HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Chipre bajo la dominación británica


(Tiempo de lectura: 3 - 5 minutos)
Chipre en 1930. En verde la isla de Chipre y en gris oscuro el Reino Unido. / Wikipedia Chipre en 1930. En verde la isla de Chipre y en gris oscuro el Reino Unido. / Wikipedia

Tras la Guerra Ruso-Turca de 1877-1878, y el Congreso de Berlín, Chipre dejó de estar bajo la dominación turca para pasar a la Administración británica en 1878. En principio, se trató de un arriendo, por lo que, en teoría seguía perteneciendo al Imperio turco, y así hasta 1914, con la condición de que la isla debía servir como una base británica para que el Imperio turco no fuera atacado por los rusos. Así pues, la soberanía seguía en manos de Estambul, y en la práctica era Londres quien ejercía el poder en Chipre.

Los británicos tenían mucho interés en la isla porque suponía un punto clave en su línea de hitos para controlar el Mediterráneo: Gibraltar, Malta, y Chipre hasta el Canal de Suez. Por eso, Londres hizo una importante obra de infraestructura en Chipre, en el puerto de Famagusta.

Como los turcos se aliaron con los alemanes al estallar la Gran Guerra los británicos se anexionaron, ya formalmente, la isla el 5 de noviembre de 1914.

En al año 1915, Londres ofreció a Grecia Chipre para que el país se uniera a la causa de la Triple Entente, pero la oferta fue rechazada. Tenemos que tener en cuenta que Grecia vivía en ese momento un claro enfrentamiento interno entre los partidarios de cada bando en la Gran Guerra.

Al terminar la contienda y por el Tratado de Lausana del año 1923 la nueva República de Turquía renunció a cualquier derecho sobre Chipre. Dos años después pasó a ser colonia británica. La isla fue fundamental en la Segunda Guerra Mundial en el Mediterráneo oriental, como lo fue Malta en el central y sobre el norte de África.

Al terminar la contienda comenzaron realmente los problemas sobre el futuro de Chipre porque la isla contaba con población grecochipriota y población turcochipriota.

Los primeros pretendían que los británicos terminaran aceptando la enosis, es decir, la unión con Grecia. Esta fuerza panhelénica tenía mucha fuerza en la isla y ya había habido conflictos serios en 1912 en Limassol con la población turcochipriota. Precisamente, la derrota turca en la Gran Guerra alentó a los grecochipriotas. La enosis, realmente, era un movimiento de mayor envergadura porque pretendía la reunión en Grecia de todos los territorios del Egeo con población griega, especialmente en la costa de Asia Menor. Se basa en la conocida Idea Megali o Gran Idea, de intenso nacionalismo panhelénico. En Chipre la Iglesia Ortodoxa, además, jugó un gran papel en la difusión de estas ideas, en unión con militares griegos, que al final terminarían, posteriormente, creando una organización guerrillera conocida como EOKA que, en castellano, quiere decir Organización Nacional de Combatientes Chipriotas.

Así pues, como decíamos, el final de la Segunda Guerra Mundial creó un momento que alentó a los grecochipriotas. Muchos habían luchado por la causa aliada, había un cambio político en Londres y, además, se habían entregado algunas islas italianas a Grecia.

Por su parte, los turcochipriotas consideraban que era mejor mantenerse dentro de la Administración británica, pero comenzaron a pensar en otras soluciones al recordar la anexión de Creta a Grecia y el éxodo de la población turca de aquella isla, algo que consideraron no podía ocurrir en Chipre, por lo que consideraron la posibilidad de la partición, y del derecho a su propia autodeterminación. En todo caso, en 1950 el líder turco Menderes defendía que Chipre era como una extensión de Anatolia, es decir, como una parte de Turquía, por lo que no creía en la partición, sino en la pura anexión.

Los británicos comenzaron a pensar que debían abandonar la isla, y en 1948 establecieron una serie de reformas políticas encaminadas hacia el autogobierno de Chipre.

En la década de los años cincuenta, como estamos suponiendo, la tensión subió muchos enteros. Aunque los turcochipriotas veían con muy buenos ojos las ideas de Menderes eran conscientes de que no tenían el poder para conseguir la anexión, ya que eran el 20% de la población de la isla por lo que apostaron claramente por la partición. Así pues, a finales de esa década y en los años sesenta emplearon el eslogan de “Partición o muerte”.

Por su parte, los grecochipriotas también se movilizaron. La poderosa Iglesia ortodoxa griega organizó en enero de 1950 un referéndum, aunque sin participación de los turcochipriotas, donde salió por mayoría que se practicase la enosis. En línea con lo expuesto anteriormente, los británicos propusieron una autonomía, pero no fue aceptada. Ese fue el momento de creación del EOKA y del comienzo de sus actuaciones armadas.

Los turcochipriotas reaccionaron ante la creación del EOKA con su propia organización, el TMT, u Organización de Resistencia Turca, reivindicando la citada partición. Los británicos optaron por no actuar contra esta organización porque temían que empeoraran sus relaciones con Ankara.

La independencia estaba a punto de llegar. Los británicos, aunque conscientes de que tenían que otorgarla, no querían perder su influencia en la isla, especialmente por cuestiones estratégicas, por lo que en 1959 ofrecieron la fórmula de independencia e integración en la Commonwealth (manteniendo dos bases militares), en lugar de que se produjera la enosis. Pero, aunque la independencia llegaría en 1960, y Makarios II accediera a la presidencia, los problemas no se terminaron. En la década de los años sesenta, pero, sobre todo, en los setenta, surgieron acontecimientos muy destacados que generaron conflictos internos e internacionales, pero ya no salimos del marco cronológico de este artículo.

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.

Europa en su cenit
El republicanismo en España
El Antiguo Régimen. Sus estructuras sociales, económicas y políticas
El tiempo de las Revoluciones. De 1820 a 1848
Historia del socialismo español
La España del Siglo XVIII. Luces y sombras del reinado de los borbones
Del abrazo de Vergara al Bando de Guerra de Franco
Episodios que cambiaron la Historia de España

Tu opinión importa. Deja un comentario...


Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider