HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Sánchez, Guardiola y la peregrinación mediática


(Tiempo de lectura: 2 - 3 minutos)

En efecto, no hay costumbre acerca de los ensayos de elecciones en tiempo de canícula. Nada es igual y no parece que haya voluntad de ello. Aún por decidir los debates y su formato y a falta de menos de un mes del ejercicio de las urnas, se dibujan las características de campaña y pre campaña. Tanto esta como aquella están permeadas por la formación de los gobiernos y la composición de los órganos legislativos de cámaras y asambleas de los recientes comicios autonómicos.

El ensayo de gobiernos de PP y Vox y la entrega de la presidencia del poder legislativo de una comunidad a la formación revisionista del edificio constitucional, como es el partido Vox, constituye por sí mismo un motivo de alarma que entra en ebullición siempre, máxime si se produce en unos días previos a unas elecciones generales. Pocas dudas caben a estas alturas del evento sobre el alcance de asombro del jefe del ejecutivo al adelantar tan sorpresivamente la fecha del comicio y con tanta inmediatez tras el revés electoral de las citas municipal y regional.

Pedro Sánchez parece renunciar a las apariciones estelares en auditorios y espacios al aire libre cuando el género humano no quiere estar expuesto por el calor al ejercicio de la didáctica y a la confirmación de las doctrinas amasadas con esfuerzo y convicción. El cambio climático forma parte de la declamación teórica por derecho propio en argumentarios y contenidos pero en esta ocasión completa la obra la inestimable contribución de los partes de la AEMET, que juega a favor de la transformación biológica frente los voluntarios y tozudos practicantes del negacionismo.

Los vaivenes de amor/odio de las fuerzas negociadoras de PP y Vox introducen un factor de entretenimiento en la liza que permiten una cotización al alza del interés en estas elecciones, ya de por sí portadoras de especiales dotes de expectación. Lo que parecía el inicio de una tendencia, el matrimonio de mutuo aprovechamiento de las dos fuerzas conservadoras en la comunidad valenciana, exportable a, por ejemplo, Extremadura, se ha quebrado por la intervención aparentemente arrojada de la dirigente del PP, María Guardiola, quien parecía detener los valores más europeos del Partido Popular, renuentes al permiso de paso y servidumbre de las instituciones democráticas a electos que no creen en ellas hasta tal punto que pretenden su derogación.

A la candidata Guardiola, como al personaje emprendedor Félix Tournachon, de Niveles de vida, de Julian Barnes (Anagrama, 2014), “nadie le acusó nunca de ser sensato”. El equilibrio de partido le ha sobrevenido a Guardiola con el mismo quebranto en tiempo que el experimentado por Sánchez tras el resultado del 28-M. Se pasó por Madrid a la investidura de Ayuso y entre la investida, la ex presidenta Aguirre, y las confluencias varias de amenazas manifiestas o veladas, han resultado con la incontinencia extremeña de raíz conquistadora allende los mares devenida en chapoteo infantil de charcos.

Guardiola, de raíz extraída por García Egea, Casado, y Alberto Casero, puede correr la misma suerte que la apisonadora de la nueva verdad de origen Génova, ya reinstaurada su cimentación con inyección de piedra afamada de la comarca orensana de Monterrei. Sánchez, abierto en dos el melón del adelanto, busca la sombra benefactora en los estudios de televisión y radio, con demediado equilibrio entre a favor/en contra. Hay quien inquieta con calificación de acertada esta disposición a pisar la oposición mediática: a todas, de tantas como hay, trincheras no puede acudir, y las envidias pueden tender a la proliferación.

Periodista (Ciencias de la Información, Univ. Complutense de Madrid), colaborador en distintas cabeceras (Diario 16, El País, Época, El Independiente, Diario de Alcalá), miembro del Patronato de la Fundación Diario Madrid.