HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Francia planea imponer trabajos comunitarios a los padres negligentes


(Tiempo de lectura: 2 - 3 minutos)

La ministra francesa de Solidaridad, Independencia Personal y Discapacidad, Aurore Bergé, anunció hoy un plan sobre los desafíos de las familias, que incluye la creación de una comisión y la opción de imponer trabajos comunitarios a los padres que desatiendan su responsabilidad.

En una entrevista publicada hoy en el semanario La Tribune Dimanche, Bergé desveló que trabaja con la primera ministra, Élisabeth Borne, y el titular de la cartera de Justicia, Éric Dupond-Moretti, en distintas medidas, como que los padres tengan que afrontar costes cuando sus hijos sean culpables de "degradaciones".

Igualmente, el Gobierno planea que se multe a los progenitores cuando estos no se presenten a las audiencias judiciales que conciernen a sus hijos.

Además, se creará una comisión científica -integrada por expertos como demógrafos, jueces o psiquiatras- para estudiar los desafíos de la paternidad en Francia y se aumentará un 30 % de las denominadas CAF (Caisses d'allocations familiales), encargadas de distribuir las ayudas sociales a las familias.

Esta batería de medidas está relacionada con la ola de disturbios que vivió Francia entre finales de junio y comienzos de julio pasado, desatados tras la muerte de un menor de ascendencia magrebí a manos de la policía en un control de carretera en Nanterre, a las afueras de París.

En aquellos incidentes, en los que más de 2.500 edificios fueron incendiados o dañados, cientos de comercios fueron saqueados y vandalizados y más de 12.000 coches fueron quemados, las fuerzas de seguridad detuvieron a 4.000 personas.

Un tercio de los detenidos eran menores y la mayoría procedían de hogares monoparentales, por lo que el presidente francés, Emmanuel Macron, señaló entonces la responsabilidad de los padres.

"Está claro que es necesario restablecer la autoridad y no es anticuado ni reaccionario decirlo. Vemos que los padres pueden sentirse abrumados y desorientados ante los nuevos riesgos, como el sedentarismo y la creciente importancia de las pantallas. Y todos los grupos sociales se ven afectados", sostuvo Bergé.

Para la ministra, hay que volver a poner en el lugar social que les corresponde a los padres, que no pueden quedar olvidados de las políticas públicas.

En concreto, Bergé puso el acento en las familias monoparentales, en las que lo más frecuente es que el padre sea el ausente.

"Los padres no pueden verse reducidos a la manutención de los hijos. La sociedad ha llegado a aceptar que las mujeres tienen que asumir solas ciertas responsabilidades con respecto a los hijos. Una pareja puede separarse, pero la familia sigue viva: no se abandona a los hijos", recalcó.