HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

El juego del calamar gigante


  • Escrito por Angel Guerra
  • Publicado en Planeta
(Tiempo de lectura: 4 - 7 minutos)
Ilustración de un calamar gigante siendo devorado por un cachalote para la revista infantil St. Nicholas for boys and girls (1873). Wikimedia Commons / Dodge, Mary Mapes Ilustración de un calamar gigante siendo devorado por un cachalote para la revista infantil St. Nicholas for boys and girls (1873). Wikimedia Commons / Dodge, Mary Mapes

La mención de monstruos marinos legendarios en textos antiguos se remonta a la noche de los tiempos. En la Antigüedad, Homero confronta al gran navegante Ulises con Scylla, una criatura cuya descripción podría ser la de un animal cercano al calamar gigante. Plinio el Viejo, escritor naturalista romano del primer siglo, informó el testimonio de los pescadores describiendo un verdadero calamar gigante varado en la costa de Málaga.

La leyenda de un monstruo marino perduró siglos. En la Edad Media se mostró con el Kraken, una especie de pulpo gigante capaz de tragarse un velero entero descrito por el obispo sueco Olaus Magnus.

Hay que reconocer que estos pueblos marinos, por lo demás inclinados a la superstición, solían navegar a menudo por mares embravecidos, hostiles y oscuros, donde no era difícil confundir seres reales con extraños animales y criaturas gigantescas.

La confirmación de su exitencia real

Con la captura de grandes cetáceos, se encontraron picos de loros (mandíbulas córneas de los cefalópodos) en el estómago de cachalotes, y se almacenaron en los museos. A la vez, calamares gigantes varados en la costa se convirtieron en el objeto de estudio de algunos investigadores. Y es a partir de esas muestras, en 1857, cuando el científico dinamarqués Japetus Steenstrup describió el primer calamar gigante al que llamó Architeuthis dux (el príncipe de los calamares), nombre que aún hoy es válido.

La divulgación del hallazgo sigue siendo discreta, pero numerosos varamientos, particularmente en las costas de Terranova en la década de 1870, confirmaron la existencia real del calamar gigante.

El capitán Nemo observa un cefalópodo gigante a través del enorme ojo de buey del Nautilus, su nave en la novela 20 000 leguas de viaje submarino de Julio Verne. Wikimedia Commons

¿Recibió su leyenda un golpe por este motivo? ¡En absoluto!, revivió de buen grado de la pluma de los novelistas de la época, y, posteriormente, gracias al Séptimo Arte. Desde el comienzo (1869), a partir del ataque más famoso al Nautilus por un cefalópodo gigante en 20 000 Leguas de Viaje Submarino de Julio Verne, hasta el enigmático Davy-Jones en la saga de películas Piratas del Caribe en pleno siglo XXI.

En el calamar gigante todo es grande

Estamos hablando del invertebrado más grande del planeta. Paradójicamente, también es uno de los menos conocidos, aunque su distribución es cosmopolita.

Este cefalópodo vive discretamente entre los 200 y los 1 600 metros de profundidad. El conocimiento que tenemos de su morfología y anatomía proviene de varamientos costeros y, más recientemente, de capturas ocasionales por pescadores de altura en sus grandes redes de arrastre.

Actualmente, se estima que la mayoría de Architeuthis mide entre 10 y 12 metros de longitud total (tentáculos incluidos), aunque podría alcanzar hasta 18 metros y entre los 230 y los 250 kilos de peso.

Su anatomía no presenta diferencias significativas con sus pequeños congéneres ofrecidos en los puestos de las pescaderías.

El autor y un colega durante la autopsia de una hembra de calamar gigante (A. dux) en el Parque de la Vida (Luarca). Ejemplar capturado en el caladero de Carrandi (Asturias) por una pareja de arrastreros. Author provided

El ojo del tamaño de una pelota de baloncesto

Podemos recordar tres órganos de llamativo tamaño. El ojo es el más grande de todo el reino animal. Del tamaño de una pelota de baloncesto, tiene una retina extremadamente rica en células visuales. ¿Un activo para detectar el acercamiento del cachalote, su gran enemigo? Sí, pero no directamente. Puede detectar a cien metros la llegada del depredador gracias a la luz emitida por pequeños organismos planctónicos durante su paso.

Situado en el centro de los tentáculos, la masa bucal, de hasta 11 centímetros de diámetro, consta de unas mandíbulas córneas o pico de loro, que son articuladas y permiten desmenuzar meticulosamente las presas, porque el esófago, rodeado por el cráneo, es muy estrecho.

Finalmente, el órgano copulador de los machos o pene, enorme, puede alcanzar el 80% de la longitud del manto, y con una funcionalidad relativamente extraña. Durante el apareamiento, que nunca se ha observado, introduce su esperma en la hembra no directamente en su interior, sino inyectándolo y empotrándolo en el manto o sus brazos, como se ha observado al examinar los ejemplares varados o atrapados en las redes de pesca.

Calamar gigante conservado en hielo en el Acuario de Melbourne (Australia). Wikimedia Commons / Fir0002/Flagstaffotos, CC BY-NC-SA

Voraces depredadores

Estos gigantes marinos son voraces depredadores, y se ha reportado una alta incidencia de canibalismo. Se alimentan de peces, crustáceos, pero también de cefalópodos. ¿La cumbre de la cadena alimenticia? No del todo, pues el cachalote, su más temible depredador, está por encima. Las variaciones de la composición isotópica de carbón (C13) en el pico o mandíbulas de calamares gigantes de Asturias y Namibia corroboran que Architeuthis habita principalmente en áreas de alta productividad marina y que parece tener cierto comportamiento sedentario, al menos en la edad adulta.

Los datos proporcionados por los registros actualmente disponibles indican que los calamares gigantes adultos y subadultos ascienden desde zonas relativamente profundas (hasta unos 1 600 m) a capas entre 200 y 450 m de profundidad para comer entre bancos de peces, que siguen a su vez los movimientos diarios de sus presas planctónicas, regidas por la luz solar.

¿Cómo admitir que con los medios modernos de observación sepamos todavía tan poco sobre el molusco más grande del planeta?

Fundamentalmente, porque se trata de un animal solitario, elusivo y que vive a gran profundidad.

Varios equipos de investigadores, dotados de tecnología puntera, han estado intentando durante casi 20 años obtener imágenes directas en su medio ambiente.

En 1996, con una cámara adherida a la cabeza de un cachalote en las Azores: un fracaso.

Entre 1997 y 1999: campañas norteamericanas con el submarino Alvin frente a Nueva Zelanda: otro fracaso.

En 2001 y 2002 campañas españolas frente a la costa asturiana: nuevos fracasos.

En 2004, las primeras fotos a 900 metros de profundidad en la costa de Japón: ¡por fin!

En 2012: el mismo equipo, con los recursos de Discovery Channel, obtuvieron las primeras imágenes de vídeo de un calamar gigante in situ: ¡victoria!

Calamar gigante fotografiado en las costas de Japón en 2004. Wikimedia Commons / Dr Tsunemi Kubodera, del Museo Nacional de Ciencia de Tokyo, y Kyoichi Mori, de la asociación para la observación de ballenas Ogasawara

¿El final de un mito?

Recientemente, por razones aún desconocidas, varios calamares gigantes fueron vistos a finales de 2015 en un puerto en la costa oeste de Japón y por lo tanto lejos de su entorno natural. Lo mismo ocurrió en 2018, cuando una hembra 123 cm de longitud del manto dorsal y 105 kg, apareció viva cerca de un puerto de la costa gallega en aguas de 5-6 m de profundidad. Luego varó en una playa cercana. Las marcas en el cuerpo (ventosas y pico) indicaban claramente que había sido atacada y posiblemente herida de muerte por otro calamar gigante más grande. A partir de entonces, el mito del monstruo de la antigüedad quedó bastante desvirtuado. El calamar gigante podría formar parte del bestiario marino al igual que nuestros simpáticos delfines.

Hembra de calamar gigante (A. dux) fotografiada en el puerto de Bares (Galicia) a pocos metros de profundidad en octubre de 2016. Foto: Javier Onicol, Author provided

Un símbolo de protección de ecosistemas profundos

Si hay un animal que simboliza la conservación del medio terrestre, ese es el oso panda. El delfín se considera símbolo de la protección de los ecosistemas marinos de superficie. Pero el entorno más profundo no recibe una atención tan sostenida. Aunque el calamar gigante no sea una especie en peligro de extinción, investigadores españoles han sugerido designarlo como representante de los ambientes marinos profundos a proteger, sobre todo de los cañones submarinos profundos, extremadamente ricos en biodiversidad. Ambientes aún poco estudiados por los científicos debido a su difícil accesibilidad.

El calamar gigante, aún poco conocido y rodeado de misterios, sigue siendo un animal fascinante tanto para el público en general como para los científicos. A este título, se puede añadir considerarlo como animal emblemático del conocimiento y la protección de estos particularmente ricos y, por diferentes motivos, amenazados ecosistemas pelágicos profundos.The Conversation

Angel Guerra, Research professor. Marine ecology, Instituto de Investigaciones Marinas (IIM-CSIC)

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation

Tu opinión importa. Deja un comentario...


Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider