Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

SEGUNDA REPÚBLICA. 1º MAYO: Madrid, 1-5-1931.- Pedro Rico, Francisco Largo Caballero, Miguel de Unamuno, Indalecio Prieto y Mellie Staal, (de izda a dcha), durante la manifestación del Primero de Mayo. EFE/jgb / E/Coloreada @latinapaterson

1926. Los anarquistas Francisco Ascaso (1901-1936), Buenaventura Durruti (1896-1936) y Gregorio Jover (1891-1964) integrantes de "Los Solidarios". E/Coloreada https://twitter.com/latinapaterson/status/1313515912671252481/photo/1

19/12/1933. Los diputados socialistas Francisco Largo Caballero y Margarita Nelken posando sentados en sus escaños del Congreso. Foto Luis Ramón Marín / Fundación Pablo Iglesias. E/Coloreada. https://twitter.com/latinapaterson/status/1311207535429513217

Pablo Iglesias Posse, político y fundador del PSOE en el despacho de su casa (foto sin fecha) / EFE / E. Coloreada @latinapaterson

1932, visita de Niceto Alcalá Zamora, Presidente de la República Española, a la Fábrica de Tabacos de San Sebastián. Foto posando junto a las empleadas de Tabacalera, del fotógrafo Martín Ricardo / Kutxateca. E/Coloreada. https://pbs.twimg.com/media/Ef5yI4eXYAE8MRH?format=jpg&name=4096x4096

06/01/1937, mujeres de un taller de costura de la C.N.T. en Gijón. Foto Constantino Suárez. Archico Muséu del Pueblu d’Asturies. Coloreada. https://twitter.com/latinapaterson/status/1205762029782523904/photo/1

previous arrow
next arrow
Slider

Pablo Iglesias y el movimiento obrero contra Benito Mussolini


Antes de morir le dio tiempo a Pablo Iglesias para combatir al fascismo italiano desde las páginas de El Socialista. En un artículo de noviembre de 1925, es decir, casi en las puertas de la muerte, el líder socialista y sindical español afirmaba categóricamente que era imposible hundir al proletariado organizado de un país, y menos a su fuerza más representativa, el socialismo. Era algo que habría intentado Mussolini en Italia, empleando todos los medios, sin escrúpulos y haciéndose dueño del poder.

Pero para Iglesias la situación de Mussolini no era ni firme ni fuerte. Sus métodos, incluido el asesinato de Matteotti, no habría podido asentar su obra; al contrario, pensaba que se resquebrajaba. El asesinato del socialista italiano se habría convertido en un duro golpe para el fascismo italiano porque habría agitado a Italia entera y con ella a todo el proletariado organizado y a los partidos socialistas. Además, la Conferencia de Ginebra había acosado literalmente al fascismo. En este sentido, Iglesias recordaba cómo la representación obrera de todos los países excluyó al delegado fascista que siempre, según su opinión, había intentado pasar por representante de los trabajadores italianos.

Por fin, Iglesias resaltaba cómo la Federación Sindical Internacional y la Internacional Obrera Socialista acordaron protestar enérgicamente, en un manifiesto, contra las “prácticas criminales del fascismo italiano”, denunciando las “medidas liberticidas puestas en práctica por aquel Gobierno con el exclusivo objeto de mantener el derecho sindical a favor de las organizaciones obreras fascistas exclusivamente”.

Iglesias llegaba a la conclusión de que por la presión obrera y socialista combinada del exterior y del interior el fascismo italiano tenía los días contados.

Esta interpretación puede llamarnos la atención, habida cuenta de lo que sabemos que terminó por pasar, que no fue otra cosa que la consolidación del nuevo régimen. ¿Fue poco perspicaz Iglesias, por lo tanto? No lo creemos así, porque los historiadores han demostrado que el fascismo italiano tuvo iniciales problemas para ponerse en marcha, que pudo no haberse consolidado, y muchos contemporáneos así lo creyeron, y entre ellos, como vemos, Iglesias.

Hemos consultado el número 5230 de 9 de noviembre de 1925 de El Socialista.

Un mes justo después, Iglesias fallecería.

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.

Periodismo riguroso y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider