Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕
Image is not available
Slider

Nerón el maldito


Nerón (Claudio César Augusto Germánico (37-68). Nerón (Claudio César Augusto Germánico (37-68).

La vida del emperador Nerón posiblemente fue muy distinta de la que nos ha contado la historia oficial.

Nerón (Claudio César Augusto Germánico (37-68),  es uno de los emperadores peor tratado por la historia. El cine y la literatura no han ayudado  a mejorar su imagen de villano y sádico capaz de quemar Roma mientras tocaba la lira y perseguir sin piedad a los miles de pobres cristianos que se oponían a la vida disoluta y pagana de la sociedad romana. Aunque en Roma entonces apenas había cristianos.  

Según explicaron sus enemigos, en su vida el incesto y el crimen estuvieron a la orden del día, como había ocurrido con todos sus antecesores, pero él era Nerón y su historia fue alimentada por hipótesis muy cuestionables y generalmente elaboradas en épocas muy posteriores. Posiblemente durante su mandato empezaron las persecuciones a los cristianos, esto no es una buena carta de presentación en el gran teatro de la historia, donde gran parte de los historiadores han puesto por delante de su trabajo científico su militancia religiosa. Pero ni siquiera nada de esto está claro, especialmente del hecho de que ordenara la persecución del cristianismo.Nerón fue una víctima propiciatoria de la propaganda del cristianismo más recalcitrante.

¿Como pudo hacer todas estas barbaridades un emperador que, según coinciden muchos historiadores fue enormemente popular entre la población romana? Los especialistas en la historia romana hablan de él como un hombre sensible con los problemas de las clases más populares, cosa que molestó al senado. Trabajó para mejorar la administración, para su mejor eficacia, creía que era necesario darle más importancia.

Fue cónsul en varias ocasiones, con planteamientos muy avanzados por su época y llegó a defender la emancipación de los libertos. Tal vez aquí encontramos la causa de tanto odio acumulado contra él. Además su biografía fue escrita por sus enemigos y luego amplificada por los historiadores cristianos.

Cuando la crisis económica y social asoló el imperio donó gran parte del tesoro imperial para paliar la hambruna de la ciudadanía. Tras el gran incendio, este emperador dirigió los trabajos para limpiar la ciudad y evitar que las epidemias acabaran con la población y Roma resucitó de sus cenizas, ¿propio de un rey indolente e incapaz?

Todos estos esfuerzos dejaron el tesoro público vacío. Fue entonces cuando sus enemigos se lanzaron sobre él. Y en pocos años perdió crédito, corona y vida. Los últimos años de su vida se caracterizaron por un cúmulo de “excentricidades” que alimentaron su “mala reputación”.

Cuando hablan de su vida privada cuentan su relación con Popea y el posible asesinato de ella, a este asesinato suman el de su propia madre o de su preceptor Séneca. Pero como siempre su historia amatoria la dan por acabada aquí, otro tipo de relación no ha lugar. William Eskridge, en "A History of Same-Sex Marriage", cuenta que tras enviudar conoció a un joven llamado Esporo, éste vestía de mujer y tenía un gran parecido a Popea. Se casaron tras castrar al muchacho, se desconoce si esta castración fue voluntaria. Esporo el enviudar se casó con el anterior marido de la ex-emperatriz, Otón. El historiador Seutonio también cita este episodio.

No fue la única boda con otro hombre, los mismos historiadores, junto a Casio Dio, cuentan que también formalizó una boda con un liberto llamado Dióforo (El portador de la lanza). En este acto fue Nerón quien se vistió de mujer haciéndose llamar como Popeíta. Nerón durante la noche nupcial imitó "los gritos y gemidos de las vírgenes cuando son forzadas" (1) 

Hay muchas referencias históricas a estos hechos, aunque generalmente no se mencionan. Pero estos casos son verosímiles. Durante la época en que la familia Julia-Claudia mandó en Roma, este tipo de uniones se celebraron con cierta asiduidad. Aunque a los romanos el hecho de que uno de los suyos optara por un papel femenino no gustaba nada, la ley no lo prohibía.

Más allá del esperpento con que se nos han mostrado estas uniones, al parecer iban más allá de la noche de bodas y solían durar una buena temporada. Se desconoce cuantas uniones se celebraron, pero sabemos que fueron numerosas y duraron varios siglos. En el 342 el emperador Constantino II las prohibió definitivamente. Tomó esta medida en nombre de la fe cristiana. Mientras los cristianos en privado y en recintos sagrados seguían celebrando ceremonias similares: la adelphopoiesis.

En 1969 Federico Fellini estrenaba “Fellini Satyricon”, una adaptación de la obra de Petronio en la que podemos ver la celebración de un matrimonio homosexual romano ambientado en la época de Nerón.

(1) Jean-NoëlRober., Sexo y moral en la Roma Antigua.