HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

SEGUNDA REPÚBLICA. 1º MAYO: Madrid, 1-5-1931.- Pedro Rico, Francisco Largo Caballero, Miguel de Unamuno, Indalecio Prieto y Mellie Staal, (de izda a dcha), durante la manifestación del Primero de Mayo. EFE/jgb / E/Coloreada @latinapaterson

1926. Los anarquistas Francisco Ascaso (1901-1936), Buenaventura Durruti (1896-1936) y Gregorio Jover (1891-1964) integrantes de "Los Solidarios". E/Coloreada https://twitter.com/latinapaterson/status/1313515912671252481/photo/1

19/12/1933. Los diputados socialistas Francisco Largo Caballero y Margarita Nelken posando sentados en sus escaños del Congreso. Foto Luis Ramón Marín / Fundación Pablo Iglesias. E/Coloreada. https://twitter.com/latinapaterson/status/1311207535429513217

Pablo Iglesias Posse, político y fundador del PSOE en el despacho de su casa (foto sin fecha) / EFE / E. Coloreada @latinapaterson

1932, visita de Niceto Alcalá Zamora, Presidente de la República Española, a la Fábrica de Tabacos de San Sebastián. Foto posando junto a las empleadas de Tabacalera, del fotógrafo Martín Ricardo / Kutxateca. E/Coloreada. https://pbs.twimg.com/media/Ef5yI4eXYAE8MRH?format=jpg&name=4096x4096

06/01/1937, mujeres de un taller de costura de la C.N.T. en Gijón. Foto Constantino Suárez. Archico Muséu del Pueblu d’Asturies. Coloreada. https://twitter.com/latinapaterson/status/1205762029782523904/photo/1

previous arrow
next arrow
Slider

La instauración de la jornada laboral en Alemania


(Tiempo de lectura: 2 - 3 minutos)

Al terminar de la Gran Guerra la clase obrera europea, que había padecido el sufrimiento del conflicto tanto en el frente como en las retaguardias, vivió un resurgir de la organización sindical, presionando a sus respectivos gobiernos, tanto en los países donde no hubo terremotos políticos, como los que vivieron profundos cambios, con el fin conseguir profundas reformas. Ese fue el contexto en el que se fue generalizando la reforma de la jornada laboral de ocho horas, la gran reivindicación obrera desde el primer primero de mayo. Pero ese cambio encontró fuertes resistencias, y durante la década siguiente la patronal ejerció una gran oposición argumentando que la producción bajaba y que era necesario afrontar los problemas económicos con un aumento de la jornada laboral.

En este breve artículo estudiaremos el caso de Alemania, precisamente, uno de los países que sí vivió un terremoto político en ese momento, al derrumbarse el Imperio, estallar la revolución, y terminar con la instauración de la República de Weimar.

La reforma de la jornada de ocho horas se aplicó en Alemania a través de una disposición bien temprana, porque estamos hablando de un decreto del 23 de noviembre de 1918, estableciéndose, además, fuertes limitaciones a las excepciones o derogaciones de su aplicación, porque, por lo que sabemos, muchas disposiciones legales sobre la jornada de ocho horas establecían excepciones para determinados sectores económicos.

Por otro lado, como en Alemania había una clara cultura y práctica del convenio colectivo, varias organizaciones sindicales habían conseguido imponer una jornada de trabajo más corta.

Según la estadística oficial de 1921, el 82,3% de las empresas industriales alemanas tenían jornadas semanales de cuarenta y ocho horas, el 16’8% disfrutaban de jornadas más cortas, y un 0’9% excedían este límite. El 64’7% de los empleados tenían la jornada de cuarenta y ocho horas semanales, el 35% trabajaban menos y solamente el 0’3% trabajaban más.

La Comisión Sindical alemana realizó una encuesta propia, al respecto. Había averiguado que, de 1.339.413 trabajadores, que residían en 29 regiones, 601.594 gozaban de la semana de cuarenta y ocho horas, y 787.819 tenían jornadas más cortas. La Federación de las organizaciones patronales alemanas, por su parte, hizo su propia información, demostrando que, de 6.405.000 asalariados, 4.104.000 no trabajaban más que cuarenta y ocho horas semanales, mientras que los restantes hacían servicios semanales de una duración menor.

El decreto de noviembre de 1918 caducó en el mes de noviembre de 1923, y el Reichstag no tuvo el tiempo suficiente para incorporarlo al Código de Trabajo (el informe que empleamos es de 1924), por lo que el Gobierno dictó una nueva Ordenanza el 21 de diciembre de 1923 fijando en cuarenta y ocho horas la duración de la jornada de trabajo.

Estos datos están sacados del informe de Cornelius Martens sobre la jornada de ocho horas, en el II Congreso de la Federación Sindical Internacional, de medados de 1924, y que se publicó en junio de ese año en las páginas de El Socialista, en su número 4788.

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.

Europa en su cenit
El republicanismo en España
El Antiguo Régimen. Sus estructuras sociales, económicas y políticas
El tiempo de las Revoluciones. De 1820 a 1848
Historia del socialismo español
La España del Siglo XVIII. Luces y sombras del reinado de los borbones
Del abrazo de Vergara al Bando de Guerra de Franco
Episodios que cambiaron la Historia de España

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider