Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO
Image is not available
Slider

Pepe Álvarez: "La UGT nunca ha dado un cheque en blanco a ningún Gobierno"

Pepe Álvarez en una imagen de archivo. Pepe Álvarez en una imagen de archivo.

En la entrevista que Eleconomista.es ha realizado al secretario general de la UGT, Pepe Álvarez, ha planteado la postura del sindicato en este momento clave que vivimos.

Álvarez ha explicado que la UGT exige que la reforma laboral sea totalmente retocada, y ha pedido al Gobierno que lo haga, abandonando las vacilaciones que se están produciendo en los últimos tiempos porque la reforma laboral es sumamente lesiva para los trabajadores, y le ha pedido también al Ejecutivo que explique qué aspectos desea derogar para, a partir de ahí, ver que harán los sindicatos.

En relación con los presupuestos, ha declarado que deben responder al acuerdo entre PSOE y Podemos, pero no está cerrado a que se incorporen otras fuerzas, como Ciudadanos y hasta el PP.

Es necesario el diálogo para ver en que se van a invertir las ayudas europeas. El reparto debe realizarse en virtud de una estrategia nacional, y no que cada Comunidad Autónoma decida cuáles son sus prioridades. Esa estrategia pasaría, además, por la consulta a empresarios y sindicatos, además de a los grupos parlamentarios. Álvarez se queja de que aún no se haya constituido la comisión sobre este asunto.

La prioridad de los Presupuestos debe ser la inversión pública en Sanidad, servicios sociales, y Educación. El eje central de los mismos debe ir encaminado a reforzar los servicios públicos porque la pandemia habría demostrado que si hubieran estado más reforzados la gravedad de la situación hubiera sido menor. El segundo eje, para Álvarez, tiene que ver con los parados, en intentar que disminuya su crecido número. Por fin, la tercera prioridad pasaría por la investigación, el desarrollo y la innovación.

Los Ertes tienen que durar lo que dure la pandemia, y deben mantenerse al 70%, ya que su cuantía económica estaría absolutamente ajustada y es muy baja para las necesidades de las personas. Si se redujesen al 50% muchas personas no podrían sobrevivir.

Álvarez ha expresado que no existe todavía un acuerdo sobre teletrabajo. UGT había deseado que se partiera de cero, pero después de lo expresado por la patronal, se había llegado al compromiso de que con el 20% de las personas teletrabajando no se consideraba como teletrabajo a efectos legales. Luego la CEOCE elevó el porcentaje al 30%, y parece ser que al Gobierno no le disgustaba este porcentaje, pero eso sería inadmisible para la UGT. En este aspecto deben reconocerse los derechos de los trabajadores, las horas de su jornada laboral y que se cubriesen los costes por esta actividad, como es del acceso a la red, la energía y hasta el mobiliario necesario. Lo que no se puede tolerar es que el teletrabajo se convierta en una nueva forma de explotación y abuso. Hay que buscar el consenso y en esta materia tendría una gran responsabilidad la Administración.

Álvarez considera que alargar la edad de jubilación según habría expresado el ministro Escrivá es una falacia. La mayoría de los trabajadores españoles que se jubilan anticipadamente no lo hacen voluntariamente sino porque están en paro y no tienen otra opción. Si se les recorta aún más su pensión se les castigaría doblemente. En este sentido, considera que la ministra de Trabajo tiene razón cuando expresa que en un país con un 40% de paro juvenil parece poco razonable que la edad sea alargar la edad de jubilación.

El secretario general de la UGT ha sido contundente, en la entrevista, en relación con la cuestión de las solicitudes para el Ingreso Mínimo Vital, porque considera que ni tan siquiera se han atendido 86.000 de las 900.000 presentadas, sino que han sido nada más que 6.000, porque el resto eran prestaciones que se daban antes y habrían quedado absorbidas con la nueva fórmula. La UGT protestó y eso hizo que el Gobierno prorrogase el plazo para que no decayese el silencio administrativo, pero esto no sería serio, ni tampoco que se vaya a pagar con carácter retroactivo. El Ingreso Mínimo Vital es para poder comer.

Álvarez también critica en la entrevista la bajada de impuestos anunciada por la Comunidad de Madrid cuando no se habrían contratado rastreadores, con un inicio de curso escolar bajo mínimos y maltratando a los profesionales de la sanidad.

En relación con la fusión bancaria anunciada, Álvarez considera que debería ser el embrión de un banco público con participación privada. Lo que, realmente, le preocupa de la misma es saber el número de empleos que se van a destruir, que se reduzcan las opciones de elección bancaria en España y que no se salvaguarden los activos industriales.

Álvarez considera, al final de la entrevista, que la UGT nunca ha dado un cheque en blanco a ningún Gobierno, y que al presente tampoco se le estaría dando. Se quedaría con la frase del presidente sobre que nadie se debe quedar atrás, pero le preguntaría qué garantía se va a dar para que nadie se quede atrás.