Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Breve historia de la Casa y Sitio de Vaciamadrid. Alfoz, concejo y señorío de la villa de Madrid


  • Escrito por Adoración González Pérez
  • Publicado en Historalia
Anónimo: Vista de la casa de Arriba de Vaciamadrid, siglo XVII. Madrid, Patrimonio Nacional (España). Puede verse la desaparecida Casa Real, adquirida por Felipe II en el siglo XVI, en la confluencia de los ríos Manzanares y Jarama (actual término municipal de Rivas-Vaciamadrid, Comunidad de Madrid, España). / Wikipedia Anónimo: Vista de la casa de Arriba de Vaciamadrid, siglo XVII. Madrid, Patrimonio Nacional (España). Puede verse la desaparecida Casa Real, adquirida por Felipe II en el siglo XVI, en la confluencia de los ríos Manzanares y Jarama (actual término municipal de Rivas-Vaciamadrid, Comunidad de Madrid, España). / Wikipedia

“Vaçialmadrid es un lugarejo pequeño, camino de Arganda, tres leguas de Madrid, casi a la parte de oriente. En este lugarejo fabricó el Rey Felipe II una casa de campo para gozar la ribera del río.”

Juan Gómez de Mora, arquitecto de SM. el Rey Felipe Quarto. 1626, Relación de las casas que tiene el Rey en España.

Este lugar que actualmente forma parte del espacio geográfico de Rivas Vaciamadrid, por modesto y yermo que parezca, tiene un interesante pasado de historia y patrimonio. Manzil Mayrit o Fahs Mayrit, de su referencia árabe, figura dentro del conjunto de territorios que, en el siglo XI, se hallaban en constante fricción dentro de la extensa Marca Media musulmana donde estuvo entremezclada población tanto mozárabe como de otras culturas y religiones. Alfonso VI habría de tomar Madrid en 1083 y Toledo en 1085, abriendo paso a un periodo de ocupación de tierras hasta la línea del Tajo. La parte del antiguo Madrid quedaría así anexionada a las posesiones de Castilla, en régimen de comunidad de villa y tierra, con su correspondiente fuero y Concejo, legalmente reconocido en 1118 según estudios de Matilde Fernández Montes (2004): La Tierra de Madrid en la época del Fuero (siglos XII y XIII),CSIC. A partir de la fecha se le fueron otorgando montes y sierras de difícil definición en la línea fronteriza con otras villas, dando origen a conflictos. Entrado ya el siglo XIII serían los mismos vecinos del lugar los encargados de crear un Concejo Libre para Madrid, comportamiento este muy significativo a la hora de entender ya un modesto ejercicio de responsabilidad ciudadana. Desde ese momento la administración de justicia, el régimen impositivo, regulación de precios y productos y la distribución de cargos locales, entre otras funciones, eran de su competencia. Todas las aldeas y lugares adscritos a ese Concejo tenían su poder delegado, pero quedaban supeditadas a las necesidades y servicios de la administración mayor, sobre todo en esta época de luchas repetidas.

Zonas de escasa población aparecen consideradas tierras. o término o alfoz, sin demasiada precisión, pero dentro del espacio territorial propio de una villa. El alfoz pasaba a incluirse en una circunscripción territorial amplia, como lo cita Regina Polo Martín, Términos, tierras y alfoces en los municipios castellanos de fines de la Edad Media. Anuario de historia del derecho español, 2002) donde se asentaban aldeas y núcleos de pueblos. A su vez, junto al alfoz, se iría definiendo otro espacio formado por un conjunto de villas vasallas del concejo en calidad de señorío. En el caso de Vaciamadrid, lo vamos a encontrar muy relacionado con las determinaciones administrativas y jurídicas del propio Fuero ya en 1202; citamos “las dehesas de el prado de Tocha y el carrascal de Vallecas” al que se añade la renta de Rivas que, a fin de todo, será casi la misma zona. Una referencia anterior, de 1948, hecha por Jaime Oliver Asín, en sus Estudios de toponimia madrileña, que publicara la revista del Archivo, Biblioteca y Museo del Ayuntamiento de Madrid, vol. 3, donde el término de Vaciamadrid está claramente ubicado. Según el relato histórico, para evitar la confusión entre fronteras, se reforzaría su origen toponímico con el propósito claro de hacerla pertenecer a su villa. Aravaca, Villaverde y Vallecas formaron un conjunto de aldeas anexas al Concejo de la Villa y, en la de Vallecas se incluía esta de Vaciamadrid. Entre el territorio del Concejo también había pequeños terrenos de realengo, de señorío y baldíos que se verán afectados más adelante por una nueva administración de la Corona especialmente cuando se fija la Corte en Madrid y comienza la definición de los Sitios Reales. Vaciamadrid figuraba también como uno de los señoríos de la Tierra de Madrid en el siglo XVII, formando parte de un plan de nueva explotación de tierras comunales reconvertidas a finales del siglo en bienes de propios. Ya en el siglo XVIII, se incorporarían además los sotos y terrenos anexos en cada uno. Hasta ese momento, el proceso había sido labor de los oligarcas de la administración y la Corte, pero los comportamientos fueron distintos ya desde el siglo XIX, por motivos sociales y económicos diferentes. Como población quedó incorporada al municipio de Rivas en 1845, en un crecimiento diferente y progresivamente desvinculado de su núcleo antiguo. Escenario también de la Guerra Civil Española del siglo XX, ahora pertenece a la inmensidad del área metropolitana de la comunidad.

Un testigo de su tiempo. La Casa Real.

En la orilla del Jarama, soto de Entrerríos, había labrado don Sebastián Nevares de Santoyo, que fuera contador del Felipe II, un modesto palacio muy frecuentado por el monarca en sus descansos hacia Aranjuez. Se dice que fue adquirida, o al menos, ornamentada y enriquecida por el monarca en 1589 y que sus arquitectos Juan de Herrera y Jerónimo Gil la habrían hecho de nueva construcción. No es del todo cierto dado que en los años 80 del siglo estaba aún habitada por los familiares del Contador. Solo se toma de referencia esa fecha al existir Real Cédula que indica a los herederos la entrega de la Casa y todo lo anexado a ella al entonces Gobernador de Aranjuez, don Luis Osorio.

Según el cuadro anónimo del siglo XVII, de Patrimonio Nacional, conocida como Casa de Arriba, se disponía en una loma en la orilla derecha del río Tajo y las peñas de Cuelga Muros. Tal vez hubo una vivienda anterior que se remodeló para acomodar sus estancias durante el breve periodo de descanso, o apeadero, de los reyes (se describe en un interesante artículo de Martínez Leiva, G: Vaciamadrid y Aceca, dos lugares de reposos para el rey. Investigart. 2. 2015) Para dar un mejor impresión y dignidad, tal como se ve en el lienzo, se dispondría un jardín cuadrado, a la moda de entonces, de trazado geométrico con boj recortado y fuente central. De esa manera, la posesión adquirió una nueva condición, como propiedad en señorío, incluyendo además palomar, caballerizas, cuevas, tierras de labor y dehesas anexas, pero no había sido así en sus orígenes, como vamos a referir. Era también en su contorno una población de pocos habitantes, tal vez por condiciones de salud al encontrarse próxima al río.

En 1613, un informe que sobre la casa se realiza en tiempos de Felipe III, se considera ya de poco uso el edificio. La Junta de Obras y Bosques plantea la necesidad de su venta dado el estado en que se halla y el gasto constante en reparaciones. Dentro de la política de embellecimiento de Felipe IV que coincide con la visita a la Corte el Cardenal Barberini, hacia 1626, quien escribió un memorial por el que se ha podido reconstruir la situación de este y otros lugares, donde se refiere de nuevo la adquisición a cargo de Felipe II pero con la aportación de Juan Gómez de Mora quien atribuye su primer levantamiento al rey Felipe II, error ya detallado. En el siglo XVII el lugar de Vaciamadrid pertenecía a Madrid como aldea vinculada al rey. Consta que una real cédula de 1618 le concede denominación de villa. En 1663 puede haber alcanzado prestigio dado que el mismo Conde Duque de Olivares entrega el cargo de alcalde de esa villa al Marqués de Leganés, en 1634. En 1700 aparece ya segregada de Aranjuez. Otras transformaciones afectarían a esta zona, ya relacionadas con la vida misma del pueblo y en virtud de los cambios naturales de la comarca y su expansión económica y de comunicación en siglos siguientes. Los arqueólogos del CSIC están en la pista de localización exacta de los restos del palacete en la zona más antigua de la localidad con éxito desde 2018.