Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕
Image is not available
Slider

Contrapoder parlamentario y refuerzo territorial: así funciona el PSC de Illa


Salvador Illa en una imagen de archivo. Salvador Illa en una imagen de archivo.

Aunque no ha habido relevo formal y Miquel Iceta sigue al corriente de todo, Salvador Illa ya ejerce como líder de facto del PSC, y su estrategia pasa por erigirse en contrapoder del independentismo en el Parlament y por reforzar la estructura territorial socialista de cara a las municipales de 2023. Diversas fuentes del partido consultadas por Efe detallan las claves de la nueva etapa abierta en el PSC tras el 14F.

"NO HABRÁ BICEFALIA"

El pasado 30 de diciembre, el PSC dio la campanada al anunciar que su candidato a la presidencia de la Generalitat sería el entonces ministro de Sanidad, Salvador Illa, que ocuparía el lugar de Miquel Iceta, que semanas después cambió el Parlament por el Consejo de Ministros.

La llamada Operación Illa funcionó y los socialistas fueron los más votados en los comicios del 14 de febrero, aunque con casi nulas opciones de gobernar dada la mayoría absoluta independentista.

El 6 de marzo, un Iceta ya volcado en su papel de ministro proclamó el cambio de etapa: "Hay que reconocer el indiscutible liderazgo de Salvador.

Hicimos un congreso hace un año y no hay motivo para hacer otro antes de tiempo, pero es el momento de decir que no habrá bicefalia, porque las bicefalias solo traen cefaleas. Este partido solo tiene un líder, y se llama Salvador Illa Roca".

CONTACTO DIARIO ILLA-ICETA

Consumado el cambio de roles, Illa, jefe de filas del PSC en el Parlament y secretario de organización del partido, es quien toma todas las decisiones sobre el día a día; eso sí, informando a Iceta, que además de ser ministro de Política Territorial y Función Pública mantiene el cargo de primer secretario de los socialistas catalanes, de todos los pasos, con un contacto que es diario.

No es un cambio sustancial en las dinámicas que ya regían en el partido, donde desde hace tiempo Iceta se ocupaba de ofrecer una visión estratégica que Illa se encargaba de concretar en la práctica.

Según fuentes del entorno de ambos dirigentes socialistas, los años de trabajo codo con codo y la amistad personal que les une facilita la convivencia y hace "innecesario" un congreso anticipado para formalizar el relevo.

CAMBIOS EN EL GRUPO PARLAMENTARIO

Eva Granados y Ferran Pedret han dejado de ser portavoz y portavoz adjunto del grupo parlamentario del PSC, respectivamente, y han dado el salto a la Mesa del Parlament, donde son vicepresidenta segunda y secretario primero.

Desde la dirección del partido justifican estos cambios por la necesidad de situar a personas con experiencia parlamentaria y con "autoridad política" en la Mesa, que para Illa es un espacio clave desde donde hacer oposición a los planes independentistas.

Las portavocías las ocupan ahora Alícia Romero y Raúl Moreno, ambos con un talante menos duro hacia el soberanismo y personas de confianza de Granados durante la pasada legislatura: con Romero compartía despacho y Pedret fue una apuesta personal suya.

CONTRAPODER AL INDEPENDENTISMO

Aunque el PSC no renuncia a que Illa sea president si ERC y Junts no logran ponerse de acuerdo para gobernar, los socialistas ya están planeando un Govern en la sombra, que marque el paso a los futuros consellers independentistas.

Los socialistas preparan iniciativas para cuando arranque de veras la legislatura y quieren impregnar su labor parlamentaria de un "tono propositivo" que demuestre que "en el Parlament se pueden hacer cosas" y que acabe con la "parálisis" actual.

El objetivo: demostrar a los ciudadanos que ellos se preocupan de los problemas cotidianos y se arremangan para solucionarlos.

REFUERZO TERRITORIAL

Teóricamente, las próximas elecciones que tendrán que afrontar los partidos catalanes son las municipales previstas para 2023, en las que el PSC aspira a reforzar su presencia fuera del área metropolitana de Barcelona.

En 2019, los socialistas arrasaron en el llamado cinturón rojo barcelonés, pero sus resultados fueron modestos en el resto del territorio catalán. Algo similar sucedió el 14F.

Con la vista puesta en las municipales de 2023, el PSC se ha propuesto fortalecer su presencia en determinadas zonas de Cataluña donde consideran que tienen potencial de crecimiento, como Lleida, Terres de l'Ebre (Tarragona) y la Costa Brava (Girona).