Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

SEGUNDA REPÚBLICA. 1º MAYO: Madrid, 1-5-1931.- Pedro Rico, Francisco Largo Caballero, Miguel de Unamuno, Indalecio Prieto y Mellie Staal, (de izda a dcha), durante la manifestación del Primero de Mayo. EFE/jgb / E/Coloreada @latinapaterson

1926. Los anarquistas Francisco Ascaso (1901-1936), Buenaventura Durruti (1896-1936) y Gregorio Jover (1891-1964) integrantes de "Los Solidarios". E/Coloreada https://twitter.com/latinapaterson/status/1313515912671252481/photo/1

19/12/1933. Los diputados socialistas Francisco Largo Caballero y Margarita Nelken posando sentados en sus escaños del Congreso. Foto Luis Ramón Marín / Fundación Pablo Iglesias. E/Coloreada. https://twitter.com/latinapaterson/status/1311207535429513217

Pablo Iglesias Posse, político y fundador del PSOE en el despacho de su casa (foto sin fecha) / EFE / E. Coloreada @latinapaterson

1932, visita de Niceto Alcalá Zamora, Presidente de la República Española, a la Fábrica de Tabacos de San Sebastián. Foto posando junto a las empleadas de Tabacalera, del fotógrafo Martín Ricardo / Kutxateca. E/Coloreada. https://pbs.twimg.com/media/Ef5yI4eXYAE8MRH?format=jpg&name=4096x4096

06/01/1937, mujeres de un taller de costura de la C.N.T. en Gijón. Foto Constantino Suárez. Archico Muséu del Pueblu d’Asturies. Coloreada. https://twitter.com/latinapaterson/status/1205762029782523904/photo/1

previous arrow
next arrow
Slider

Una reflexión de 1902 sobre el trabajo a destajo


El movimiento obrero siempre fue especialmente combativo contra el trabajo a destajo por considerar que constituía una fórmula muy acusada de explotación. Al respecto, recogemos una reflexión sobre el mismo, publicada en El Socialista del año 1902, que nos puede servir para comprender las razones de esta lucha.

Los socialistas contemplaban el trabajo a destajo, insistimos, como una forma especialmente dura de explotación de la fuerza de trabajo. Era como un espejismo porque el trabajador pensaba que podía obtener una mayor ganancia en un tiempo dado con relación al salario que percibía trabajando a jornal.

Así pues, seducido el obrero por la golosina de conseguir un poco más salario terminaba por pagar un coste personal desorbitado en relación con su salud, pero también perjudicando a sus compañeros de trabajo.

Es decir, que el trabajo a destajo no solo era perjudicial para la salud, sino que también lo era para toda la clase obrera, porque se fomentaba un espíritu competitivo, que redundaba en contra de los trabajadores menos hábiles o con que eran más cuidadosos con su salud, porque desarrollando al máximo las energías del individuo, hacía que el patrono estableciera una escala salarial arbitraria.

Por otro lado, el trabajo a destajo fomentaba el paro, ya que al sacar el trabajo no había que contratar a más obreros o se podía despedir a algunos.

La solución a todo esto pasaba por la abolición del sistema del trabajo a destajo, y el establecimiento de la jornada laboral de ocho horas, y el salario mínimo.

Hemos empleado como fuente el número 864 de El Socialista. En El Obrero nos hemos acercado en distintas ocasiones al trabajo a destajo, especialmente en un artículo en Déjá Vu sobre lo que en 1891 planteó la Segunda Internacional, al respecto.

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.

Periodismo riguroso y con valores sociales
Necesitamos tu apoyo económico para seguir contando lo que otros no cuentan. Para donar haz clic en el botón "COLABORA" de abajo. Muchas gracias por tu apoyo.
Slider