Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

El conde de Grasse, marqués de Tilly y el rito escocés antiguo y aceptado


Alexandre, François, Auguste, nació en Versalles el 14 de febrero de 1765. De los tres nombres que tenía, adoptó como nombre personal el de Augusto, ya que era el que habitualmente usaba. Sin embargo, algunos biógrafos se refieren a él como Alejandro.

Su padre, militar y masón, fue el famoso almirante Francisco José Pablo ( 1722-1788), Conde de Grasse y Marqués de Tilly, Teniente General de los ejércitos navales de Francia durante la guerra de la Independencia americana. El 5 de septiembre de 1781 estuvo al mando de una escuadra de 38 embarcaciones con las que derrotó a los ingleses en la bahía de Cheasapeake, bloqueó Yorktown por mar y permitió a Washington obtener la capitulación de Cornwallis. (1)

Al igual que su padre, Alejandro- Augusto siguió la carrera militar ingresando a los dieciocho años en el ejército de tierra. En 1784, con diecinueve años de edad, fue nombrado subteniente en el regimiento del Rey. Su condición militar y su vida masónica discurrieron de un modo paralelo a lo largo de su existencia. (2)

Se inició en la masonería el 8 de febrero de 1783 en la logia " San Lázaro ", que se convertiría después en " Logia Madre Escocesa de Francia o del Contrato Social ( sucediendo al Consejo de Emperadores de Oriente y de Occidente que había redactado, en 1762, los Reglamentos y Constituciones de la Masonería de Perfección ), Alejandro-Augusto de Grasse fue elevado en esta logia al grado de maestro masón en el año 1785.

Según Jean Paul Minsier, coordinador y redactor del texto " Los Grandes Comendadores " :(3) " Es probable que allí conociera la existencia de grados superiores e incluso que accediera entonces a los primeros de ellos. Fue capitán en el regimiento " Real-Polonia" y después en el " Real-Guyena", en 1789 consiguió una autorización para abandonar Francia y viajar a Santo Domingo, con el fin de hacerse cargo de la herencia dejada por su padre que había fallecido el año anterior. Fue allí donde, gestionando sus negocios, conoció a su futuro suegro, el notario Jean Baptiste-Noël de La Hogue ( o Delahogue, 1745-1822), maestro masón de la logia " La Verdad ", en Cabo Francés. En las Antillas entró en contacto con la Masonería de Perfección, que había sido introducida allí por Étienne Morin( 1717-1771) y recopilada por Henry Francken ( 1720-1795 ).

Sin embargo, en julio de 1793, el conde De Grasse-Tilly tuvo que huir con su familia por la revuelta de los esclavos negros, que seguían las ideas igualitarias de la Revolución Francesa. Se refugió, arruinado, en Charleston ( Carolina del Sur ), pues su bergantín había sido detenido y saqueado por los ingleses y tuvo que sobrevivir con empleos modestos y gracias a un subsidio, concedido por el gobierno norteamericano en reconocimiento de los servicios prestados por su padre. En la ciudad de Charleston fundó dos logias ," El Candor" ( julio de 1796 ) que llegó a presidir como venerable maestro y " La Reunión Francesa " ( agostro de 1800 ), constituida por exiliados franceses. También fue miembro, junto con su suegro, de un " Consistorio de Príncipes del Real Secreto " ( 32º ), creado en 1797. Con su suegro, participará en la fundación del Supremo Consejo de los Estados Unidos de América, en 1801.

El importante masón francés Hubert Grevén, recientemente fallecido, tuvo el honor de presidir, como Soberano Gran Comendador del Supremo Consejo de Francia, los actos que tuvieron lugar en París, el 23 de octubre de 2004, con motivo de la conmemoración del segundo centenario del Supremo Consejo de Francia, en su discurso, Hubert Grevén nos recordó a los allí presentes que: " En una circular dirigida a los dos hemisferios , publicada el 4 de diciembre de 1802, se anunciaba la creación en Charleston ( Carolina del Sur ) del "Supremo Consejo del grado 33 para los Estados Unidos" el 31 de mayo de 1801. Aquella circular desvelaba la existencia de un nuevo sistema masónico formado por treinta y tres grados: el Rito Escocés Antiguo y Aceptado, que incluía el Rito de Perfección, con veinticinco grados, que había sido elaborado por Étienne Morin a partir de los rituales importados de Francia en 1761 y propagados por las Antillas, y que fue completado, con ocho grados, pertenecientes a otros sistemas del Régimen escocés. Todos estos sistemas, eran ramas principales que formaban parte de un mismo y único árbol y que no diferían más que en fórmulas fáciles de conciliar. Esos ritos eran conocidos con el nombre de : Rito Antiguo, Rito de Heredom, Rito de Oriente de Kilwinning, Rito de San Andrés, Rito de los Emperadores de Oriente y Occidente, Rito Filosófico y Rito Primitivo.(3)

Este nuevo Rito, el Rito Escocés Antiguo y Aceptado, fue organizado basándose en las denominadas Constituciones de Burdeos, de 1762, que regían el Rito de Perfección , y en las Grandes Constituciones de Berlín, de 1786, atribuídas al Rey Federico II de Prusia, que rigen el Régimen Escocés. Adoptando el título del primero de esos Ritos y el número de grados de la jerarquía del último, el Rey Federico II dio al nuevo Rito el nombre de " Rito Escocés Antiguo y Aceptado ", este Rito originalmente se denominaba " Orden Real y Militar de la Antigua y Moderna Francmasonería ". La casi totalidad de los grados de este nuevo Rito procedía de Europa, concretamente de Francia.

Además del Supremo Consejo de Estados Unidos, existía, al menos desde el 21 de febrero de 1802, un Supremo Consejo de las Islas francesas de América de Barlovento y Sotavento que estaba presidido por el Gran Comendador Augusto de Grasse-Tilly, que había regresado ese mismo año a Santo Domingo para intentar recuperar sus bienes. Tras la derrota de Toussaint Louverture, el general Leclerc (1772-1802) le nombró capitán de caballería del Estado Mayor de la isla. En el año 1803, Alejandro-Augusto de Grasse, como Gran Comendador Ad Vitam, instaló en Puerto Príncipe la sede del Supremo Consejo de las Islas francesas de Sotavento y Barlovento. El restablecimiento de la esclavitud por Bonaparte provocó nuevas sublevaciones. De Grasse, que tenía el mando de un fuerte en Cabo Francés, cayó víctima de unas fiebres y tuvo que rendirse a los ingleses, a quienes habían pedido ayuda los sublevados. Tras ser hecho prisionero, fue conducido a Kingstone, Jamaica, para ser liberado tiempo después.

En el mes de julio de 1804, el Conde de Grasse-Tilly regresó definitivamente a Francia. Portaba una "Carta Credencial", emitida el 21 de febrero de 1802 por el Supremo Consejo de Charleston ( EE.UU. ) del que él había sido miembro fundador. Al llegar a París, se puso en contacto con la logia " San Alejandro de Escocia " que acababa de reemprender sus trabajos y que había retomado el título de " Logia Madre Escocesa de Francia ", tras haber rehusado situarse bajo la obediencia del Gran Oriente de Francia. En virtud de los derechos que le conferían las Grandes Constituciones, el conde de Grasse-Tilly fundó en París, el 22 de septiembre de 1804, un Supremo Consejo provisional formado por tres miembros; al mes siguiente, el 17 de octubre, creó un Consistorio (32º) con el fin de unificar el Escocismo y, el 20 de octubre de 1804 estableció el Supremo Consejo de Francia, compuesto por nueve miembros. Las logias escocesas anatematizadas por el Gran Oriente de Francia se colocaron bajo su estandarte, erigiéndose, el 22 de octubre de 1804, en Gran Logia General Escocesa de Francia.

Como nos recordó Hubert Grevén, la legitimidad del " Supremo Consejo del 33º en Francia", establecido en París el 20 de Octubre de 1804, tiene su origen en 1801, puesto que fué creado por el conde de Grasse-Tilly 33º, miembro fundador del Supremo Consejo de los Estados Unidos de América ( 1801 ) y Soberano Gran Comendador del Supremo Consejo de las Islas Francesas de América ( 1802 ). El Rito Escocés Antiguo y Aceptado que se creó en 1801 en la ciudad de Charleston ( Carolina del Sur ), se llamaba entonces " Real y Militar Orden de la antigua y moderna Francmasonería "y reunía los grados practicados en Francia y en las Antillas, estando coronado por un Supremo Consejo, de Soberanos Grandes Inspectores Generales, encargado de administrarlo y de asegurar su perennidad en cada nación o Estado en el que se fuera implantando. El Supremo Consejo de Francia es el segundo en antigüedad de los Supremos Consejos existentes y el primero del Viejo Continente. Fue el que, por primera vez, denominó al Rito, como " Rito Escocés Antiguo y Aceptado ", así consta en el " Concordato " del 5 de diciembre de 1804 ( artículo 5º de las disposiciones generales del mismo). Desde esa fecha, éste será el nombre universalmente utilizado.

Bajo el Primer Imperio ( 1804-1814 ), el Emperador Napoleón I exigió una Francmasonería unida para controlarla mejor. Para ello, los Ritos Francés y Escocés fueron reunidos en un solo cuerpo masónico en el seno del Gran Oriente de Francia, mediante un Tratado de Unión o " Concordato " que fue impuesto por el poder político, firmado el 3 de diciembre de 1804 y ratificado el 5 del mismo mes y año. Según el " Concordato ", el Supremo Consejo de Francia conservaba la administración de los Altos Grados y se atribuía la posibilidad de control sobre los Grandes Oficiales del Gran Oriente. Sin embargo, el 24 de julio de 1805, el Gran Oriente de Francia constituyó un " Gran Consistorio de los Ritos ": inmediatamente, los dignatarios escoceses consideraron tal iniciativa como una " violación del Concordato " y rompieron el acuerdo.

No obstante, se alcanzó un pacto en 1806 ( cuando Cambacérès, Gran Maestro Adjunto del Gran Oriente de Francia, sucedió como Gran Comendador a Grasse-Tilly, que se encontraba ausente por su incorporación al ejército ). Según quedó establecido en este pacto, el Supremo Consejo de Francia concedía la administración de los dieciocho primeros grados al Gran Oriente de Francia, reservándose la gestión de los restantes. Al acumular las presidencias de todos los cuerpos masónicos de Francia, Cambacérès ( 1753-1824) llevó a cabo la unión de todos ellos y mantuvo un justo equilibrio entre todos los Ritos. En 1811, decretó los " Estatutos y Reglamentos " que regirían el Rito Escocés Antiguo y Aceptado en Francia. Sin embargo, la caída del Imperio rompió aquella estabilidad y el Gran Oriente de Francia volvió a reanudar su estrategia centralizadora.

El conde de Grasse-Tilly, estuvo en el servicio activo del ejército durante el periodo napoleónico. En el año 1807 fue jefe de escuadrón en Verona, en 1808 ayudante de campo del general Souham y en 1810 ayudante de campo del mariscal Augereau ( duque de Castiglione ). En Italia, de Grasse-Tilly fundó el Supremo Consejo de Italia en 1805, con sede en Milán ( del que sería Gran Comendador el Príncipe Eugenio ); en 1809 fundó el Supremo Consejo del Reino de las Dos Sicilias, con sede en Nápoles ( confiado a Murat ).

Desde Italia, el Conde de Grase-Tilly se trasladó a España y el 4 de julio de 1811 fundó en Madrid, el Supremo Consejo de las Españas. En 1812 fue hecho prisionero por los ingleses y llevado a Inglaterra, fue liberado en 1814 tras la caída de Napoleón I. Al regresar a Francia, entró al servicio de Luis XVIII y le acompañó a Gante durante los " Cien Días ". Volvió a hacerse cargo del Supremo Consejo de las Islas francesas de América, del que seguía siendo Gran Comendador y, por este motivo, varios talleres escoceses de todos los grados se colocaron entonces bajo su protección. El 18 de agosto de 1815, el Supremo Consejo de Francia volvió a rechazar, de nuevo, un proyecto de " centralización de los Ritos" propuesto por el Gran Oriente de Francia, de este modo proclamaron la independencia y la soberanía inalienables del Rito Escocés Antiguo y Aceptado.

En 1816, Luis XVIII licenció a la Guardia Real, con ello el Conde de Grasse-Tilly pasó a percibir medio sueldo y a tener serias dificultades económicas. Al año siguiente, el 1º de abril de 1817, coordinó las Constituciones, Estatutos y Reglamentos para la creación de un Supremo Consejo en el Reino de los Países Bajos ( con sede en Bruselas, Bélgica ).

En 1818, intentaría, a través de su Supremo Consejo de las Islas francesas de América, poner fin a las divisiones de la familia escocesa. Sin embargo, fue rebatido por algunos hermanos y acusado por otros, por estas razones dimitió el 18 de septiembre de 1818 a favor de Elías Decazes, Duque Decazes y de Glücksberg (1780-1860), quien aceptó desempeñar las funciones de Gran Comendador pro-tempore. Secundado por el general-conde de Fernig, Elías Decazes se consagraría a la unificación de la familia escocesa y a preparar la fusión del Supremo Consejo de las Islas francesas de América con el Supremo Consejo de Francia, lo que ocurrió el 7 de mayo de 1821, año en que la familia escocesa se estructuró y se unificó en Francia gracias a la fusión del Supremo Consejo de las Islas francesas de América y del Supremo Consejo de Francia.

A partir de 1818, el Conde de Grasse-Tilly no volverá a desempeñar ningún papel directivo dentro del Rito Escocés Antiguo y Aceptado, vivió hasta su muerte en la extrema pobreza, en la amargura y en el olvido. Fue hospitalizado en la enfermería del Real Hospital de los Inválidos. Abandonado por su familia y por sus hermanos masones, murió el 10 de junio de 1845 de una neumonía crónica, siendo inhumado, al día siguiente, en el cementerio de Montparnasse en una fosa gratuita y temporal. De este modo, tan triste y lamentable, terminó sus días una de las figuras históricas, fundamentales y más importes, del Rito Escocés Antiguo y Aceptado. El conde de Grasse-Tilly no tuvo descendencia masculina.

El 12 de julio de 1822, el Supremo Consejo de Francia creó la Gran Logia Central, encargada, bajo su dirección, de administrar los Talleres simbólicos y superiores. Se promulgó la primera " Declaración de Principios " y se concretaron los fines de la Asociación masónica.

En 1830, algunos miembros del Supremo Consejo de Francia, monárquicos liberales, apoyaron el advenimiento de Luis-Felipe y la llamada " Monarquía de Julio ", sin embargo, su activismo político los condenó a desaparecer.

El 23 de febrero de 1834, el Supremo Consejo de Francia acordó firmar un " Tratado de Unión y Alianza" con los Supremos Consejos de Bélgica, de Brasil y del Hemisferio Occidental, reafirmando que : ninguna Potencia del Rito Escocés Antiguo y Aceptado puede integrarse en el seno de una Potencia de otro Rito " bajo pena de perder su independencia, su autoridad e incluso su existencia ". Aquel encuentro de varios Supremos Consejos, constituye la primera manifestación internacional del Rito Escocés Antiguo y Aceptado, prefigurando las futuras Conferencias internacionales que dictaminará el Convento Universal de Lausana en 1875.

Durante la Segunda República ( 1848-1852 ), la Revolución de 1848 sorprendió a los dirigentes de la Orden que, en esta ocasión, no se implicaron en ella como lo habían hecho en 1830. Sin embargo, el 5 de marzo de 1848 se produjo una escisión, dando nacimiento a una " Gran Logia Nacional" que, no siendo reconocida por las Obediencias oficiales, será disuelta por el gobierno el 2 de enero de 1851.

En 1862, bajo el Segundo Imperio (1852-1870 ), la Jurisdicción del Supremo Consejo de Francia, tuvo que enfrentarse a una brutal ofensiva por parte del nuevo Gran Maestre del Gran Oriente de Francia, el mariscal Bernard-Pierre Magnan ( 1791-1865 ), un profano que no era masón y que había sido impuesto por el poder ( Napoleón III ) mediante un Decreto Imperial de 11 de enero de 1862, con ello se pretendía absorber al Supremo Consejo de Francia y sus Talleres. Sin embargo, la vigorosa resistencia del Gran Comendador Viennet (1777-1868) salvaron a la Jurisdicción. Las exequias religiosas de Magnan, en 1865, fueron un pretexto para que el papa Pío IX denunciara a la Masonería como " la sinagoga de Satán".

Tras la caída del segundo Imperio, el 4 de septiembre de 1870, los " renovadores " vinculados con la causa republicana, quisieron suprimir la obligación de invocar al Gran Arquitecto del Universo, en nombre de la libertad de conciencia. Hay que recordar que respecto a " la querella del Gran Arquitecto del Universo ", el Gran Oriente de Francia suprimió su invocación en 1877, pero el Supremo Consejo de Francia no cedió jamás sobre este símbolo trascendente de la espiritualidad Escocesa.

Para hallar una salida a la controversia, que se acrecentaba, y por iniciativa del Supremo Consejo de Francia, se celebró un Convento Universal en Lausana, del 6 al 22 de septiembre de 1875. Los once Supremos Consejos allí representados adoptaron, unánimemente, importantes medidas: como la revisión de las Grandes Constituciones de 1876, la aprobación de un " Manifiesto "que incluía una " Declaración de Principios", redactada por el Gran Comendador del Supremo Consejo de Francia, Adolfo Crémieux (1796-1880 ). En ella se conciliaba la afirmación de un Principio creador, el respeto a la libertad de conciencia, el mantenimiento de la divisa universal de los Supremos Consejos " Deus Meunque Ius " , la posibilidad de añadir una divisa nacional optativa ( el S.C. de Francia eligió " Libertad, Igualdad, Fraternidad " ), así como la celebración regular periódica de Conferencias Internacionales.

Desde 1821, la subordinación de las logias azules ( simbólicas ) al Supremo Consejo de Francia comenzó a ser mal soportada. El 7 de noviembre de 1894, respondiendo al deseo de sus logias simbólicas, el Supremo Consejo de Francia emitió un Decreto que estipulaba, en su artículo 1º, que: " Los Talleres del 1º al 3º grado que se hallan bajo la obediencia del Supremo Consejo de Francia, forman, bajo el nombre de Gran Logia de Francia, una Federación autoadministrada. " La Gran Logia de Francia, segunda con este nombre, fue establecida libremente el 23 de febrero de 1895 por la Asamblea de diputados, adhiriéndose a los Principios de Lausana.

El Supremo Consejo de Francia tiene una perfecta regularidad y una incontestable legitimidad ( certificada por sus archivos bicentenarios ), siempre se ha mantenido fiel a los principios tutelares de la Orden y respetuoso con los criterios tradicionales del Rito Escocés Antiguo y Aceptado. Desde su fundación, en 1804, el Supremo Consejo de Francia creó Logias Simbólicas y Soberanos Capítulos ( del 15º al 18º ); después, a partir de 1830, Areópagos ( del 19º al 30º ). En 1897, para formar a sus adeptos en el espíritu del Rito, se establecieron Logias de Perfección. ( del 4º al 14º ). Tanto la Obediencia ( Gran Logia ), como la Jurisdicción ( Supremo Consejo ) son inseparables, ya que se hallan íntimamente ligadas por el mismo Rito y por su misión respectiva en cuanto a su práctica y a su perduración.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

(1) Sánchez,Galo. 33º." Alexandre de Grasse-Tilly, Delahogue y la creación del Supremo Consejo". Zenit. Revista digital del Supremo Consejo del grado 33 para España. número 11. año 6.005 ( v::l:.) pág.1 De este artículo se han extractado algunas partes y textos para este artículo.

(2 y3) Minsier, Jean Paul 33º. Miembro activo del Supremo Consejo de Francia. " Los Grandes Comendadores " pp.35-38. La concepción de este opúsculo, la coordinación y la redacción de sus textos se debe a Jean Paul, Minsier. El texto está incluido en la " Conmemoración del segundo centenario del Supremo Consejo de los Soberanos Grandes Inspectores Generales del 33º y último grado del Rito Escocés Antiguo y Aceptado en Francia". La versión castellana fue realizada por Amando Hurtado 33º. Suprême Conseil de France. Paris, 2004, para la edición española. De este texto, se han extractado algunas partes y textos para este artículo.

(4) Greven, Hubert. Soberano Gran Comendador del Supremo Consejo de Francia. Discurso pronunciado con motivo de la "Celebración del segundo centenario del Supremo Consejo de Francia ". París, sábado 23 de octubre de 2004. 1. Del Rito de Perfección al Rito Escocés Antiguo y Aceptado. 2.El Supremo Consejo de Francia en el concierto masónico francés.

Hubert Greven fue Gran Comendador del Supremo Consejo de Francia durante 9 años, durante esté tiempo se consolidaron las relaciones internacionales y se consagraron nuevos Supremos Consejos, entre ellos el de España que fue consagrado en el año 2001 en Tenerife, en una solemne ceremonia presidida por Hubert Greven. Del discurso, se han extractado algunas partes para la realización de este artículo.