HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

¿Por qué enseñar cultura?


(Tiempo de lectura: 3 - 6 minutos)

Los estudiantes de lenguas extranjeras en especial, afrontan durante su proceso de enseñanza aprendizaje determinadas circunstancias que les resulta complicado, y en muchas ocasiones imposible, analizar o descifrar desde su propia perspectiva, más aún desde el desconocimiento de la cultura meta. Es por ello que se hace necesario llevar la cultura a las aulas, y como expone Soler-Espiauba (2006) la cultura engloba un enfoque muy amplio, desde las características de una comunidad y su particular forma de ver el mundo, hasta los diversos comportamientos propios de una cultura.

Actualmente, estas características propias de una comunidad y los diversos comportamientos de los miembros de la misma, en definitiva, la presencia de estos aspectos culturales, se hacen imprescindibles en las aulas y en los manuales de enseñanza de lenguas extranjeras. De esta forma se consigue que los alumnos adquieran una competencia comunicativa que les capacite para desenvolverse en diversos contextos reales de forma favorable.

Y es que estamos viviendo tiempos en los que el mestizaje cultural está cada vez más presente en nuestra sociedad, llegando a considerarse un elemento enriquecedor a nivel personal y colectivo. Es por esta razón que se considera merecedor de ser incluido en los objetivos didácticos de lenguas extranjeras.

Para conocer la cultura propia de la lengua meta que están adquiriendo los alumnos, se precisa un distanciamiento de nuestra propia cultura, a fin de penetrar en otra cultura. Este hecho se debe a que estamos acostumbrados a un comportamiento y unas pautas propias de nuestra cultura materna, que ya tenemos interiorizados y no podemos describir si no es alejándonos de la misma y enfrentándola a la cultura meta. Lo que, si es cierto, es que somos capaces de percibir sin dificultad aquello que es diferente, eso que es ajeno a nosotros, a nuestra cultura.

Según Lucia Binotti (1999), y como ya se ha mencionado anteriormente, en el aprendizaje de nuevas culturas durante la adquisición de un nuevo idioma se produce una dinámica importante que ayuda en la adquisición de la cultura ajena. Esta dinámica supone el choque entre la cultura nativa y la nueva cultura, de forma que el estudiante descubre así los rasgos propios de su modelo cultural nativo, no apreciados hasta el momento. Según Miquel (1997), una de las principales herramientas que permite aliviar este choque cultural que se produce en las aulas de ELE y que sufren sus estudiantes es lógicamente la correcta descripción y explicación lingüística desde el punto de vista pragmático. Esta descripción tiene en cuenta que el motivador principal del hecho lingüístico será el hecho cultural.

Por otro lado, y como se ha venido apreciando, uno de los objetivos primordiales en la enseñanza de segundas lenguas es la adquisición de la competencia comunicativa que permita a los alumnos comunicarse y relacionarse en la lengua meta sin incidencias. Objetivo que solo se consigue incluyendo en las aulas y en los manuales de enseñanza de segundas lenguas el componente cultural.

En estos últimos años, y en relación a este componente cultural, se ha hecho una mayor insistencia en que dicho objetivo no se desligue de otro objetivo más amplio y general como es el desarrollo la conciencia intercultural en los alumnos. Según Casal (1998: 467) “el fin último del aprendizaje intercultural debe ser el desarrollo de la receptividad del aprendiz ante distintas lenguas y distintas culturas, cultivando su curiosidad y la empatía hacia sus miembros”.

A su vez, el Plan Curricular del Instituto Cervantes (1994) enuncia este objetivo en sus principios generales. Según este documento se debe promover este acercamiento entre la cultura del aprendiente y la cultura hispana a través de imágenes reales y auténticas, rompiendo así con los tópicos y prejuicios culturales. También describe el desarrollo de actitudes y valores como el pluralismo lingüístico y cultura, así como la aceptación y valoración de la diversidad y el respeto mutuo.

Y nuevamente se afirma que el mejor método para lograr estos objetivos es incorporando en el aula y en los manuales de ELE materiales, ya sean textos, gráficos o audiovisuales, pero auténticos, como corrobora María Luisa Coronado (1998). A través de estos materiales reales y con actividades que ayuden a reflexionar sobre las diferencias culturales y la veracidad de los estereotipos, se proporciona una visión real de los países con cultura hispana.

Entonces, cuando se habla de emprender el descubrimiento de una lengua extranjera se habla igualmente del aprendizaje intercultural, puesto que, al aprender un idioma nos adentramos en otra cultura a la que nos enfrentamos con una base. Esta base con la que se parte engloba las experiencias y los conocimientos previos, de los cuales se sirven los alumnos de lenguas para aprender y conocer esa nueva lengua y su cultura.

Este proceso en el que se empieza a descubrir una nueva cultura y un idioma nuevo supone el establecimiento de ciertas comparaciones entre las similitudes y las diferencias que se encuentran en el camino. Y como afirma Neuner (1997) el aprendizaje de una lengua extranjera “comprende una dimensión cognitiva del aprendizaje que se realiza mediante procedimientos de comparación, inferencias, interpretación, discusión y otras formas discursivas similares de negociar el significado de los fenómenos del mundo extranjero”.

Aprender un nuevo idioma supone ir más allá de una comprensión superficial y superando el conocido efecto escaparate, que supone tener una visión externa de la cultura meta, (Lengua que constituye el objeto de aprendizaje) es decir, interpretar lo que se observa desde el punto de vista de la cultura materna, sin corroborar las hipótesis ni averiguar si estas son válidas para la comprensión y explicación de ciertos comportamientos o conductas lingüísticas. Este efecto supone otro peligro durante la enseñanza o aprendizaje de una lengua, y es la firmeza con la que se suele malinterpretar conductas propias de la lengua meta, sin conocer la verdadera intención con la que se lleva a cabo ese comportamiento. Estas conductas y comportamientos que realizan los usuarios de una lengua cobran sentido en el contexto y en la cultura de origen, pues las formas de pensar, sentir y actuar que concretan una cultura se adquieren en contacto con la sociedad.

Son muchas las ocasiones en las que observamos culturas ajenas a la nuestra desde nuestra propia perspectiva y nuestra propia cultura, hecho que condiciona la forma de percibir e interpretar el mundo y la realidad. No obstante, el verdadero conocimiento intercultural supone el alejamiento de cada uno de los modelos culturales habituales y de la forma de mirar el mundo, para así obtener el punto de vista nuevo, sin renunciar en ningún momento a la identidad cultural de cada uno.

Y es que, en definitiva, al llevar la cultura a las aulas, lo que se pretende es hacer conscientes a los alumnos de que la cultura materna de cada uno nos ayuda a comprender la cultura meta, enseñándonos lo que debemos ver y lo que debemos ignorar, partiendo de las semejanzas y diferencias que encontramos entre ambas, y que nos ayudarán a comprender la cultura a la que nos estamos asomando.

Doctora en filosofía y letras, Máster en Profesorado secundaria, Máster ELE, Doctorando en Ciencias de la Religión, Grado en Psicología, Máster en Neurociencia. Es autora de numerosos artículos para diferentes medios con más de cincuenta publicaciones sobre Galdós y trece poemarios. Es profesora en varias universidades y participa en cursos, debates y conferencias.

Tu opinión importa. Deja un comentario...


Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider