Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

El doctor Jekyll, el señor Hyde y la pócima del coronavirus


«Las dos provincias del bien y del mal que componen la doble naturaleza del hombre»

El extraño caso del Dr. Jekyll y el señor Hyde, R. L. Stevenson

Este cuento del lejano 1886 nacido del estudio sobre la personalidad múltiple y las pesadillas nocturnas del autor a cerca de los blancos y los negros de la naturaleza del ser, habla de los bajos instintos embozados en la capa de perfecta moralidad victoriana rodeada por las brumas londinenses. Y es ahí donde Stevenson lanza la piedra y no esconde la mano, donde con su ser abyecto profundiza en el drama de intentar crear un desdoblamiento de la identidad que pueda coexistir con el demiurgo, en un intento de enfrentarse a él sin destruir la facultad creativa, pero sabiendo que no se puede, que será la fatalidad del destino, antesala del psicoanálisis inhibicionista, la que suprima el placer sin tapujos a favor del orden social establecido, con la consecuente frustración e incubación de la neurosis colectiva que también ahora estamos viviendo.

Por si aún no lo hemos entendido, Stevenson nos lo aclara: «Una cosa es mortificar la curiosidad, y otra vencerla». En esta frase se resume el pensamiento del autor y se explican muy bien otros dos cuentos suyos muy recomendables: El diablo de la botella, y la preciosa Olalla, que me dio el nombre para mi hija.

La enfermedad de Jekyll es la salud de Hyde. La mezcla de uno y otro es el suero de la condición humana que determinará en qué momento nos podríamos convertir en sociópatas a la inversa. Porque esta no es solo la vacuna que nos liberará del coronavirus, es también la que desatará lo peor de nosotros mismos cuando nos falte el ingrediente que hasta ahora venía permitiendo la transformación manteniendo el equilibrio de fuerzas. En realidad seguíamos dentro del cascarón de la moral que supone llevar una vida aceptada socialmente, cuando en puridad bullíamos en estado primitivo subiéndonos por nuestras cuatro paredes.

Hasta ahora… en que todo reventó. Ahora salimos como hordas primitivas contra todo lo que se menea dentro de nuestro estrecho campo de visión, arrasando las calles como Hydes desaforados satisfaciendo nuestros deseos de destrucción más oscuros. Y, al mismo tiempo, ejercemos esta malsana dualidad que nos permite reprimir y encarcelar en nombre del status quo-era coronavirus-aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid que campa por el país. Qué difícil va a ser mantener el equilibro entre estas dos fuerzas sin tener que tomar una decisión tan drástica como el bueno del doctor Jekyll, más que nada porque nos iríamos todos juntitos al Tártaro inmundo, que dirían los clásicos, y se acabaría la fiesta.

Es la hora de la inyección. Veamos si al final no tengo que suscribir las palabras de cierre de la novela «y acabo esta confesión bajo la influencia de la última dosis de las sales originales que me permiten ver mi reflejo real en el espejo» y me muero del susto, gusto y disgusto de verme, por fin, la cara. 

Licenciada en Filología Hispánica (1984-89) y en Filología Alemana (2001-04) por la universidad de Salamanca, con diplomaturas en italiano y portugués. Vivió 10 años en Alemania, donde dio clases en la VHS (universidad popular) de Gütersloh, Renania del Norte-Westfalia, desde 1993 a 2000.

Posteriormente, ya en España, decide dedicarse a la traducción y corrección de libros y textos de diversa índole, labor que sigue ocupando a día de hoy.

Es miembro de la AEPE (Asociación Europea de Profesores de Español), de ASETRAD (Asociación Española de Traductores e Intérpretes) y otras entidades relacionadas con la traducción.

Asimismo, colabora como traductora honoraria para diversas ONG.

Periodismo riguroso y con valores sociales
Necesitamos tu apoyo económico para seguir contando lo que otros no cuentan. Para donar haz clic en el botón "COLABORA" de abajo. Muchas gracias por tu apoyo.
Slider