HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Entre la lealtad y el olvido: La política de sospechas y sacrificios


(Tiempo de lectura: 2 - 4 minutos)

El caso de José Luis Ábalos nos invita a reflexionar sobre la complejidad de la política española y el poder abrumador de los medios de comunicación en la configuración de la opinión pública. A través de este escenario, los ciudadanos contemplan sin entender mucho, el reflejo de las tensiones entre la integridad personal y las dinámicas a menudo implacables de la política partidista. Uno no sabe qué decir cuando los cimientos y el motor de un país, se tambalean, por desgracia, genera algo que desestabiliza completamente: miedo.

En el corazón de esta historia se encuentra Ábalos, descrito por muchos como un hombre de compromiso y dedicación a su partido, el PSOE. Sin embargo, su carrera se ve ensombrecida por la controversia que rodea a un colaborador cercano, acusado de aprovecharse de la crisis de las mascarillas durante la pandemia. Aunque este hecho podría considerarse secundario frente a la totalidad de su servicio, lo cierto es que, en el ámbito político, a veces, la percepción lo es todo.

La presión mediática y la influencia de la oposición han jugado un papel preponderante en este drama. La derecha, no exenta de sus propios escándalos de corrupción, parece encontrar en el caso Ábalos una oportunidad para desviar la atención de sus propias debilidades, aprovechando la narrativa para reforzar su posición. Mientras tanto, dentro del propio PSOE, la situación de Ábalos se convierte en un espejo de la lucha por la integridad y la pureza ideológica, llevando a sus compañeros a pedirle que se aparte, no solo de su cargo sino también de su escaño como diputado. Aquí cuando vemos las barbas de tu enemigo cortar…hacemos desaparecer lo que sea. Es decir, ¡que se muera!

Este escenario recuerda, salvando todas las distancias, al caso de León Trotsky, quien, a pesar de su papel fundamental en la Revolución Rusa, fue marginado, exiliado y finalmente asesinado por aquellos que una vez fueron sus camaradas. La historia de Trotsky ilustra una verdad universal en la política: la lealtad es a menudo temporal y condicionada por las circunstancias políticas y personales más que por los logros o la integridad de una persona. Otros casos igualmente novelescos, podría ser Edmundo Dantés de El conde de Montecristo, Julio César de Shakespeare o Nicolás II de Rusia…me vienen a la mente en mis lecturas adolescentes.

En España, la situación de Ábalos subraya cómo la mera sospecha o asociación con escándalos —sin importar la veracidad o la implicación directa— puede ser suficiente para terminar con la carrera de un político. Esto lo hemos visto a uno y otro lado de la contienda, unos con más razón que otros, bien sur. La velocidad con la que los medios y la opinión pública pueden volverse en contra de un individuo refleja una cultura política que, en ocasiones, parece priorizar el espectáculo y la controversia sobre la justicia y la verdad. Pero así es la cosa, amigos.

El caso de Ábalos, entonces, se convierte en un símbolo de la fragilidad de la reputación y la lealtad en la política. Ilustra dolorosamente cómo las contribuciones de toda una vida pueden ser rápidamente olvidadas o desacreditadas ante el primer indicio de controversia. En este contexto, los políticos se convierten en figuras desechables, valoradas solo en tanto en cuanto sirven a los intereses del momento.

Finalmente, el caso nos invita a cuestionar los valores y principios que rigen nuestra sociedad y nuestro sistema político. ¿Es justo que una vida de servicio pueda ser desacreditada por asociaciones indirectas? ¿Qué dice esto sobre nuestra capacidad para valorar la complejidad y la humanidad de aquellos que eligen servir al público? Mientras reflexionamos sobre el caso de Ábalos, quizás deberíamos también considerar más ampliamente cómo juzgamos y valoramos a nuestros líderes, recordando que detrás de cada titular hay una persona cuyas complejidades y contribuciones merecen ser vistas en toda su dimensión. Feo asunto, en todo caso.

 

Doctora en filosofía y letras, Máster en Profesorado secundaria, Máster ELE, Doctorando en Ciencias de la Religión, Grado en Psicología, Máster en Neurociencia. Es autora de numerosos artículos para diferentes medios con más de cincuenta publicaciones sobre Galdós y trece poemarios. Es profesora en varias universidades y participa en cursos, debates y conferencias.