Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

La mayor escultura del mundo del siglo XX: el Monte Rushmore

De Jonathunder - Trabajo propio, GFDL 1.2, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=62533188 De Jonathunder - Trabajo propio, GFDL 1.2, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=62533188

En Dakota del Sur, se halla el monte Rushmore, cercano a la localidad de Rapid City. Su principal característica es que fueron esculpidos en la roca viva de la montaña los rostros de los presidentes norteamericanos George Washington, Thomas Jefferson, Theodore Roosevelt y Abraham Lincoln, si se observa desde izquierda a derecha.

Es la escultura más grande del planeta construida en el siglo XX, ya que las caras de esos cuatro personajes históricos miden cada uno 18,38 metros desde la barbilla hasta la frente, lo que equivale, en proporción, a uno ser humano de unos 170 metros de altura.

Su autor es el artista Gutzon Borglum, autor de una gran escultura del presidente Lincoln en la ciudad de Washington y de otras, pero su proyecto más ambicioso fue esculpir el monte Rushmore en las Montañas Negras. Fue iniciativa de un amigo historiador, Doane Robinson, que sugirió a Borglum el proyecto como un gran memorial norteamericano en 1924. En agosto del siguiente año, el escultor se decidió por el lugar idóneo para esculpir, animado por el hecho de que varios geólogos le dijeron que el monte Rushmore tendría un desgaste natural por erosión de menos de un centímetro cada 50.000 años y, además, que la luz solar cubriría toda el área de la montaña durante casi todo el día, lo que otorgaría un esplendor claro a su escultura, además de casi una segura permanencia a lo largo de muchísimo tiempo.

Pero hubo problemas como la protesta de los indios sioux, descontentos porque el hombre blanco profanase o invadiese ese lugar, ya que para ellos era sagrado, debido a que sobre esas montañas reposaban sus divinidades desde que fueron creadas por el Gran Espíritu. Además, exigieron el cumplimento estricto del pacto de Fort Laramie, firmado en noviembre de 1868, por el cual el ejército se comprometía a no hacer incursiones en territorio sioux, lo que se cumplió hasta 1874, como motivo de la incursión del general Sheridan contra los indios. Poco después apareció oro en esos lugares, lo que provocó la llegada masiva de buscadores y blancos, lo que obligó a emigrar a los sioux, abandonando las montañas en 1877. Sin embargo, su protesta no prosperó.

Otro problema fue el presupuesto para su elaboración, ya que fue pagado con fondos públicos y privados. Pasó por tres controles de tres presidencias durante el tiempo que transcurrió su realización que fueron catorce años, desde 1927 hasta 1941. En ese último año, el escultor murió y fue sustituido por su hijo Lincoln que la daría por finalizada con algunos pequeños retoques que no afectaron, en realidad, al proyecto original de su padre.

A partir de entonces, el lugar se convirtió en un centro de atracción turística pero también en un memorial de la historia y del nacionalismo norteamericano. Washington representaba la fundación de los Estados Unidos y la independencia; Jefferson el definitivo asentamiento del camino democrático como base del sistema político; Lincoln, la defensa de la Unión y la libertad de los esclavos; Roosevelt, para muchos contemporáneos, presidió el comienzo de la expansión internacional pues, bajo su mandato, comenzaron importantes obras como el canal de Panamá, intervino como mediador en la guerra ruso-japonesa de 1904-1905 y admitió en el seno de la Unión al estado de Oklahoma en 1907, como estado número 46. La República había pasado al Imperio.