HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Reseña de Sororidad. Redes de ayuda entre mujeres en los siglos XIX y XX


(Tiempo de lectura: 2 - 4 minutos)

Beatriz Comella y Mercedes Montero (coord.), Sororidad. Redes de ayuda entre mujeres en los siglos XIX y XX, Madrid, Dykinson, 2023.

Sororidad ha sido un concepto vinculado al feminismo radical de los años 60 y 70, cuando se produjo el auge de otros movimientos críticos contra la Guerra Fría, la expansión imperial de Estados Unidos y la Unión Soviética, la guerra de Vietnam, la invasión rusa de Checoslovaquia, etc. Tiempo de impulso del feminismo, el ecologismo, el pacifismo, el movimiento underground y hippie. La crítica marxista al patriarcado y el crecimiento de estudios de género en Estados Unidos y Gran Bretaña ayudó a impulsar el concepto de sororidad como una relación de solidaridad entre las mujeres, especialmente en su lucha por su empoderamiento. Pero se olvidó sus orígenes, muy distintos.

Efectivamente, sororidad, en sus orígenes, había surgido al conjunto de obras de evangelización, caridad y promoción social de la mujer que impulsaron algunas órdenes religiosas católicas femeninas. Y desde entonces ha evolucionado hasta una idea de agrupación de amistad y reciprocidad femenina, que comparten el mismo ideal y trabajan por alcanzar el mismo objetivo, lo cual se corresponde -según las coordinadoras de este libro- mucho mejor con un perfil histórico más extenso en el tiempo, por tratarse de un fenómeno antiguo, tanto como las primeras ayudas mutuas que se establecieron entre mujeres.

El presente conjunto de estudios analiza la Asociación de Socorro de Religiosas de Madrid organizada por mujeres para ayudar a las monjas exclaustradas por la revolución liberal en el siglo XIX; otro se centra en a lenta admisión femenina en el Ateneo de la capital, centro cultural desde donde se podía plantear también una influencia en la opinión pública y la vida política; y se analizan también las redes de sororidad de la poeta Ernestina de Champourcin (1905-1999). Podría calificarse a Ernestina como feminista, entendiendo como tal la persona que vive una constante preocupación por que se reconociera el valor de la mujer en el mundo cultural e intelectual. Como señaló Emilio Lamo de Espinosa, esta intelectual tuvo la mala suerte de ser observada con sospechas por izquierdas y derechas, al evolucionar y cambiar en su periplo vital, al situarse quizá mejor en una “tercera vía” en el siglo XX. Por ello, resulta claramente interesante el análisis de su vida y obra.

Alejándonos de España, se incluyen capítulos sobre las pioneras norteamericanas en el impulso a la historia de las mujeres como género de investigación universitaria; sobre las actividades de la sufragista Dorothy Day, fundadora del diario The Washington Post y la abogada iraní Shirín Ebadí, a la cual se le concedió el Premio Nobel de la Paz. El 10 de octubre de 2003, el Comité Noruego del Nobel otorgó a Shirín Ebadí el Premio Nobel de la Paz por sus esfuerzos por la democracia y los derechos humanos, reconociendo su atención particular a la lucha por los derechos de mujeres y niños. Se reconocía su sensatez profesional y su valentía, afirmando que esta abogada iraní no había prestado atención jamás a las amenazas a su propia seguridad. Un interesante capítulo, relacionado con el colonialismo, es aquel que analiza la relación entre mujeres africanas a quienes un número importante de misioneras católicas y anglicanas quisieron ayudar. En este sentido se pone en cuestión si, en vez de una relación de poder, realmente lo que existió fue un intento de crear redes de ayuda mutua femenina.

El libro descubre al lector a muchas mujeres, de la Edad Contemporánea, intentando -mediante redes de sororidad- apoyando iniciativas por y para la mejora de la condición humana, no tanto por empoderarse de modo aislado. Es una reflexión histórica sobre la capacidad de las mujeres -y por extensión de la humanidad- para no caer en el pesimismo sino en la esperanza de, pese a todo, creer en nuestra capacidad para ayudarnos a ser mejores y aspirar a una vida mejor.

Catedrático de Historia Contemporánea en la Universidad de Alcalá. Doctor en Historia Moderna y Contemporánea por la UAM.