HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

SEGUNDA REPÚBLICA. 1º MAYO: Madrid, 1-5-1931.- Pedro Rico, Francisco Largo Caballero, Miguel de Unamuno, Indalecio Prieto y Mellie Staal, (de izda a dcha), durante la manifestación del Primero de Mayo. EFE/jgb / E/Coloreada @latinapaterson

1926. Los anarquistas Francisco Ascaso (1901-1936), Buenaventura Durruti (1896-1936) y Gregorio Jover (1891-1964) integrantes de "Los Solidarios". E/Coloreada https://twitter.com/latinapaterson/status/1313515912671252481/photo/1

19/12/1933. Los diputados socialistas Francisco Largo Caballero y Margarita Nelken posando sentados en sus escaños del Congreso. Foto Luis Ramón Marín / Fundación Pablo Iglesias. E/Coloreada. https://twitter.com/latinapaterson/status/1311207535429513217

Pablo Iglesias Posse, político y fundador del PSOE en el despacho de su casa (foto sin fecha) / EFE / E. Coloreada @latinapaterson

1932, visita de Niceto Alcalá Zamora, Presidente de la República Española, a la Fábrica de Tabacos de San Sebastián. Foto posando junto a las empleadas de Tabacalera, del fotógrafo Martín Ricardo / Kutxateca. E/Coloreada. https://pbs.twimg.com/media/Ef5yI4eXYAE8MRH?format=jpg&name=4096x4096

06/01/1937, mujeres de un taller de costura de la C.N.T. en Gijón. Foto Constantino Suárez. Archico Muséu del Pueblu d’Asturies. Coloreada. https://twitter.com/latinapaterson/status/1205762029782523904/photo/1

previous arrow
next arrow
Slider

Una conquista social de los biseladores en 1923


(Tiempo de lectura: 1 - 2 minutos)

La Sociedad de Biseladores de Lunas de Madrid obtuvo una importante victoria social en la primavera de 1923.

La directiva de dicha Sociedad Obrera había realizado unas gestiones con los patronos para la aplicación de un reglamento de socorro por enfermedad de los trabajadores.

Ese socorro o ayuda sería abonado por los patronos y era independiente al sistema de ayudas que tenía la Sociedad Obrera para sus integrantes.

El reglamento establecía que cada patrono de Madrid (en ese momento eran ocho) tendría una caja en la que depositarían 50 pesetas al año y por obrero biselador, plateador o pulidor. Cada patrón tendría su propia caja, es decir, que no habría una común de todos los empresarios. Los obreros se encargarían de la distribución de las ocho cajas. En caso de que se disolvería una de esas cajas, por traspaso o quiebra del negocio, los fondos de la misma no se perderían, sino que pasaría a una de las restantes.

El beneficio establecido alcanzaría también a los obreros de los establecimientos de lunas y cristales de Madrid.

La ayuda mínima establecida sería de siete pesetas diarias para aquellos obreros que tuvieran un jornal de siete pesetas en adelante, y una peseta para los que lo tuvieran inferior a las siete pesetas.

El socorro alcanzaría hasta noventa días, y se empezaría a cobrar al cuarto día, pero pasados esos primeros días si continuaba la enfermedad cobraría desde el primero.

Esta prestación cubriría todas las enfermedades menos las venéreas y las producidas por riñas. También quedaban exceptuados los accidentes de trabajo, y eso era porque estaba establecido de antemano que ese socorro se había establecido con el pago del jornal íntegro.

Esta conquista costó nada más y nada menos que veintiún meses de negociaciones, pero, sin lugar a dudas, la constancia había dado sus frutos.

Estas ayudas fueron aprobadas por los biseladores en asamblea, celebrada en la Casa del Pueblo de Madrid el 6 de junio.

Hemos trabajado con el número 4470 de El Socialista, de 7 de junio de 1923.

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.

Europa en su cenit
El republicanismo en España
El Antiguo Régimen. Sus estructuras sociales, económicas y políticas
El tiempo de las Revoluciones. De 1820 a 1848
Historia del socialismo español
La España del Siglo XVIII. Luces y sombras del reinado de los borbones
Del abrazo de Vergara al Bando de Guerra de Franco
Episodios que cambiaron la Historia de España

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider