HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Lagarde asegura que la mayoría de los estímulos fiscales empeoran la inflación


(Tiempo de lectura: 2 - 4 minutos)

La presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, ha asegurado que la mayoría de las medidas de apoyo fiscal que están adoptando los gobiernos para ayudar a empresas y hogares ante las subidas de precios contribuyen a aumentar la inflación puesto que son generalizadas.

"Desafortunadamente, cuando se miran las medidas adoptadas (...) entre el 10 y 20 % de las medidas son adaptadas, temporales y específicas; y el resto son universales. Esto no conduce necesariamente a una buena coordinación de la política fiscal y monetaria", ha advertido Lagarde en la Comisión de Asuntos Económicos del Parlamento Europeo.

Los gobiernos de la eurozona han adoptado en los últimos meses estímulos fiscales para ayudar a los ciudadanos a lidiar con el encarecimiento de la vida, ya sea en forma de subsidios o rebajas de impuestos, que a finales de agosto representaban cerca del 1 % del PIB del área.

El BCE ha insistido hoy en que estas medidas fiscales deben diseñarse de forma que no vayan en contra de su política monetaria, que pasa por enfriar la demanda a base de subir los tipos de interés para contener la inflación, que en agostó alcanzó el 9,1 % en la eurozona.

Y en esta tarea las medidas de tipo fiscal "pueden ayudar y pueden hacer daño", según la exiministra francesa.

Para la presidenta del BCE estas medidas son "de ayuda y necesarias" cuando se aplican específicamente a los "más vulnerables" y son "temporales".

Mientras que, si son "amplias, universales y sin distinción entre los beneficiarios que tienen urgente necesidad y los que no (...), pueden producir un nivel más alto de precios que iría en contra de la política monetaria" del BCE.

"Así que la política fiscal tiene que ser diseñada específicamente para ayudar a los que lo necesiten, pero no diseñada para ayudar globalmente", ha precisado, quien añadió que esto ayudará asimismo a mantener una deuda sostenible.

También la Comisión Europea ha pedido a los Estados que acoten sus medidas a los hogares y empresas más vulnerables, alejándose de la receta de ayudas universales que se adoptó durante la pandemia, ya que la economía europea no sufre ahora la repentina y profunda recesión que causó el covid.

"Hay margen para que las medidas sean más acotadas", dijo tras el Eurogrupo este mes el comisario de Economía, Paolo Gentiloni, quien en abril pasado ya había enviado una carta a los Estados desaconsejándoles rebajar el IVA al gas y la electricidad e instándoles a apostar por ayudas directas a hogares y empresas, y por gravar los beneficios caídos del cielo.

MÁS SUBIDAS DE TIPOS

Por su parte, el BCE seguirá endureciendo su política monetaria para llevar la inflación hacia su objetivo del 2 % a medio plazo y prevé subir de nuevo los tipos de interés tras haberlos incrementado en 50 puntos básicos en julio y en 75 puntos en septiembre, hasta el 1,25 %.

"Esperamos subir más los tipos de interés en las próximas reuniones para enfriar la demanda y proteger frente al riesgo de un cambio persistente al alza en las expectativas de inflación", ha reiterado Lagarde, insistiendo en que los aumentos se decidirán en función de los datos que vayan llegando y la evolución de la inflación.

La presidenta del BCE recordó que, pese a las subidas de tipos -que se encontraban en mínimos históricos-, la política de la institución sigue siendo "acomodaticia" y que su objetivo es llegar a un "tipo neutral" en el que no se estimule ni se constriña a la economía.

"Si tenemos un muro en la oferta, y estimulamos la demanda siendo acomodaticios, sencillamente empujaremos la inflación al alza", ha avisado.

Las últimas proyecciones del BCE apuntan a que la inflación anual cerrará 2022 en el 8,1 % y bajará al 5,5 % en 2023, pero los riesgos para esta perspectiva son al alza, sobre todo por "la posibilidad de mayores perturbaciones en los suministros de energía", según Lagarde, quien ha agregado que esto aumentaría la inflación y reduciría el crecimiento.

De momento, el escenario principal que contempla el BCE es de ralentización sustancial del crecimiento en la eurozona, hasta el 3,1 % este año y al 0,9 % el próximo.

 

Tu opinión importa. Deja un comentario...

Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider