HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

¿Son seguros nuestros edificios en caso de incendio?


  • Escrito por María Eugenia Maciá y Jorge Javier Camacho
  • Publicado en Actualidad
(Tiempo de lectura: 3 - 5 minutos)

La misión de la arquitectura y de aquellos que amamos esta profesión va más allá de la mera construcción de espacios físicos. Se trata de proyectar, diseñar, crear, mejorar y restaurar lugares que respondan a las necesidades del ser humano, con el objetivo último de mejorar la calidad de vida de las personas. Ya sean grandes edificios imponentes o modestas estancias, nuestro trabajo siempre implica equilibrar la sensibilidad artística con la metodología científica.

Cada cierto tiempo, la arquitectura se ve sacudida por su presencia en los medios informativos. El reciente incendio en un edificio residencial en Valencia el pasado 22 de febrero ha despertado preocupaciones en la ciudadanía. ¿Cómo pudo propagarse el fuego tan rápidamente? ¿De qué materiales estaba compuesta la fachada? ¿Resistirá la estructura?

Código de edificación

Estas preguntas –y más– se resolverán en la investigación en curso. Sin embargo, es crucial recordar que las normativas técnicas, tanto estatales como autonómicas y locales, son de obligado cumplimiento para todos los arquitectos.

El Código Técnico de la Edificación (CTE) es el conjunto principal de normativas que regulan la construcción de edificios en España desde 2006. En él se establecen los requisitos básicos de seguridad y habitabilidad de nuestras construcciones.

El cumplimiento de estos requisitos asegura que las edificaciones sean seguras estructuralmente, en caso de incendio y en cuanto a su uso habitual, además de garantizar su accesibilidad, salubridad, confort acústico y eficiencia energética.

Es importante destacar que cada documento tiene un “ámbito de aplicación”, que especifica cuándo es obligatorio cumplir con sus disposiciones.

¿Qué exigencias respecto a la seguridad en caso de incendio se le piden a una edificación?

El Documento Básico de Seguridad en caso de incendio (DBSI) está dividido en varios artículos/exigencias. Cuando estas exigencias se cumplen, el edificio es seguro.

El objetivo del requisito básico “seguridad en caso de incendio” consiste en “reducir a límites aceptables el riesgo de que los usuarios de un edificio sufran daños derivados de un incendio de origen accidental, como consecuencia de las características de su proyecto, construcción, uso y mantenimiento”.

Para ello se deberá limitar el riesgo de incendio por el interior de edificio, por el exterior del mismo edificio y a otros edificios contiguos. Pero también exige que se disponga de los medios necesarios para evacuar a los ocupantes a un lugar seguro, así como de las instalaciones adecuadas de protección contra incendios. Esta seguridad incluye también facilitar la intervención de los equipos de rescate y extinción, así como garantizar que la estructura se mantiene el tiempo suficiente para que se cumplan las exigencias anteriores.

La lista de exigencias es, como hemos visto, amplia. ¿Cómo garantizar su cumplimiento? ¿Es segura una fachada ventilada ante el fuego?

Aunque el DBSI especifica parámetros objetivos y procedimientos cuyo cumplimiento asegura la satisfacción de las exigencias básicas, es necesario señalar que el CTE es un documento de carácter prestacional. Eso quiere decir que no es obligatorio cumplir las exigencias de manera prescriptiva, sino que es posible garantizar el cumplimiento de estas exigencias mediante otras vías. Esto implica, por ejemplo, que para garantizar que el fuego no se propague por la fachada del edificio o a otros edificios, el DBSI establece geometrías mínimas, exigencias para elementos separadores verticales, clases mínimas de reacción al fuego de los sistemas constructivos de fachada…

Requisitos mínimos en los materiales aislantes

De hecho, el DBSI no prohíbe el empleo de ningún material de construcción. Simplemente señala que las clasificaciones que se exigen en cada situación del edificio (por tipología, zona, altura…) “deben considerar la condición final de uso del sistema constructivo”. Por ejemplo:

“Los sistemas de aislamiento situados en el interior de cámaras ventiladas deben tener al menos la clasificación A2-s3, d0 en fachadas de altura superior a 28 metros”.

Y esto, ¿qué significa? Que ese material aislante debe tener esa Euroclasificación, que indica:

  • A2: no es combustible y no tiene contribución al fuego;

  • s3: puede producir una gran cantidad de humo respecto a su opacidad, que no a su toxicidad;

  • d0: no produce gotas o partículas.

De este modo, el DBSI garantiza la seguridad de los ocupantes en todas las situaciones enumeradas anteriormente de manera rigurosa, a la vez que permite incorporar nuevos sistemas constructivos con grados de seguridad iguales o superiores.

Entonces, ¿son seguros nuestros edificios en caso de incendio? Sí, lo son porque los arquitectos garantizamos la seguridad y la habitabilidad de los proyectos que desarrollamos.

Los Documentos Básicos del CTE son documentos vivos que se actualizan periódicamente mediante versiones con comentarios (que tienen carácter informativo y orientativo y no reglamentario) y son de acceso público.

Hasta la fecha se han publicado unas 20 versiones del DBSI desde su versión inicial. Esta es la práctica habitual de los códigos de edificación basados en prestaciones a nivel mundial que permite que nuestros proyectos sigan mejorando, sobre todo en seguridad y habitabilidad constructivas.The Conversation

María Eugenia Maciá, Profesora en el área de construcciones arquitectónicas, Universidad CEU San Pablo y Jorge Javier Camacho, Profesor en las áreas de proyectos y construcciones arquitectónicas, Universidad CEU San Pablo

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation.