HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Faltan a la verdad


(Tiempo de lectura: 2 - 3 minutos)

Increíble, asombroso, fascinante, no es un juego de prestidigitación, ni una experimento de magia negra, pero hay muchos personajes públicos que faltan a la verdad, y de cinco cosas que dicen, seis son mentira y si escudriñamos en su personalidad solo les interesa el poder y siguen fielmente las instrucciones de sus jefes para no incomodar y continuar ocupando sus sillones.

Su actuación es en la mayoría de las ocasiones, mucho ruido y pocas nueces, y ante la falta de proyecto de vida y político se encuentran en un continuo movimiento entre perdidos y encontrados. En este panorama de faltar a la verdad y utilizar la mentira tenemos a la derecha española comprendida en el PP y VOX.

Con más faltas que hecho, carentes de valores y prudencias, no resisen ni la más mínima hemeroteca y en una atmosfera etérea y surrealista, se pierden e intentan encontrarse entre alegrías y quejas, razones y emociones, cumplimientos e incumplimientos , mentiras y falsedades, beneficios y perjuicios, orgullos y temores, risas y llantos, males y bienes, vulgaridades y exquisiteces, aficionados y profesionales, bellezas y fealdades, noblezas, noblezas y miserias, éxitos y fracasos.

Muchas ocasiones no son conscientes de su importante papel en nuestra sociedad, y en su sensatez y responsabilidad no deben dividir a los agentes sociales y económicos sino de hacer gala de la habilidad y la modestia de un gran artista que evite cortes, bloqueos y amenazas.

A veces nos sentimos como náufragos perdidos en medio del océano, porque las cosas no están saliendo como nosotros queremos, y sentimos en nuestro interior que cada vez tenemos menos tiempo y más obligaciones, más dudas en nuestra mochila y menos decisiones en nuestras mesas. Cuando nos topamos con gente que falta a la verdad, entre tantas criticas contraproducentes, pretenden alejarnos de nuestros objetivos y languidecemos lejos de nuestras ideas y de nuestras casas, pero en el fondo parece todo un acierto demostrar nuestra creatividad hasta en la perdida.

Sin embargo debemos demostrarnos que somos capaces de encontrarnos a nosotros mismos, buscando incesantemente la salida a los callejones sin luces y con murallas, y sorprendemos a todos demostrando la alegría de encontrar burbujas de emociones fuertes donde solo había rutina y desencanto.

Más allá de cualquier disquisiciones y elucubraciones inútiles, jugamos apostando por encontrar fórmulas nuevas y planes más ambiciosos para mejorar nuestro futuro, pero nunca encontramos el momento oportuno que les de salsas a nuestras vidas y pimienta a nuestras actuaciones.

Nuestras salidas al mundo suelen mantener la incertidumbre entre la ética y la estética, sin ser capaces de encontrar en la mayoría de las ocasiones el equilibrio entre ambas. A pesar de nuestro empeño en lo contrario, suele ser aterradoramente aburrido hasta el pánico.

Entre tanto rollo mediático y tanta hebra sin fin , el grado de intoxicación informativa puede ser tan paralizante, que nos impida ver la conexión entre las ideas y las cosas, las situaciones o las personas, y entre tanta tinta mojada no pintan bastos para nuestros propósitos, ni la realidad es un desastre ni una maravilla, ni forzosamente existe en ella inspiración ni motivos para construir una canción.

Nuestras filias y nuestras fobias, entre tanto bombo y platillo y tanta propaganda, demasiadas veces no acertamos a colocarnos en el lugar oportuno en el momento adecuado, siendo forofos de quienes no debemos y furibundo enemigo de quienes no nos conviene.