarte a conocerme, para que sepas realmente cómo soy y cómo pienso, en el supuesto de que ello te interese, siquiera un poco. Si ello te resultara útil, me gustaría mucho que tú hicieras luego lo mismo.

Carta a un amigo centrista

No sé bien cómo dirigirme a ti. Ni sé cómo te sentará que lo haga. Pero lo he decidido. Quiero conversar contigo. Ya lo hicimos entonces y nuestro diálogo resultó acertado, necesario y eficaz. Creo justo y oportuno retomarlo ahora, en que el destino de nuestra región, también el mañana de nuestro país, está en riesgo de caer desnortado y desconcertado, ante tanta asechanza. Resulta difícil olvidar cuando, por razones e intensidades distintas, pero en cierta manera hombro con hombro, luchábamos contra aquel régimen liberticida que hoy, precisamente, los de siempre quieren reinstaurar, aunque son tan cobardes que no se atreven a decirlo abiertamente.

Espejo de tránsfugas

En el Parlamento británico, la fórmula to cross the floor –cruzar el pasillo- nombra lo que aquí solemos definir como practicar el transfuguismo. Es la acción que consiste en abandonar un partido político o un grupo parlamentario y pasarse a otro rival o distinto. Un psicoanalista lo estudiaría desde la perspectiva de la conducta escindida o esquizoide; un médico forense hablaría de una “bifurcación patológica del comportamiento”; para un filósofo se trataría de un “corte epistemológico”; tal vez para un economista neoliberal sea “la adopción de una apuesta diferencial innovada”; por su parte, un capitalista financiero lo precisaría como un “necesario y proactivo tránsito hacia nuevos modelos de negocio, con escenarios de rentabilidad que aseguren una estable tasa de ganancia …”. Y el propio tránsfuga, optará por definir lo sucedido y protagonizado por él o ella como una “conversión”.

Prudencia gubernamental, audacia electoral

Dos virtudes contradictorias definen el buen quehacer político: la prudencia y la audacia. La una mide la acción y refrena la pasión; la otra, proyecta la pasión sobre la acción. En determinadas coyunturas políticas, su contradicción exige que sea sustituida por una alternancia acompasada de ambas. Tal es, quizá, la receta idónea para guiarse hoy, desde la izquierda, en la compleja situación que se vive puertas adentro del perímetro de la M-30 de Madrid que, por cierto, no es el de toda la piel de toro.

11-M, relato de un testigo diecisiete años después

No había dormido bien. Algo extraño, quizás un presentimiento, se agitaba sobre su ánimo aquella noche. Al amanecer, se levantó temprano y se preparó el desayuno. Su esposa acudió con él a la cocina. Súbitamente, una explosión atronadora, seguida de hasta tres ecos lejanos, estremeció el barrio entero. Su memoria viajó velozmente años atrás, cuando cubrió para su periódico los combates artilleros entre Irak e Irán en la llamada primera guerra del Golfo. La cercana detonación y las réplicas consecutivas le alarmaron. Parecía fuego de artillería.

Muerte y drama en Guinea Ecuatorial

Crece el número de víctimas tras las explosiones
en arsenales de la ciudad ecuatoguineana de Bata

Al menos cuatro deflagraciones registradas el domingo en arsenales urbanos de Bata, principal ciudad continental de Guinea Ecuatorial, causaron hasta el momento, un centenar de muertos y más de 600 heridos. Lo sucedido allí, supuestamente de manera accidental, proyecta sin embargo sombras con ribetes políticos sobre la excolonia española, enclavada en el Golfo de Biafra. Los testimonios gráficos procedentes de Bata muestran gran cantidad de escombros fragmentados de viviendas cuya dispersión indica la fuerza de las detonaciones y una población malherida y desconcertada huyendo del área afectada por las explosiones, además de hospitales llenos de víctimas.

Mujeres y hombres, la lucha prosigue

Muchos varones adultos le han tomado miedo escribir, pronunciarse o, simplemente, hablar sobre mujer en general y sobre el feminismo en particular. Temen salir escaldados digan lo que digan, hagan lo que hagan, piensen lo que piensen al respecto. Cuentan de antemano con una sanción negativa y adoptarán dos salidas: la primera, el silencio; la segunda, actitudes ofensivas. Un sector exiguo, denostado por los anteriores, optará por la adulación. Una y otra actitudes vienen determinadas por una ignorancia a la que conviene poner fin. Los problemas que el feminismo plantea nunca se resolverán del todo sin una actitud colaborativa o siquiera no obstructiva por parte de los hombres.

Lo que esperamos de RTVE

Aquellos que acostumbramos ver la televisión pública incluso varias horas al día necesitamos hacer oír nuestras voces. Nuestra ciudadanía democrática nos lo permite y lo exige. Por ello, el nombramiento de un nuevo Consejo de Administración de RTVE, ahora en clave pluralista, se presenta como una ocasión -quizás única- para lograrlo. A no ser que la traducción mecánica de otra nueva y rígida aritmética parlamentaria obligue a sus nuevos miembros a quedarse satisfechos y a limitarse a cobrar sus dietas.

Efectos geopolíticos del 23 F

En España, solemos interpretar los acontecimientos políticos únicamente en clave interna. Desdeñamos explicarnos lo que sucede en España dentro de contextos internacionales. De hacerlo así, nuestro sentido del ridículo nacional nos parece que agrediera nuestra hidalga compostura. Esto es solo cosa nuestra, decimos. Cuando procedemos de esta forma, actuamos como si viviéramos en un islote nacional que vagara a su aire a través de la Historia. Por ello, casi nunca acertamos a comprender el alcance de las conexiones profundas existentes entre lo que sucede aquí con lo que acontece fuera.

Claves geopolíticas de Cataluña

Cataluña, Gottland, la mítica tierra de los godos según la etimología, se ubica en el confín nororiental de la península ibérica. Poblada por 7.722.000 moradores, de una edad media de 42 años, es una de las áreas regionales de mayor entidad económica y personalidad cultural de España, al igual que del sur de Europa. Políticamente, dispone hoy de instituciones democráticas, Gobierno y Parlamento propios, con amplias competencias administrativas, educativas y culturales, y se organiza como una de las principales Comunidades Autónomas de las 17 que componen el Estado español. Cultura y lengua propias, sociedad civil vertebrada, catolicismo ampliamente extendido coexistente con un laicismo asentado, más un enraizado nacionalismo, su peso específico estatal lo define su personalidad geopolítica que incluye 32.000 kilómetros cuadrados de extensión territorial y 580 kilómetros de litoral costero.

Alberto Corazón, ingeniero del signo

Muere en Madrid el impulsor del diseño editorial, gráfico y la señalética en España.

La muerte de Alberto Corazón Climent (Madrid, 1942- 2021), editor, escritor, diseñador gráfico e industrial, pionero de la señalética en España y académico de Bellas Artes, es una pérdida intelectual de grandes proporciones para la creación gráfica en España. Su desaparición conmueve la memoria de un segmento de la generación de intelectuales y artistas españoles, nacidos en la posguerra franquista, que consiguió emancipar y trascender los férreos límites impuestos a la imaginación, al pensamiento y a la creatividad por aquel régimen liberticida. La característica principal de la propuesta intelectual de Alberto Corazón puede ser contemplada más que como una meta específica, como toda una rica senda ascendente de logros expresivos. Senda que fue trazando laboriosamente sobre la escena cultural española con su rica y plural obra gráfica y plástica, mediante una evolución progresiva hacia rangos de expresividad cada vez más plenos.

  • Publicado en Cultura