HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

La decadencia europea por ocultar la pobreza


(Tiempo de lectura: 2 - 4 minutos)

La filósofa Adela Cortina, catedrática emérita de Ética y Filosofía Política en la Universidad de Valencia, acuñó una nueva palabra: “aporofobia”, para definir el rechazo al pobre. Es un concepto que tiene que ver con el conflicto ético en el que estamos y del que los dirigentes políticos no asumen como central en sus programas. En el caso de que los tengan, claro. Aunque dada la mediocridad o ejercicio de venalidad de algunos y algunas en su formación académica, poco podemos aguardar de ellos. La pobreza será la situación general hacia la que se dirige España, merced a la pasividad, ignorancia o ejercicio activo de una buena parte de los propios pobres.

Las víctimas pueden estar respaldando a sus victimarios. Una tragedia. Se ignora a los pobres en el debate político. Tanto como a las víctimas asesinadas por el franquismo en las cunetas. Tampoco a las víctimas en Palestina. La Unión Europea es el templo a la doble moral.

La pobreza es un indicador del fracaso de la democracia como sistema que debe perfeccionar a la ciudadanía recompensando el talento y el esfuerzo, mientras mantiene un sistema regulador de los abusos del poder. Los poderes legislativo y judicial son la fuente que debe suministrar la legítima legalidad de un sistema justo para la convivencia. Esta parte de que todas las personas deben ser iguales ante esa legalidad. Lamentablemente, desde aquí ya surge la contradicción de que existan ciudadanos que, en lugar de dar ejemplo, disfrutan de la inimputabilidad. Eso no es ejemplar.

Pese a una mejora en los datos del Informe anual sobre “El Estado de la pobreza” en 2023, se registra un incremento de las personas que llegan con dificultad a fin de mes: del 44,9 % que declaraba algún tipo de dificultad en 2021 se asciende al 47,8 %, lo que supone cerca de 1,4 millones de personas más y llegar, casi, a la mitad de la población española. La vulnerabilidad está presente y poco se habla de ella. El Banco Mundial apunta qué, tras un desempeño decepcionante en 2023, los países de renta baja crecerán un 5,5 % menos de lo esperado y qué, a fines de 2024, cerca del 25% de los países en desarrollo y alrededor del 40% de los países de bajos ingresos serán más pobres que antes de la pandemia. El fenómeno migratorio seguirá presionando las fronteras de la UE. No existen barreras que lo impidan.

El sistema vigente mantiene una legalidad producida bajo la influencia de grupos de interés que atentan contra la esencia misma de la Constitución. El estado de cosas, o statu quo, se ha configurado no para proteger al conjunto ciudadano. Se ha ido construyendo para sostener y mantener los privilegios y ventajas de pequeños sectores del Estado. Ese mantenimiento requiere de la producción de pobreza. Ello es así, cuando una economía no crece, es decir de “suma cero”, y existen sectores de beneficio. El “yo gano tú pierdes” es la base de esta aplicación de la lógica de la degradación democrática. El neoliberalismo es la esencia de la aporofobia.

Por esa razón la pobreza creciente no es noticia. El control mediático, en el que se incluyen los medios públicos. La evitan. Se omite deliberadamente. Pero, lo más grave, es el trabajo que han hecho desde los ministerios de Economía y de Hacienda, cuando envían a Bruselas un documento en el que aplican recortes productores de pobreza. En este caso a favor del gasto militar. Produciendo un endeudamiento inasumible.

Nos ofrecieron los fuegos artificiales de algunas medidas supuestamente progresistas. Pero nos recortan sutilmente. Como las limitaciones a la inversión en aquellas partidas sensibles a la calidad de vida de la mayoría de españoles. De más está decir que, por influencia de la CEOE, se vuelve a considerar aplicar el modelo laboral de apoyar la tendencia europea de privatizar el sistema de pensiones. Regresar al Pacto de Toledo, con la complicidad de UGT y CCOO, llamando sostenibilidad a su certificado de defunción. Parecen estafas a los compromisos que dicen asumir a su electorado.

Que no te engañen. Se nos viene la noche. La Unión Europea está en sus horas más bajas.

Economista y analista político, experto en comunicación institucional.