LA ZURDA

Juan Antonio Palacios Escobar

Razones ocultas

Hay actuaciones públicas cuyas causas son claras y transparentes, mientras que existen otras cuyas decisiones encierran razones ocultas y una cosa es lo que nos dicen y otra muy distinta lo que realmente hacen. Asomados al espectáculo de las noticias, vemos cómo lo mismo puede ser malo o bueno según quien lo cuente y las motivaciones que albergue.

Ventas y compras

Si nos asomamos al Gran Bazar del mundo en el que nos ha tocado vivir, veremos que todo se vende y se compra. Bueno a decir verdad casi todo y no para todo el mundo. Hay quienes adquieren las cosas más increíbles aunque no sirvan para nada. Mientras que otros son capaces de vender su dignidad por un nombramiento o permanecer atornillados en los puestos en los que demuestran sus incompetencias.

La política dulce y amarga

Como la vida misma la política tiene momentos de satisfacción y dulzura y otros de amargor y frustración. Cualquier decisión por muy inocua que nos parezca supone una elección dentro de un marco de posibilidades en los que las ofertas son limitadas y las demandas infinitas.

La mano de Aznar

A pesar de que nuestro País es ideal para desaparecer o morirse, ya que te atribuyen todos los méritos que te negaron cuando estabas vivo o en ejercicio, hay que reconocer que desde las primeras Elecciones democráticas, allá por junio de1977, o sea cerca de 43 años y hasta el momento actual hemos tenido siete Presidentes del Gobierno, incluido el actual, el socialista Pedro Sánchez.

Horizontes de esperanza

Apenas somos dueños de nuestro presente, así que nuestro futuro por muy inmediato que nos parezca es todo una incógnita, y hemos de afrontarlo con humildad y bastantes dosis de incertidumbre, lejos de dogmatizar o sentenciar sobre algo o sobre alguien.

Unidad y acción

La Política es una de las artes más nobles a las que se puede dedicar cualquier persona. Ya que exige al menos una gran dosis de compromiso, generosidad e ilusión. Es un difícil ejercicio que puede hacerse desde la claridad y la transparencia o desde el oscurantismo, el misterio y el secretismo.

Un gobierno progresista

Afortunadamente todos somos distintos y tenemos cosas diferentes que contarnos. Debemos ser valientes e imaginar y proponer ideas sin miedo, aunque nos parezcan absurdas o ridículas. Ya tendremos tiempo de revisar y quedarnos con lo que merece la pena.

Avanzar, no bloquear

No se va a romper España, no se va a romper la Constitución. Aquí se va a romper el bloqueo al Gobierno progresista democráticamente elegido por los españoles. Era necesario que el aspirante a la Presidencia del Gobierno de España, lo afirmara desde el principio. Y así lo hizo.

No solo en Jerusalén...

A quienes nos dedicamos a desentrañar los misterios del mundo interior de las personas a través de la Psicología nos llamó la atención, la primera vez que nos hablaron de una especie de psicosis con síntomas de delirio, en el que el afectado se identifica completamente con un personaje de la historia sagrada del Antiguo o del Nuevo Testamento y actúan como tales.

Falta imaginación

Creo que nadie en su sano juicio discute que estamos viviendo unos momentos complicados y difíciles, que exige de nuestros políticos una gran dosis de capacidad, imaginación y creatividad para buscar soluciones y abrir caminos a situaciones que parecen enquistadas y cerradas.

Verbo de fuego

Hay emociones personales que nos vuelven locos, y razones que nos templan y nos devuelven la cordura. Forman parte de la condición humana, y hemos de admitir que estamos en una distimia constante. Las palabras son muy importantes en nuestras vidas, transformadas en lenguaje constituyen nuestro principal medio de comunicación.

Escaños y rifirrafes

Asistimos con demasiada frecuencia a demasiadas monsergas y milongas en el panorama actual del escenario político, a los movimientos de personas insustanciales que no pasan nunca de ser personajes de salón, a los que hablan demasiado y actúan alocadamente, a un Congreso muy fragmentados con 16 partidos y 19 formaciones políticas.

La metamorfosis de Aznar

En la metamorfosis de Franz Kafka, el autor en una narración, cuenta la historia de la transformación de Gregorio Samsa en un monstruoso insecto y el drama familiar, que a raíz de este acontecimiento se desata. Es un relato que en que se contempla la alegoría del enfrentamiento del hombre ante un mundo moderno que lo oprime y lo borra. Es un poco y un mucho la literatura del absurdo.

Arraigos y desapegos

Vivimos entre tensiones y alertas en una búsqueda permanente de nuestros orígenes y autenticidades, y esas raíces nos informan de quienes somos y de dónde venimos, y nuestras apariciones y desapariciones del escenario público están repletas de arraigos y desapegos.

De los números a las realidades

Nadie dijo que fuera a ser fácil configurar en los momentos actuales un Gobierno progresista. Tampoco que los que se dicen patriotas, pero no lo demuestran con sus hechos fueran a favorecer una aritmética parlamentaria que convirtiera en posible el que este País nuestro llamado España pudiera afrontar desde una actitud de Estado los retos complicados y difíciles que tiene por delante.

Votamos, ahora a gobernar

Alrededor de las dos y veintisiete de la tarde del martes 12 de Noviembre, cuando Pedro Sánchez y Pablo Iglesias aparecían juntos en el Comedor privado de la cuarta planta del Congreso para firmar un preacuerdo de Gobierno de coalición, tras transcurrir menos de 48 horas de las Elecciones del domingo, y mantener reuniones que han estado presididas por la discreción, sin retransmisiones y con los móviles apagados.

Posiciones e imposiciones

En una sociedad democrática como la española, cada cual y cada quien, tiene perfecto derecho a expresar sus opiniones y a mantener sus posiciones, lo que nadie debe es tener la tentación de buscar enemigos fuera de sus criterios, e imponer sus ideas sobre todo aquel que no piense de la misma manera.

La mejor encuesta, las urnas

De nuevo ante el ruido político .Da la impresión que no fuéramos capaces de salir del bucle. Estamos en medio de unas elecciones muy especiales, en la campaña más corta y más larga de nuestra democracia. Y ustedes se dirán ¿Cómo es posible?

Inclusiones y exclusiones

Confieso que hoy les iba a escribir un cuento. Trataba de un precioso y bello País del Sur de Europa , cuya maravillosa gente había soportado una dictadura durante cerca de cuatro décadas , pero me di cuenta que tal cual transcurría la realidad iba a tener más material e interesante narrándoles lo que ocurría en mi entorno que echando volar la imaginación para narrarles una fábula. La mejor historia la tenía en la realidad.

Lo previsible y lo sorpresivo

Nos movemos en nuestras vidas entre dudas e incertidumbres, entre aquello de lo que estamos seguros y lo que no sabemos por dónde va a salir. En ese Carrusel de lo predecible y lo sorprendente nos encontraremos con todo tipo de coincidencias y contradicciones.

Del yo al nosotros

Mirarse el ombligo, contemplarse en el espejo, dejarse envolver en la telaraña de los halagos y alabanzas para demostrar al mundo que son los únicos capaces de resolver las cosas, es uno de los deportes de algunos responsables políticos de nuestro panorama de la actualidad.

El lenguaje endemoniado

“A la memoria de las Trece Rosas que murieron fusiladas por defender la libertad y la democracia”

Cuando estamos al inicio del otoño en plena precampaña Electoral de cara al 10 de Noviembre, el verbo se desata y el lenguaje de algunos de nuestros políticos se vuelve endemoniado, se envenena de oscuras intenciones y la incontinencia se hace dueña de la escena mediática.

Del enfado a la utilidad

El último barómetro del CIS, a pesar de ser la muestra más fiable de todas las encuestas por el universo de población consultada, desde el punto de vista de los pronósticos electorales hemos de tomarlo con prudencia y precaución , por tres razones, que podrían ser muchas más, cuantitativa y cualitativamente.

La culpa es del otro

Estamos en un país de culpas y castigos. Quizás influenciados por nuestra cultura judeocristiana. Culpamos a los demás de lo que son nuestras responsabilidades y en un mismo acto enjuiciamos, sentenciamos y castigamos, y nos quedamos tan panchos. Incluso en ocasiones lo hacemos desde la soberbia de la pureza y la santidad.

Suscribirse a este RSS