HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

¡Peligro inminente!


(Tiempo de lectura: 4 - 7 minutos)

- EL DEBER DEFENDER LA DEMOCRACIA SOCIAL -

“se corre tan deprisa y se piensa tan lentamente” …

Las viejas concepciones del mundo agonizan,

pero no acaban de fenecer y las nuevas apenas, comienzan a implantarse

Julio M. Sanguinetti

La democracia tiembla, se aprecian estertores dolorosos de agotamiento, son visibles los síntomas de estrés, y la etiología habría que buscarla en la imperceptible transformación cultural y educativa, que desde hace ya algún tiempo, deja de lado la razón y alienta la frivolidad, la emotividad que suele ponerse por delante del análisis, del pensamiento y refuerza la idea de gozar con pequeños placeres mundanos, alentando la idea de que con la ignorancia, se transita mejor por la vida, sin preocupaciones, sin hacer frente a la vida y escondiendo la cabeza como el avestruz.

No hay peor ciego que el que no quiere ver,

ni mejor sordo que quien no quiere escuchar.

Lógicamente, este análisis toma como referencia los países del primer mundo e incluso en algunos de los estados emergentes y hasta en aquellos donde la debilidad política del estado no ha conseguido una sana transición al cambio y en donde por el contrario, se ha implantado un sistema autoritario y/o autocrático, como es el caso de la Federación Rusa, o en la República dogmática de Irán, o en el sistema de comunismo de mercado implementado en China y eso sin desdeñar la amenaza del Trumpismo y en general, la amenaza de la ultraderecha 3.0, (Steven Forti), la ultraderecha israelí o los populismos antidemocráticos que se abren paso en América Latina y poco a poco intentan extenderse por Europa. Toda América resiste, pero ¿hasta cuándo?

Mientras tanto, observamos la sumisión de países hundidos en un pseudocolonialismo, en nuestra era sí, pero más propio del siglo XIX, que se esparcen por casi todo el contente africano y en algunos países de Latinoamérica, a los que además habría que sumar el sometimiento de enormes colectivos de población hacinados en el cuarto mundo, en las orillas de las sociedades desarrolladas y así oprimidos en la miseria, de desenvuelve tal vez, más del 60% de la humanidad.

>La emoción separada de la razón nos puede hacer votar por demagogos afirmaba Spinoza, tal vez el padre de nuestra modernidad política. Un siglo antes que Voltaire y Kant, e incluso algunos decenios antes que Locke, que publicó su notable Carta sobre la tolerancia en 1689. <

>Si la “obediencia exterior” es más fuerte que “la actividad espiritual interna”, usando sus propias expresiones, nuestras democracias se arriesgan a debilitarse. Por eso recuerda la importancia crucial de la educación de los ciudadanos, la cual no debe limitarse a la adquisición de conocimientos generales, sino también a la enseñanza de la convivencia, la ciudadanía, el conocimiento de sí mismos y el desarrollo de la razón<

Frédéric Lenoir es filósofo, investigador en la Escuela de Altos Estudios de Ciencias Sociales de París y autor traducido a 20 idiomas. Este texto es un extracto de su último libro, ‘El milagro Spinoza’, que publica la editorial Ariel el 12 de febrero.

Traducción de Ana Herrera.

Observamos con asombro, el desinterés, la desideologización y la apatía que conducen al egoísmo, al individualismo indolente a una caricatura nerd, pero teatralizando una falsa sociabilidad, y que proviene sin duda alguna de un déficit educativo en los principios humanísticos y en los valores éticos y responsables de una ciudadanía que, si bien están juntos en la misma sociedad, no comparten el espacio público y donde en gran medida, la culpabilidad la podemos encontrar en una intensa manipulación comunicativa.

Se impone la distracción para desviar la atención de aquello que resulta importante, se induce a la estupidez y a las fake news, falsos gurús, presuntos entendidos y pseudo profesionales, casi todos presuntuosos ignorantes, que difunden un nuevo modo de vida y de pensar.

Los encontramos en los medios de comunicación, pero también en las redes sociales y lo más importante a nuestro alrededor. Vale la pena analizar el pensamiento referente a la manipulación comunicativa que expresa Noam Chomski, pero además es conveniente visualizar en nuestro entorno, quienes nos trasmiten las ideas, esas supuestas verdades extraídas de la falsedad, lo que sin duda construyen ciertas nuevas pseudo verdades desde las mentiras o manipulan las palabras, los conceptos y terminan insertando en nuestro paquete de ideas una conceptualización deformada de la sociedad, incluso de la configuración psico social del ser humano.

España, uno de los últimos estados de la resistencia en Europa, (solo quedan 4 estados regidos por una socialdemocracia, Portugal, Dinamarca, Malta y España), puede ahora inclinar su balanza y torcer el progreso, encaminando a la sociedad hacia el declive democrático, la amenaza es evidente, la ceguera también.

Los partidos de la derecha extrema y de la extrema derecha, se confabulan, escondidos detrás de las mentiras, para asaltar la democracia y forzar un cambio de rumbo. Un destino hacia la negrura de una sociedad universal dividida entre ricos y poderosos y necesitados o pobres dependientes, un panorama similar al de finales del siglo XVIII o tal vez al 1760 cuando nacía la primera revolución industrial, aparecía la tragedia del trabajo intenso, de sol a sol, más de 12 horas cada día, sin derechos; el capitalismo naciente hacia estragos.

Eso sin mencionar los días aciagos del franquismo, del nacional catolicismo que se instalaba en España, en 1939, décadas infames, tristes y con escasas esperanzas.

Hoy un partido heredero del tardofranquismo (Coalición democrática, AP y ahora PP) y el extremismo continuador del nacional catolicismo, (fuerza nueva – entre otros- y ahora VOX) forjan alianza para frenar el desarrollo y el cambio. Lo justifican tal vez con la estrategia para la convivencia y la concordia, mientras buscan de nuevo el enfrentamiento en Cataluña y el País Vasco. No pueden superar lo que habían reclamado a gritos, que, sin presión, haciendo y política democrática se puede combatir por las ideas. Eligen las botas y no los votos.

Sin embargo no es extraño, en Europa ya ha comenzado el retroceso, Hoy encontramos a Andrzej Duda en Polonia, Katalin Éva Veresné en Hungría, Georgia Meloni en Italia, por citar algunos y el último ejemplo Finlandia, donde la viceministra Riikka Purra, escribió un tweet que invitaba escupir a los mendigos y pegarles a los niños negros (quien se justificó diciendo: lo dije hace años, ahora ya no uso esas palabras, pero no negó que continuaba con las mismas ideas).

Los derechos civiles son derechos inalienables, que permiten hacer uso de la dignidad atribuible al respeto de las personas por el solo hecho de haber nacido como ser humano.

Estos derechos se entienden comúnmente como una garantía de igualdad de oportunidades sociales y de protección, independientemente de la raza, la religión, la libertada de asumir una determinada identidad, el género u otras características, como por ejemplo el derecho a un trabajo, considerando a éste como capital humano, el derecho a la salud universal y gratuita, a la educación cívica y sin prerrogativas de culto o ideológicas y gratuita a todos los niveles y por supuesto a acceder a los servicios sociales debido a necesidades de cualquier índole, que obstruyen el desarrollo de una vida normalizada, el derecho a vivir en paz y también a morir en paz.

Este es el combate al que nos enfrentamos el 23 de julio, sostener los principios acuñados hace justamente este pasado 14 de julio, 234 años; Libertad, Igualdad, Fraternidad, puede parecer mentira, pero los ideales de la revolución francesa están aún pendientes de cumplir, aún parecen una utopía y es posible que, tal vez a algunos, les gustaría ir aún más lejos claro está, pero hoy nos toca defender una democracia social débil y en riesgo.

Nadie es libre sin un piso (base) de salud, educación, certidumbre

económica y seguridad jurídica; y la única entidad que lo puede

garantizar es el Estado.

Olof Palme.  

Doctor en Psicología Social, Profesor Retirado de la Universidad de Barcelona. Docente de distintas universidades de España y América Latina.

Conferenciante, Asesor para la vinculación académica Internacional. - Ha sido Experto Internacional de la O.E.A, y Catedrático de la Escuela de Especialización de la O.E.A. (Panamá) y director de Proyectos del Fondo Social Europeo. UE.