HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Cuando Balduino y Fabiola almorzaron con Franco en el Azor


(Tiempo de lectura: 2 - 3 minutos)

En el año 2015 apareció un libro, sin duda polémico en Bélgica, de la historiadora de la Universidad Libre de Lieja, Anne Morelli, que en castellano se titularía Fabiola, un peón en el tablero de ajedrez de Franco. El libro recoge la investigación que dicha historiadora realizó sobre la relación de amistad entre Franco, Fabiola y Balduino que, según la autora fue mucho más allá de lo que supondría estrictamente una relación diplomática, como lo probarían las cartas entre los tres personajes y algunos hechos, y a pesar de que faltaría por conocer la documentación por parte de la Corona belga, que, según Morelli no permitió consultar, ya que, según la autora, la Corona belga siempre quiso ocultar esa relación, habida cuenta de la inestabilidad de la misma, seguramente, pensamos nosotros, por los problemas derivados de su actuación en la Segunda Guerra Mundial. Por su parte, el interés de Franco en esta relación era evidente en su política por conseguir reconocimiento internacional.

En este contexto, debemos recordar que en el verano de 1961 los reyes de Bélgica, Balduino y Fabiola estuvieron veraneando en Guipúzcoa. La reina Fabiola había sido veraneante en Zarautz. Durante la estancia los monarcas almorzaron con Franco en el Azor.

Pues bien, en esta pieza nos hacemos eco de la respuesta que El Socialista realizó sobre este hecho, recogiendo la información de Le Peuple de Bruselas.

El artículo, en cuestión aludía a que el diputado por Lieja, Georges Dejardin, había preguntado al primer ministro sobre si el Gobierno había sido informado del almuerzo, y si, en esas circunstancias el rey se había hecho cubrir por el gobierno o por algún ministro. Pues bien, la respuesta tardó tres semanas en producirse. El social-cristiano Théo Lefèvre era en ese momento el presidente de un Gobierno, que se había formado en abril en coalición con los socialistas.

La respuesta del primer ministro explicaba que el rey, en razón de sus vínculos familiares, se había visto en el caso de realizar una estancia en España, no pudiendo rehusar sistemáticamente una invitación del jefe de estado español hecha en un plano estrictamente personal, y como tal la aceptación de dicha invitación no podía suscitar objeción alguna por parte del gobierno. En conclusión, había sido una visita privada y no incumbía al gobierno. En todo caso, sabemos que se publicaron en España fotos de dicho encuentro, y que generó controversia en la propia Bélgica.

El Socialista consideró que el Gobierno belga no había sido advertido de este almuerzo, calificado de “inoportuno”, es decir que había sido una decisión del rey Balduino, aludiendo al ejemplo de conducta que había recibido de su padre.

El periódico consideraba que, si el gobierno hubiera sido consultado no pocos ministros, y seguramente los socialistas, hubieran aconsejado al monarca que no aceptase dicha invitación. El periódico socialista español terminó por realizar una fuerte crítica, siendo muy duro con la Corona belga, que consideraba que se había burlado del Gobierno.

Hemos consultado la noticia en el número del 14 de septiembre de 1961 de El Socialista. Sobre el libro de la historiadora belga hemos revisado el artículo de Belén Domínguez Cebrián, “La reina Fabiola, un “peón” de Franco”, en El País (27 de febrero de 2015).

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.

Europa en su cenit
El republicanismo en España
El Antiguo Régimen. Sus estructuras sociales, económicas y políticas
El tiempo de las Revoluciones. De 1820 a 1848
Historia del socialismo español
La España del Siglo XVIII. Luces y sombras del reinado de los borbones
Del abrazo de Vergara al Bando de Guerra de Franco
Episodios que cambiaron la Historia de España

Tu opinión importa. Deja un comentario...


Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider