Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

SEGUNDA REPÚBLICA. 1º MAYO: Madrid, 1-5-1931.- Pedro Rico, Francisco Largo Caballero, Miguel de Unamuno, Indalecio Prieto y Mellie Staal, (de izda a dcha), durante la manifestación del Primero de Mayo. EFE/jgb / E/Coloreada @latinapaterson

1926. Los anarquistas Francisco Ascaso (1901-1936), Buenaventura Durruti (1896-1936) y Gregorio Jover (1891-1964) integrantes de "Los Solidarios". E/Coloreada https://twitter.com/latinapaterson/status/1313515912671252481/photo/1

19/12/1933. Los diputados socialistas Francisco Largo Caballero y Margarita Nelken posando sentados en sus escaños del Congreso. Foto Luis Ramón Marín / Fundación Pablo Iglesias. E/Coloreada. https://twitter.com/latinapaterson/status/1311207535429513217

Pablo Iglesias Posse, político y fundador del PSOE en el despacho de su casa (foto sin fecha) / EFE / E. Coloreada @latinapaterson

1932, visita de Niceto Alcalá Zamora, Presidente de la República Española, a la Fábrica de Tabacos de San Sebastián. Foto posando junto a las empleadas de Tabacalera, del fotógrafo Martín Ricardo / Kutxateca. E/Coloreada. https://pbs.twimg.com/media/Ef5yI4eXYAE8MRH?format=jpg&name=4096x4096

06/01/1937, mujeres de un taller de costura de la C.N.T. en Gijón. Foto Constantino Suárez. Archico Muséu del Pueblu d’Asturies. Coloreada. https://twitter.com/latinapaterson/status/1205762029782523904/photo/1

previous arrow
next arrow
Slider

La actividad como característica socialista, según Pablo Iglesias (1922)


Seguimos investigando qué ha significado ser socialista en la Historia, con especial atención para el caso español. En esta nueva entrega acudimos a Pablo Iglesias que, en muchas ocasiones, realizó definiciones sobre el socialismo y qué era o significaba ser socialista con su habitual claridad y contundencia. En este sentido, en junio de 1922 sacó una columna destacada en El Socialista con el significativo título de “¡Actividad!”

Así era, el viejo líder socialista asociaba el socialismo con la actividad, no con la pasividad, porque un socialista tenía una enorme cantidad de obligaciones. ¿Cuáles?

En primer lugar, un socialista debía estudiar cuanto pudiese. Además, tenía la obligación de propagar las ideas entre sus compañeros de trabajo, amigos y conocidos. En tercer lugar, estaban las obligaciones que podríamos denominar como orgánicas o internas, como era asistir a las asambleas de su Agrupación, desempeñar los cargos para los que hubiera sido elegido por sus compañeros, participar en el Sindicato o Sociedad Obrera de su profesión, procurad compradores o abonados a El Socialista, participar en las luchas electorales, no perder ocasión para formar conciencia de clase, y enseñar en las luchas obreras.

Para la época concreta en la que escribía Pablo Iglesias, un socialista tenía las siguientes actividades que realizar:

-crear un fuerte ambiente contra la guerra en general, y para que cesase la de Marruecos.

-luchar por el mantenimiento de la jornada de las ocho horas.

-luchar por el abaratamiento de las subsistencias.

-luchar por el establecimiento del control obrero en todos los ramos productivos.

-combatir el caciquismo.

Era evidente, como afirmaba Iglesias, que para todo esto se necesitaba una “potente voluntad, una actividad prodigiosa”.

Pero el socialista tenía fuertes estímulos para emprender sus obligaciones: la grandeza de la causa, y “la extraordinaria belleza que encierran sus principios”.

Pero había más trabajo: luchar por la paz en el mundo, extinguir la miseria, borrar la ignorancia, apreciar el valor de la ciencia y disfrutar las bellezas del arte, acabar con la plaga de la prostitución, y crear una “espléndida civilización donde todos miren por todos y no se luche por acapar individualmente la riqueza”, sino para aumentarla con el fin de acrecentar el bienestar de todos.

Había que aprovechar todos los días, todas las horas, todos los momentos para difundir las ideas del socialismo, para extender y vigorizar la organización (no olvidemos nunca el carácter casi “sagrado” de la organización para Iglesias, y para el socialismo, en general), y para dar un sentido de realidad a los desheredados, es decir, para abrir y formar conciencia de clase.

Un verdadero socialista no podía quedarse en casa, ni ser indiferente ante las vejaciones que generaba el capitalismo, ni desentenderse ante las dificultades que ofrecía la lucha de la explotación del hombre por el hombre.

Pablo Iglesias desarrolló una evidente coherencia entre lo que defendía y lo que hizo en la práctica porque hay constantes referencias de que, a pesar de su frágil salud, no descansó ni un minuto de su vida.

Hemos consultado el número 4165 de El Socialista, de 17 de junio de 1922.

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.

Periodismo riguroso y con valores sociales
Necesitamos tu apoyo económico para seguir contando lo que otros no cuentan. Para donar haz clic en el botón "COLABORA" de abajo. Muchas gracias por tu apoyo.
Slider