HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Prácticas pedagógicas postpandemia: una fractura metodológica transformada en pragmatismo


(Tiempo de lectura: 2 - 4 minutos)

La cultura del aula es una base muy importancia de convivencia en España así como en los países vecinos. La forma presencial en las aulas, garantiza una unidad de tiempo y espacio que permite a todos los alumnos beneficiarse de una oferta pedagógica común. El encierro cuyo comienzo fue en la primavera de 2020 puso un freno brutal a la conciencia de grupo de clase. Aniquiló lo que era posible y casi natural para los profesores y también para los alumnos. Alrededor de un tercio de los educadores se encontraron con la sensación de que su actividad estaba impedida o incluso mutilada, por la ausencia de encuentro con su alumnado. Una gran parte de esta clase –profesores universitarios- trató de recuperarse como pudieron, y otra gran parte de ellos buscaron nuevas formas de enseñanza y construyó nuevos recursos didácticos, también como automotivación. Han sobrevivido a este caos, los grados y másters que nacen concebidos como educación elearning, online para entendernos. Ya está todo construido para que se pueda desempeñar con alto nivel académico una enseñanza compleja pero de rigor, que asiste de una forma muy personalizada al alumnado. Bien es verdad que hay algunas disciplinas –medicina, fisioterapia, odontología- cuya mayor carga lectiva se realiza sobre la práctica presencial. Pero otras formas se han desarrollado a escalas inimaginables: las humanidades, las lenguas, los debates, las conferencias…han sido recursos muy loables de implementación en grados como el derecho, el magisterio o las ciencias políticas y filosofía.

Algunos de los profesores han producido videoclips, por ejemplo, a veces hasta el punto de hacer el trabajo de un verdadero youtuber. Han tenido que reinventar la profesión, con preguntas sencillas pero esenciales: ¿cómo se dan instrucciones a través de este canal? Mientras que en el aula, la enseñanza es bastante transparente, incluso automática, los profesores han empezado a pensar desde el punto de vista del alumno como individuo. Un verdadero cambio de perspectiva y ha sido útil.

Se ha trabajado y puesto en práctica la metodología por tantos teorizada del flipped classroom o clase invertida de la mano del enorme salto de la tecnología digital en la escuela secundaria. Esta dinámica de lecciones en casa, ejercicios en clase pensados desde casa, investigados desde casa ha tomado un nuevo impulso. Este método permite reposicionar los conocimientos aguas arriba, aguas abajo o en paralelo al curso. Lo que ha cambiado fundamentalmente es esta conciencia de las posibilidades del aprendizaje asíncrono, aplicado al ritmo y necesidades del alumno y ha potenciado como nunca la autosuficiencia. Antes de la pandemia, todo era cara a cara, excepto los pequeños deberes. El aula fue concebida como una especie de burbuja. Hoy se reflexiona sobre la agenda escolar según una dinámica espacio-temporal muy renovada y que debe continuar.

Por tanto, entre un presupuesto reducido y una pandemia, el sistema educativo actual está en el centro del debate porque no es completo, ni suficiente. La escuela, a menudo considerada como ancestral, merece una reforma en profundidad y habría que poner sobre la mesa a profesores, sindicatos, representantes electos y autoridades públicas para llegar a entender y consensuar que hay un cambio fundamental en la sociedad que crece vertiginosamente mientras las escuelas y universidades, no lo hacen. ¿Ha sido necesaria una pandemia para replantearse cuestiones y poder mejorar el sistema educativo? Probablemente. ¿Existen muchos adolescentes que se han quedado hueros comunicativamente hablando? Claro que sí. Los jóvenes tienen que replantearse a si mismos de nuevo en muchos aspectos que sin apenas apercibirse tienen que enfrentar. Pero lo cierto es que ha sido necesario un inmenso trabajo colectivo durante los dos últimos años para garantizar la continuidad de las actividades de enseñanza y aprendizaje. Durante este periodo, han surgido nuevas prácticas pedagógicas, mientras que otras se han transformado profundamente. En la actualidad, existe el deseo de crear capacidad para utilizar una gama más amplia de herramientas tecnológicas y formatos de enseñanza. Las preferencias de los estudiantes por las distintas opciones de enseñanza son muy variables según la edad, el ciclo, el sistema, la disciplina y el tipo de programa. Por lo tanto, para el próximo otoño de 2022 debería basarse en una variedad de opciones porque los estudiantes muestran un gran interés por volver a la vida del campus, pero también por un mayor equilibrio entre el aprendizaje presencial y a distancia, y por estar abiertos a la innovación pedagógica.

Doctora en filosofía y letras, Máster en Profesorado secundaria, Máster ELE, Doctorando en Ciencias de la Religión, Grado en Psicología, Máster en Neurociencia. Es autora de numerosos artículos para diferentes medios con más de cincuenta publicaciones sobre Galdós y trece poemarios. Es profesora en varias universidades y participa en cursos, debates y conferencias.

Tu opinión importa. Deja un comentario...


Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider